España

Malestar con Podemos: "El acto de Valencia no fue para lanzar ninguna plataforma"

La formación morada pasa de ignorar el acto de Valencia a tildarlo del "pistoletazo de salida" al frente amplio de Díaz, causando sorpresa e incomodidad entre las organizaciones invitadas y potenciales participantes en la plataforma

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, en un acto este lunes. EFE

Más rápida que la conversión de San Pablo de Tarso. En tiempo récord Podemos ha pasado de silenciar y restarle cualquier importancia al acto de Yolanda Díaz en el Olympia de Valencia a considerarlo “el pistoletazo de salida al frente común” con el resto de fuerzas situadas a la izquierda del PSOE. Una metamorfosis que ha sorprendido e incomodado a los partidos participantes, desde Más País hasta Compromís.

“Es que el acto no se planteó en esos términos. No vamos a entrar a valorar las declaraciones de Podemos, pero ni se presentó ninguna plataforma ni se pensó en nada de eso”, reconocen a El Independiente fuentes de Iniciativa del Poble Valencià, una de las tres formaciones que componen Compromís y la organizadora de “Otras Políticas” en la que Díaz brilló junto a la vicepresidenta del Gobierno valenciano, Mónica Oltra; la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau; la líder de Más Madrid, Mónica García, y la portavoz del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC) en Ceuta, Fátima Hamed.

El partido que preside Oltra no oculta que el coloquio, en el marco de una serie de encuentros previos al congreso de la formación el próximo enero, resultó todo un éxito. “Ha superado las expectativas que se tenían. Ha salido una cosa muy redonda”, recalcan las citadas fuentes. Desde Valencia arguyen que ninguna de las dirigentes de Podemos fue invitada porque “se entendió que la ministra representaba el ámbito de Unidas Podemos”. “No se vio en el sentido de que se estuviera excluyendo a Unidas Podemos, aunque las participantes no iban bajo las siglas de ningún partido”.

Ni Belarra ni Montero se han hecho eco del acto en sus cuentas de Twitter

Una ausencia que los morados han digerido con indisimulada dificultad. Ni la secretaria general de Podemos, Ione Belarra, ni la ministra de Igualdad, Irene Montero, se han hecho eco del acto en sus cuentas de Twitter. Durante el fin de semana ambas se han dedicado a retuitear a otros compañeros de partido o celebrar el centenario del Partido Comunista de España, ignorando cualquier alusión al protagonismo de Díaz en “Otras políticas”. El mismo patrón adoptaron la cuenta general de Podemos en Twitter y otras integrantes de la directiva del partido como Idoia Villanueva o Lilith Verstrynge. Un vacío como si jamás hubiera existido el encuentro del sábado de la que está llamada a ser su cabeza de cartel electoral.

Ayer lunes Isa Serra, una de las portavoces de Podemos, quebró el llamativo silencio para convertirse en el más entusiasta de los apoyos al acto que habían ninguneado. “Significa un paso importante y el pistoletazo de salida hacia la construcción de ese frente amplio en el que estemos todas las fuerzas políticas que quieran participar. Siempre hemos dicho que Yolanda Díaz es la mejor para garantizar que todas estemos en ese proceso de unidad y contando con Más País y Compromís”, alegó Serra.

Yolanda Díaz atiende a los medios de comunicación este lunes. EFE

Más Madrid: «No fue el pistoletazo de nada»

Sus palabras han causado cierta irritación en las formaciones que sí estuvieron representadas en la que Díaz calificó de “una charla con amigas”. Fuentes de Más Madrid han subrayado a este diario que la iniciativa no “era el pistoletazo de salida de nada”, enmendando el posicionamiento de Podemos. “Aquí que cada uno haga sus cálculos y sus interpretaciones, pero nosotros no lo vemos como nada más”, insisten desde un partido centrado -dice- en construir su “alternativa a Isabel Díaz Ayuso” en la Comunidad de Madrid. “Hemos emprendido un camino y tenemos una hoja de ruta”, agregan.

Cada debate se da a su debido tiempo. Estamos a mitad de legislatura

MÁS PAÍS

Más País, la matriz de Íñigo Errejón, tampoco considera que la cita a orillas del Mediterráneo pueda ser considerada como el lanzamiento de la plataforma que busca configurar un nuevo espacio a la izquierda de Pedro Sánchez. “Las declaraciones de Podemos no crean ni sorpresa ni malestar. Simplemente creemos que cada debate se da a su debido tiempo. Estamos a mitad de legislatura y en esas estamos”, apuntan fuentes del partido consultadas por este diario. Y remachan: “Las elecciones, han dicho distintas autoridades del Gobierno, serán a finales de 2023”. Unas declaraciones que cuestionaban, además, la amenaza de adelanto electoral sugerida ayer por Pablo Iglesias.

La que nació como una escisión de Podemos reconoce que la interlocución con la vicepresidenta segunda es “buena y fluida” pero limitan sus conversaciones actuales a “las acciones del gobierno”. “No solo nosotros, la misma Yolanda ha dicho hoy no es el lanzamiento de nada”, replican. Algunos atribuyen la repentina ansiedad con la que la cúpula morada aspira a subirse al carro al éxito de un acto que boicotearon mediáticamente y a la necesidad de recuperar cierto aire.

