España

Ábalos reaparece en septiembre por vez primera tras su defenestración por Sánchez

Presenta junto a la ministra de Defensa un libro del periodista Joan Guirado sobre el Estado de alarma

José Luis Ábalos en una imagen de archivo EFE

El aciago sábado 10 de julio José Luis Ábalos perdió un ministerio y la secretaría de Organización del PSOE. El que era hasta ese momento uno de los pesos pesados del Gobierno y de Ferraz, junto a Carmen Calvo, cayó en desgracia en 24 horas, por razones nunca lo suficientemente explicadas. Desde entonces, el valenciano se ha mantenido alejado de los focos y sin hacer ningún tipo de declaraciones públicas. Hasta este septiembre, en el que se le podrá ver y escuchar en la presentación de un libro que narra todos los acontecimientos desarrollados en torno a la declaración del estado de alarma para luchar contra la pandemia y el confinamiento domiciliario de casi tres meses y medio de duración.

La obra, del periodista Joan Guirado, reunirá el 13 de septiembre a Ábalos con la ministra de Defensa, Margarita Robles. Titulada «295», en alusión a los días en que España tuvo que vivir en una situación de excepcionalidad para hacer frente a la pandemia, ambos formaron parte de la llamada «autoridad competente delegada» junto al entonces titular de Sanidad, Salvador Illa, y el ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska.

Ábalos presentará el libro con la ministra de Defensa, Margarita Robles

En aquellos sombríos días del confinamiento domiciliario en que el Gobierno central asumió el mando único del país, le correspondió a Ábalos, en calidad de ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, dictar los actos y disposiciones que, «en la esfera específica de su actuación, sean necesarios para establecer condiciones a los servicios de movilidad, ordinarios o extraordinarios, en orden a la protección de personas, bienes y lugares» y que afectaba a los servicios de transporte de viajeros por carretera, ferroviarios, aéreo y marítimo, según el decreto del Estado de Alarma del 14 de marzo del año pasado.

No deja de ser llamativa la coincidencia con Robles en la presentación del libro de Guirado. Curiosamente, los rumores precrisis de Gobierno apuntaban a que Ábalos iba a sustituir a Robles al frente de Defensa, mientras que esta asumiría Justicia e Interior, volviendo al modelo de Juan Alberto Belloch entre 1994 y 1996, del que Robles fue, precisamente secretaria de Estado de Justicia. De hecho, Ábalos pidió Defensa o Exteriores a su jefe de filas antes de romper con él ante su silencio.

Lo último que se conoció del ex secretario de Organización de Ferraz fue el contenido de una carta dirigida a Pedro Sánchez y a la Comisión Ejecutiva Federal socialista, del pasado 12 de julio, en la que se despedía de los suyos reivindicando su «lealtad y sentido del deber» y explicando que su renuncia como «número tres» del PSOE respondía a una «decisión madurada y necesaria desde el punto de vista personal y familiar».

El ex ministro eligió Valencia, su tierra, para el 40 congreso del PSOE

Lo que trascendió de aquellos días es que si bien Ábalos estuvo en la «cocina» de la remodelación gubernamental, -desde el momento en que se echó mano de dirigentes territoriales del partido para potenciar nuevos perfiles de cara a la futura renovación de las organizaciones críticas como fue el caso de Isabel Rodríguez, Pilar Alegría o Diana Morant– no supo hasta el mismo sábado 10 que se quedaba fuera del Consejo de Ministros.

Que Ábalos no tenía en agenda su marcha lo demuestra un detalle que puede parecer anecdótico, pero es significativo, esto es, escogió Valencia como sede del 40 congreso socialista de los días 15, 16 y 17 de octubre próximo. Era el coordinado del cónclave y esa cita debía haber constituido para el ex ministro y ex secretario de Organización un paseo triunfal en su tierra para exhibir el grado de poder que tenía, hasta que todo se desbarató un fin de semana de julio.

Te puede interesar

Comentar ()