España | Tribunales

¿Por qué la Audiencia Nacional no investiga la entrada en España con nombre falso del líder de Frente Polisario?

El juez Santiago Pedraz centra la instrucción contra Brahim Ghali en los hechos de la querella que presentó la Asociación Saharaoui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH) acusándole de genocidio

Brahim-Gali-Frente-Polisario

Brahim Ghali, líder del Frente Polisario.

El juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz no investiga por qué el presidente de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD) y líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, pudo entrar en España bajo la identidad falsa de ‘Mohamed Benbatouche’, nombre con el que ingresó en el Hospital San Millán-San Pedro de La Rioja en estado muy grave el pasado 18 de abril.

La acogida de Ghali en nuestro país por «motivos humanitarios», como argumentó la ministra de Asuntos Exteriores Arantza González Laya, ha desatado una grave crisis diplomática con Marruecos, que tiene a Ghali como uno de sus principales enemigos, puesto que es el máximo representante de los «separatistas» del Sahara Occidental.

La incógnita sobre cómo pudo entrar en España procedente de Argel con una identidad ficticia podría acarrear problemas al Gobierno de España, que aún no ha dado explicaciones sobre si le facilitó dicha identidad o permitió que la utilizara. Sin embargo, el juez Pedraz -que ha reabierto una investigación a Ghali y a otros 28 oficiales del Ejército de Argelia y miembros de seguridad del Frente Polisario a raíz de una querella de la Asociación Saharaoui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH)- no encaminará su investigación a los presuntos delitos de entrada ilegal, identidad falsa o falsedad documental a los que apuntó dicha asociación después de que la Policía identificara a Ghali.

Los delitos de entrada ilegal o falsedad serían competencia de los juzgados de Zaragoza, por donde Ghali entró a España, o de Logroño, donde fue hospitalizado

Según trasladan fuentes de la Audiencia Nacional a El Independiente, la investigación reabierta se centra en los hechos relatados en la querella inicial de ASADEDH, en la que se acusa a Ghali y a otras 28 personas de genocidio en concurso con los delitos de asesinato, lesiones, terrorismo, desapariciones y torturas contra saharauis y disidentes del Frente Polisario desde 1979. Se trata de una querella que viene de muy atrás y que la asociación ha tratado de reabrir cada vez que ha sabido que Ghali pasaría por España. Según trasladan a este diario las fuentes de la investigación consultadas, los delitos de entrada ilegal o falsedad (en caso de que la Fiscalía o cualquier otra asociación los denuncie) serían competencia de los juzgados de Zaragoza, por donde Ghali entró a España, o de Logroño, donde fue hospitalizado.

El juez no acuerda medidas cautelares

En un auto del pasado martes, el juez rechazó acordar medidas cautelares contra el líder Polisario que solicitó ASADEDH, como su ingreso en prisión o la prohibición de salir de España. «No procede por el momento la adopción de medidas cautelares contra el querellado y considerando que no se ha acreditado los presupuestos de las medidas cautelares interesadas máxime cuando no hay indicios claros de participación en las conductas recogidas en la querella», trasladó el magistrado al frente del Juzgado Central de Instrucción 5 en la resolución con la que acordó reabrir el procedimiento una vez la Policía confirmó que el hospitalizado en Logroño bajo el seudónimo de Benbatouche en realidad era Ghali. En la misma, a la que ha tenido acceso este diario, el juez también acordó que la notificación de la querella se le dará cuando reciba el alta hospitalaria o vaya a declarar.

El fiscal del caso, Pedro Martínez Torrijos, informó al juez antes de que dictara dicho auto en contra de que se acordaran medidas cautelares contra el presidente de RASD aludiendo a su estado de salud y a la falta de indicios claros contra él. Según trasladan desde la Audiencia, en este caso no hay informes policiales o de inteligencia que apuntalen los indicios de los graves delitos descritos en la querella contra Ghali. Tampoco se ha tomado declaración a ningún testigo ni al propio investigado. Por esos motivos, se consideró improcedente acordar medidas cautelares.

ASADEDH avisó de la llegada de Ghali a Logroño

Según la información de la causa a la que ha tenido acceso este diario, en julio de 2017 la Audiencia Nacional libró una Comisión Rogatoria a Argelia para que se notificara la querella contra Brahim Ghali y los otros militares contra los que se dirigió la querella por genocidio. En octubre de 2020, puesto que Argelia no había enviado información alguna al respecto, el entonces titular del Juzgado Central de Instrucción número 5 ahora destinado en Eurojust, José De la Mata, decretó el sobreseimiento provisional de la causa.

El pasado 23 de abril, al enterarse de que Ghali había entrado en España con una identidad falsa y estaba ingresado en Logroño, ASADEDH solicitó reabrir la causa ante la Audiencia Nacional.

El juez Santiago Pedraz pidió localizar y citar al querellado el pasado 4 de mayo. Unos días después, el 11 de mayo, la Comisaría General de Información de la Policía Nacional confirma a la Autoridad Judicial en un oficio que el hombre que está ingresado en el hospital de Logroño es Ibrahim Ghali. En el documento, da los detalles de su entrada a España, acompañado de un médico que le visita cada día en la Unidad de Cuidados Intensivos y de un familiar. A pesar de su mal estado de salud, Ghali se negó a firmar la citación del juez para declarar. Dijo que necesitaba varios días para hablarlo con la Embajada de Argelia.

Este miércoles, después de que el juez rechazara acordar medidas cautelares, ASADEDH solicitó ampliar la querella contra Ghali por entrada ilegal, identidad falsa y falsedad documental, aludiendo a la posibilidad de que se vaya de España sin comparecer ante el juez cuando le den el alta. Pedraz ha vuelto a citarle para que declare como investigado y para entregarle la querella el próximo 1 de junio. Hasta entonces, no estará sometido a ninguna vigilancia policial.

Te puede interesar

Comentar ()