Precisamente Díaz ha tenido que intervenir en la polémica. Ha asegurado que Valencia fue una «mano tendida» a la sociedad de un grupo de mujeres políticas, visibilizando “una manera diferente de ser y estar en política”. “No se trata de lanzar un proyecto de país», ha apostillado antes de deslizar que está volcada en la reforma del mercado laboral y no se va a «distraer» de su tarea de gobierno, en una coyuntura marcada además por las recientes fricciones con su socio de Ejecutivo. Desde Izquierda Unida, su portavoz Sira Rego señaló ayer lunes que «no es una utopía» el escenario de una candidatura única a las elecciones a la izquierda del PSOE.

Iglesias sugiere «cerrar rápido» el rol de Podemos e IU

En declaraciones a la emisora catalana Rac1, Pablo Iglesias ha extendido ciertos “consejos” a Díaz. Le ha emplazado a “cerrar rápido” el papel que desempeñarán los partidos dentro del frente amplio que quiere armar y ha pronosticado, tal vez marcándole la senda, que Podemos e Izquierda Unida gozarán de relevancia porque, ha incidido, para vencer no basta “con diferentes caras y nombre”. El exlíder de Podemos ha reconocido que le hubiera encantado ver a Belarra o Montero en Valencia por su labor y por mujeres de izquierda “especialmente atacadas”.

Iglesias, no obstante, ha confiado en que Díaz sabrá “cuidar” un espacio “muy delicado” y en el que será complicado “tejer alianzas” por la cantidad de potenciales formaciones que podrían sumarse. Una miríada de grupos desgajados, en parte, del Podemos que encabezó él mismo y que han comenzado ya a mostrar su interés por unir músculo en torno a la plataforma de Díaz. “Necesitamos la unión de las fuerzas progresistas y estamos encantadas con la experiencia de Yolanda”, manifestó el sábado Marta Higueras portavoz del Grupo Mixto en el Ayuntamiento de Madrid y miembro de Recupera Madrid, una escisión de Más Madrid.

Las participantes en «Otras políticas» antes de acceder al acto el pasado sábado en Valencia. EFE

Teresa Rodríguez lamenta no haber sido invitada

Adelante Andalucía, la aventura andalucista que lidera la expodemita Teresa Rodríguez, también ha tildado de “interesante” la apuesta de la gallega. Fuentes del partido consultadas por este diario han lamentado, sin embargo, que no se le hubiese cursado invitación al acto y han asegurado “estar dispuestas a hablar y ver la propuesta”, con los requisitos irrechazables de contar con voz propia en el Congreso de los Diputados y autonomía, algunos de los puntos que desencadenaron el divorcio con Podemos.

En realidad todo lo que se ha dicho son conjeturas en base a un acto en el que no participó nadie de Podemos

ADELANTE ANDALUCÍA

En sus filas reina cierto recelo a la experiencia reciente con los morados, que acabó abruptamente con la expulsión del grupo en el Parlamento autonómico y un reguero de ataques personales, unas heridas difíciles de restañar. “En realidad todo lo que se ha dicho son conjeturas en base a un acto en el que no participó nadie de Podemos”, zanjan.

Las palabras de Díaz en Valencia, con su impulso a un modo de hacer política inspirado en “normalizar el diálogo” y poner en el centro los problemas de las personas, marcan distancias con las que fueron las coordenadas del primer Podemos, el que creció en torno al liderazgo de Iglesias. “Es claramente un discurso feminista que tiene un enorme atractivo en este momento y marca diferencias con el relato mucho más agresivo y casi machista de Podemos”, explica a este diario Luis Arroyo, consultor de comunicación.

Una fórmula más cercana a la izquierda europea

“Díaz ha visto un hueco que no está siendo ocupado por Podemos desde la dimisión de Iglesias. Percibe que existe un espacio que siempre ha estado ahí y que ya ocuparon Podemos o Izquierda Unida pero que no lo va a ocupar Ione Belarra”, reflexiona Arroyo. “Ha articulado una fórmula muy inteligente en torno a mujeres líderes de distintos territorios”, agrega.

Yolanda Díaz marca diferencias con el relato mucho más agresivo y casi machista de Podemos

LUIS ARROYO, CONSULTOR DE COMUNICACIÓN

Para Víctor Lapuente, catedrático de Ciencia Política de la Universidad de Gotemburgo (Suecia), la oferta exhibida en Valencia está, “agotado el efecto Podemos como anticaspa”, “más cerca de lo que sucede en el resto de Europa con los partidos a la izquierda de la socialdemocracia, que tienen un carácter feminista y verde”. “Yolanda Díaz representa un ‘rara avis’ en la política porque se sale un poco del conflicto más beligerante de Podemos. Tiene la seguridad que emana de la persona que no debe nada a nadie y se puede ir de la política”.

El principal interrogante del experimento que anhela articular es el grado de autonomía que le concederá Podemos y la tolerancia de sus principales lideresas a las listas que desee pergeñar. “Les guste o no, Yolanda representa la única opción de Podemos para su supervivencia. Las encuestas los tratan bastante mal. Están tan débiles que no tienen otro remedio que aceptar su liderazgo y todos los condicionantes que les ponga porque es su único activo. La disyuntiva puede ser someterse a la voluntad de la vicepresidenta o desaparecer”, subraya Lapuente. “De todos modos, no hay que subestimar la capacidad de la izquierda para autodestruirse. Hay muchos egos y muchos intereses individuales y no sé si va a ser tan fácil. Quizás Díaz termina diciendo: ‘Hasta aquí he llegado’”.

Te puede interesar

Comentar ()