España

Qué pasa con el stock de Pfizer: así va a cambiar el calendario de vacunas

Las comunidades se ven obligadas a ralentizar el ritmo de inmunización por el recorte en las remesas de dosis de la farmacéutica estadounidense

Vacunación en Madrid.

Vacunación en Madrid. EUROPA PRESS

Fue el tema candente de la última reunión del Consejo Interterritorial de Salud. El pasado miércoles, buena parte de las comunidades autónomas pidieron explicaciones a la titular de Sanidad, Carolina Darias, por la reducción en el envío de dosis de Pfizer en el mes de julio, un recorte que ya está ralentizando en muchos casos el calendario de vacunación justo cuando el país se encuentra inmerso en la quinta ola del virus. La ministra trató de calmar los ánimos recordando que el motivo de este descenso en la recepción de viales de la farmacéutica estadounidense responde al hecho de que junio fue un mes «excepcional», ya que Pfizer «adelantó al segundo trimestre parte de las vacunas prometidas para el cuatro trimestre» y ahora, simplemente, «seguimos al ritmo que íbamos».

Pero no es una explicación que haya convencido a los mandatarios regionales. Muchos de ellos siguen dirigiendo sus críticas al Gobierno para que presione a la Unión Europea y a las empresas farmacéuticas con el fin de evitar poner freno a la velocidad de inmunización que ya se está dejando notar en algunos territorios y que afectará potencialmente a los menores de 30 años, el sector poblacional más castigado por la última explosión de contagios. En las últimas 24 horas, España ha vuelto a superar los 500 casos por cada 100.000 habitantes tras notificar otros 27.688 nuevos positivos por coronavirus. La incidencia entre las personas de entre 12 y 19 años y de entre 20 y 29 -precisamente los sectores que empiezan ahora a recibir su pauta contra el Covid- sigue disparada, por encima de los 1.500 casos por cada 100.000 habitantes.

La escasez de vacunas comienza a tener efectos reales en el ritmo de inmunización, sobre todo entre los más jóvenes. Por ejemplo, las personas que quieran solicitar cita para recibir su primer pinchazo de Pfizer en la Comunidad de Madrid no podrán hacerlo, al menos de momento. La región presidida por Isabel Díaz Ayuso ha ordenado suspender la inyección de la primera dosis de la mencionada vacuna no sólo en los centros de salud, sino «en todos los puntos de vacunación» por la escasez de viales: la Consejería de Sanidad estima que en julio se están recibiendo hasta un 50% menos de vacunas de Pfizer respecto a las que ingresaban hace un mes. La cifra ha caído a 250.000 dosis semanales, «insuficientes» para garantizar el ritmo de citación que se ha registrado en las últimas semanas.

Actualmente, según trasladan fuentes autonómicas, el stock de vacunas de Pfizer es de 380.000, que ya se están reservando para «segundas dosis ya comprometidas». «Sólo podemos generar nuevas primeras citas en los próximos días por un pequeño stock de 150.000 dosis de Moderna y otras 150.000 de Janssen», lamentan. Además, los madrileños que no hayan recibido aún ninguna dosis de la vacuna sólo podrán acceder a la de Moderna, pues la inyección de Janssen está limitada a mayores de 40 años. La Comunidad de Madrid cuenta además con un stock de otros 270.000 viales de AstraZeneca, reservados en este caso para la franja de edad de 60 a 69 años por orden gubernamental, un sector que «ya cubrimos de sobra», por lo que la Consejería de Sanidad estima que casi 100.000 dosis de la mencionada farmacéutica se desaprovecharán. «No tenemos dónde ponerlas», sentencian.

Pero Madrid no es la única región que se queja de la ralentización en el ritmo de vacunación. En Andalucía, por ejemplo, el recorte de dosis de Pfizer es del 40%, lo que ha obligado a suspender la vacunación el martes y miércoles por la tarde en el estadio de la Cartuja, el principal centro de vacunación de la región. Fuentes autonómicas informan de que en la última semana sólo se han recibido 308.880 dosis de Pfizer por las 540.540 que llegaron la última semana de junio, un frenazo que se produce justo cuando la región ha abierto la vacunación en los nacidos en 1990, 1991 y 1992.

«En todas las comunidades han disminuido las dosis entregadas de Pfizer de junio a julio», confirman también en Castilla-La Mancha, en cuya región aseguran que el recorte ha sido de un 34%, lo que también ha obligado a «priorizar la pauta completa sobre primeras dosis». «Tenemos capacidad de sobra para vacunar… pero no tenemos vacunas», se quejan también en Castilla y León, donde este mes se ha recibido un tercio de la cantidad de vacunas de Pfizer que llegaron en junio. «Lógicamente afecta al calendario de vacunación», lamentan desde el ejecutivo de Fernández Mañueco.

En este sentido se ha expresado también en los últimos días el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, cuya región se encuentra entre las autonomías a las que más está afectando esta quinta ola del virus. «Ahora mismo no hay vacunas suficientes para los jóvenes», lamentaba, precisamente la misma sensación que trasladan en la Consejería de Sanidad de la Xunta de Galicia, donde el descenso de dosis ha alcanzado el 37% en menos de un mes y ha pasado de recibir 154.000 semanales en junio a 97.000 en julio. «En nuestro caso el envío de dosis de Pfizer se ha reducido en más de 100.000, y aún no tenemos previsiones para el mes de agosto», aseguran desde la Región de Murcia.

Sanidad espera compensar con Moderna

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, informó este miércoles a las comunidades autónomas que el Gobierno espera compensar este recorte en las vacunas de Pfizer con una mayor entrega de viales de la compañía Moderna, aunque las regiones sostienen que ese incremento «no es suficiente» para mantener el calendario de vacunación al ritmo actual. En Madrid, por ejemplo, las inyecciones de Moderna sólo aumentarán en 15.000 semanales, según fuentes de la Consejería de Sanidad. «Eso no sirve de nada», lamentan.

Lo que sí ha anunciado Carolina Darias es que el aumento en la recepción de dosis de la mencionada farmacéutica se dejará sentir a partir del mes de septiembre y pasará de las 474.000 vacunas semanales actuales a 1,2 millones. «Vamos a seguir cumpliendo los hitos marcados», sentenciaba. Sin embargo, el freno al plan de vacunación sí tendrá efectos en julio y, previsiblemente, en agosto, dos meses claves para el sector turístico nacional, abocado de nuevo a contener la respiración por otro verano marcado por las restricciones.

El número de dosis de vacunas contra el Covid-19 entregadas en España asciende ya a 53,8 millones, de las que se han inoculado el 92% de las mismas. El 60,6% de la población española cuenta al menos con un pinchazo, y el número de españoles con pauta completa roza ya los 23 millones, casi la mitad de la población. Pfizer es la farmacéutica con la que se han vacunado la mayoría de ciudadanos: España ha recibido de esta compañía nada menos que 35,8 millones de dosis por las 5,2 millones de Moderna, las 10,3 millones de AstraZeneca y los 2,4 millones de viales de Janssen.

Te puede interesar

Comentar ()