España

Un documento interno de Cs califica de "muy positiva" la campaña en Madrid pese a la debacle

Se trata del informe que el partido de Inés Arrimadas presentará en la reunión del Consejo General de este viernes | El escrito elude la autocrítica y ensalza la labor de la dirección del partido pese a las derrotas del 14-F y del 4-M

El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, saluda a la presidenta del partido, Inés Arrimadas

El candidato de Ciudadanos a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Edmundo Bal, saluda a la presidenta del partido, Inés Arrimadas EFE

Ciudadanos afronta este viernes una cita clave que servirá para medir el pulso de las bases antes de la convención nacional del partido, prevista para el próximo 17 y 18 de julio, y entendida en los círculos internos como una oportunidad para tratar de relanzar el proyecto, con la renovación de la marca y de la estrategia como grandes tareas pendientes. El Consejo General, máximo órgano del partido entre Asambleas, se reúne mañana a partir de las 11:00h con sus 125 consejeros generales a la cabeza, una cita en la que también estarán presentes los integrantes del Comité ejecutivo y los coordinadores autonómicos. Se espera una reunión «bronca», según avanzan algunos de los participantes, y, sobre todo, que la dirección nacional se abra por fin a «cambios de calado» -no sólo estratégicos, sino también organizativos- tras la cita, con su dosis correspondiente de autocrítica.

Pero las primeras sensaciones respecto a la cita no van precisamente por esos derroteros. Y todo a cuenta de la hoja de ruta que el partido prevé presentar ante sus consejeros generales este viernes. El documento, al que ha tenido acceso El Independiente, ensalza a lo largo de treinta páginas la labor de la dirección del partido -desgranada en distintas áreas, desde la presidencia hasta las vicesecretarías generales- a lo largo de los últimos meses, sin espacio para la autocrítica y sin mención a las derrotas electorales repetidas en Cataluña y Madrid. De hecho, se hace un recorrido por los medios e iniciativas desplegadas por la formación naranja en las dos últimas campañas electorales, con especial énfasis en la del 4-M, de la que se destaca en particular que las iniciativas en materia de participación han sido «muy positivas» durante el desarrollo de la campaña. Se destaca, por ejemplo, que se llegó a movilizar a más de 800 participantes y a otros 1.300 apoderados, lo que ha alegrado a unas bases que, según el documento, pronunciaban frases como «ya era hora de una iniciativa así» o «por fin sentimos que el partido nos escucha».

Fragmento del 'Informe de Actividad' de Cs.
Fragmento del ‘Informe de Actividad’ de Cs. EI

La ausencia de autocrítica en el documento que hace un repaso a la actividad del partido entre diciembre y mayo de 2021 ha acelerado el enfado de algunos miembros del Consejo General que aseguran que el informe es una herramienta de «autobombo» del partido, un documento «muy completo» pero que «no refleja toda la realidad». Y es que, al margen del repaso por la actividad institucional, parlamentaria y económica de la formación naranja, no se hace ningún tipo de mención al hecho de que tanto en Cataluña como en Madrid la derrota electoral fue tal que en el primer territorio perdieron 30 diputados, y en el segundo directamente desaparecieron.

Sí se alude a la cuestión de la fallida moción de censura en Murcia, en la que «Ciudadanos no logró trasladar a la sociedad murciana y al conjunto de los españoles la necesidad de impulsar esa iniciativa», que la formación sigue defendiendo como necesaria por los «numerosos escándalos» que sacuden al ejecutivo de López Miras. La decisión de unirse al PSOE para descabalgar al PP en la región fue el desencadenante del adelanto electoral de Madrid y de la renuncia de decenas de importantes dirigentes del partido, muchos de ellos ya en las filas del PP. Diferentes cargos señalan a esta decisión, que sólo conocía el entorno más próximo de Inés Arrimadas, fue la que sentenció al partido y será una cuestión que, avanzan las fuentes consultadas, se discutirá también este viernes.

«Necesitamos cambios en positivo y, sobre todo, nuevas estructuras», afirma un consejero que, asegura, se pronunciará en el turno de ruegos y preguntas de la reunión del Consejo General. «Quien diga que no quiere cambios está mintiendo. Espero que, por su bien y el de los que quedamos, tomen nota», zanja. Lamenta que desde la cúpula se «dibuje» un panorama tan positivo cuando la realidad dista del mencionado informe, que refleja en múltiples líneas «la utilidad de Ciudadanos como partido de centro, útil y moderado, como antídoto contra la corrupción» tras las elecciones de Cataluña y los «posteriores acontecimientos».

A lo largo del documento, se incide en la estrategia de «participación» y «escucha» a los militantes mediante la habilitación de diferentes canales e iniciativas, como la ‘Oficina del afiliado’ o el ‘Carné Naranja’ en formato passbook y PDF, pero no se referencia el goteo en el número de afiliados de los últimos meses. Se cita también la mejora que ha experimentado el partido en algunos soportes, como en redes sociales, con especial mención a Edmundo Bal y su «tendencia al alza registrada durante la campaña de Madrid» que «ha continuado desde el 5 de mayo».

Respecto a la acción futura del partido, el documento reivindica las dos líneas de actuación básicas con las que el partido de Inés Arrimadas tratará de reflotar el proyecto: la convención nacional del 17 y 18 de julio y la ruta de diferentes dirigentes del partido, entre ellos la propia presidenta, por las 17 comunidades autónomas para «fortalecer el centro liberal en España». El informe cita también otros objetivos a desarrollar en los próximos meses, como «fomentar acciones comunicativas los fines de semana por parte del Comité Permanente»; «reforzar la comunicación interna entre afiliados y simpatizantes»; y fomentar «encuentros sectoriales con iniciativas conjuntas a nivel autonómico y municipal».

Se centrarán los naranjas en el refuerzo de la comunicación interna y externa del partido, el único ‘talón de Aquiles’ al que la cúpula del partido achaca las últimas debacles electorales que ha sumido a Ciudadanos en la peor crisis de su historia. Inés Arrimadas quiere reflotar el proyecto, pero es consciente de que necesita atraer a unas bases mermadas, desmovilizadas y descontentas por algunas de las últimas decisiones y por las ya continuas derrotas electorales, con el Partido Popular comiéndose prácticamente todo su espacio electoral.

Comentar ()