España

Sánchez se atribuye el ingreso mínimo, el SMI, la ley LGTBi y los alquileres sin citar a su socio

Remite una carta a la militancia con motivo del 40 congreso federal en la que señala que "estamos más fuertes que nunca porque estamos más unidos que nunca

Sánchez y Calviño, en la sesión de control.

Sánchez y Calviño, en la sesión de control. EFE

Pedro Sánchez se dirige a sus militantes en una amplia carta con motivo del 40 congreso socialista, que arranca este viernes en Valencia, en la que se atribuye en exclusiva algunas de las decisiones tomadas por el gobierno de coalición producto, no pocas veces, de las presiones ejercidas por el socio morado. Ese es el caso de la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) -con resistencias de Nadia Calviño- o del Ingreso Mínimo Vital, que supuso un duro enfrentamiento entre el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, y el ex vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. Y qué decir la de Ley de Vivienda, con el control de los precios del alquiler, que ha costado casi un año de negociación.

Dice querer Sánchez «una España más justa y más cohesionada. Por eso el aumento del Salario Mínimo Interprofesional que otorga mayor poder adquisitivo a muchos trabajadores. Por eso, el Ingreso Mínimo Vital que ataja los niveles vergonzosos de pobreza extrema que lastran nuestro desarrollo. Por eso, las políticas para facilitar el acceso a la vivienda, especialmente a los jóvenes. Por eso, los ERTE y las ayudas especiales a los autónomos, que han protegido el empleo durante la pandemia».

«Corazón de la propuesta que representa la socialdemocracia»

Y sin aludir en ningún momento que el suyo no es un gobierno monocolor, explica que todas esas medidas son «el corazón de la propuesta que representa la socialdemocracia». A pesar de los «presagios agoreros sobre su futuro, lo cierto es que hoy, los países más avanzados vuelven a defender los postulados que le son propios y que son los de nuestro partido: un modelo basado en una fiscalidad justa y un Estado fuerte, que sea capaz de garantizar prosperidad económica a la vez que igualdad y justicia social», dice el presidente del ejecutivo y líder indiscutible del PSOE.

No olvida tampoco aludir a la ley LGTBi, que motivó un choque de trenes entre su ex vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, batalla que se saldó a favor de la segunda. «Como hemos hecho siempre, trabajamos por un presente de más derechos y libertades. Con leyes que garantizan una muerte digna, la protección de nuestra infancia o la igualdad de trato y los derechos de las personas LGTBI», dice Sánchez en otro momento.

Paseo triunfal

Sabedor de que esta cita congresual va a ser un paseo triunfal, sin contestación interna, que pretende culminar con un baño de masas más allá de los 1.000 compromisarios que acuden a Valencia, apela a la «unidad» como «fuente de nuestra fuerza». Los socialistas «estamos más fuertes que nunca porque estamos más unidos que nunca. Con esa unidad y esa fuerza vamos a cumplir con nuestra tarea, vamos a prestar otro servicio a nuestro país sumando generaciones, esfuerzos, y capacidades para dar la respuesta que necesita España», concluye.


Comentar ()