España

Moreno enfría las 'prisas' de Génova por celebrar elecciones en junio: "No estamos con la calculadora electoral"

Miembros de la dirección nacional del PP suscriben que lo "lógico" es que Andalucía vaya a elecciones en junio, mientras que en San Telmo siguen manejando octubre como fecha posible para abrir las urnas

El secretario general del PP, Teodoro García Egea; y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea; y el presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. EP

Hace mucho que el escenario de adelanto electoral se barrunta en Andalucía, donde los tambores comenzaron a sonar mucho antes de que Alfonso Fernández Mañueco tomase la decisión de abrir las urnas en Castilla y León el próximo 13 de febrero. La decisión, como defienden una y otra vez en la dirección nacional del PP, compete «exclusivamente» al presidente andaluz, Juanma Moreno. Él mismo se encargó de subrayar esta premisa cuando hace unos meses, en respuesta al polémico consejo de Isabel Díaz Ayuso de que volase «libre» y tomase sus «propias decisiones» -con el recado implícito de no responder ante los dictados de Génova-, pronunció ante la cúpula nacional que «siempre he sido libre y siempre seré libre».

En la dirección nacional de los populares sostienen que ni hay ni hubo presión al barón andaluz para que abriese las urnas, pero a nadie pilla de sorpresa que la posición en el cuartel general del partido ha virado siempre hacia un adelanto electoral con el que impulsar definitivamente a Juanma Moreno al frente de la Junta -y por ende a Pablo Casado a nivel nacional-, con Ciudadanos prácticamente fuera del mapa y manteniendo a Vox a raya. Las reticencias del presidente andaluz y su negativa a abrir las urnas para principios de 2022 fueron suplidos por el sorpresivo adelanto en Castilla y León, un calendario que, no obstante, respondía a una planificación casi milimétrica entre Génova y Mañueco para que el arranque de la campaña coincidiese con su reelección como presidente del PP regional, cuyo congreso se celebra este mismo fin de semana en León.

En el 13 de la calle Génova ya construyen paso a paso y peldaño a peldaño el aún hipotético ascenso de Pablo Casado a Moncloa, y contemplan como fecha óptima para la apertura de urnas en Andalucía el próximo mes de junio. Fuentes de la cúpula trasladan que es el planteamiento más «lógico» de las dos opciones que Juanma Moreno puso encima de la mesa –o justo antes de verano o en el mes de octubre– ya que, entre otras cuestiones, esperar a otoño limitaría en exceso el margen temporal para aprobar unos nuevos presupuestos antes de que finalizase el año. Tal y como publicó El Independiente, la opción de abrir las urnas en el mes de junio era la predilecta por diferentes cargos populares con un puesto no sólo en la nacional, sino también en el PP andaluz.

Sin embargo, que Génova fije posición y marque la pauta sobre cuándo celebrar comicios en Andalucía -aunque las conversaciones no hayan trascendido a la esfera privada del partido- no parece agradar en exceso al barón andaluz. De hecho, fuentes del entorno del presidente de la Junta trasladan que Moreno sigue contemplando como posibles fechas electorales tanto junio como octubre, y lamentan que este tipo de «filtraciones» no hacen sino empañar la gestión del ejecutivo de coalición de PP y Ciudadanos durante el tiempo que reste para las elecciones. «Aquí no estamos con la calculadora electoral», zanjan.

Juanma Moreno se puso como plazo el mes de febrero -enero es inhábil en el parlamento autonómico- para comprobar de primera mano la salud de la que gozaba tanto su propia coalición como la predisposición del resto de grupos para llegar a acuerdos y agotar la legislatura; o forzar un adelanto electoral que ya entra en los cálculos del presidente regional. Aunque por diferentes motivos, tanto Vox como PSOE rompieron todos los puentes con PP y Ciudadanos y los presupuestos de Juanma Moreno no pudieron salir adelante. Sin embargo, el dirigente popular no lo da todo por perdido, más después del último y explícito acercamiento a los de Santiago Abascal: gracias a sus votos, el gobierno andaluz logró aprobar a finales de diciembre un decreto-ley que modificaba o derogaba decenas de normas autonómicas para acelerar trámites administrativos de muy distintas materias.

Andalucía condicionará el congreso del PP de Madrid

El calendario de los próximos congresos autonómicos que el PP tiene pendiente de celebrar es una de las claves que explican el especial interés de la dirección del partido porque los andaluces acudan a las urnas antes de verano. La apertura del nuevo ciclo electoral deja necesariamente en pausa la convocatoria de nuevos cónclaves regionales. De hecho, sólo hay previstos dos: el de Castilla y León y el de Canarias, que se celebrarán los dos próximos fines de semana. A ambos le seguirá el de Extremadura, cuya fecha extenderse hasta el primer fin de semana de marzo por la convocatoria electoral en Castilla y León.

Una vez se celebre este último pasarán a organizarse los cónclaves uniprovinciales, siguiendo así el criterio marcado por la Junta Directiva Nacional que aprobó dejar para el final los congresos autonómicos de Cantabria, Madrid, La Rioja, Murcia y Asturias. La intención de Génova sigue pasando por dejar el de Madrid para el final, atendiendo a la guerra interna que durante meses ha azotado al partido por las reticencias de la dirección a aceptar el liderazgo de Isabel Díaz Ayuso en el PP regional. Teniendo en cuenta que, según marcan los estatutos, los congresos deben convocarse con 45 días de antelación, de activarse unas elecciones en Andalucía en junio Génova tendría complicado encajar las diferentes piezas de los congresos autonómicos, más con la orden que dio Pablo Casado a sus subordinados: en período electoral no puede haber distracciones.

Y el de Madrid, sin duda, lo es. La presidenta de la Comunidad de Madrid ha asumido la directriz de Pablo Casado de deponer las armas ante el nuevo ciclo electoral y ha renunciado a dar la batalla por las fechas, si bien mantendrá intacto el desafío por liderar el PP de Madrid. Ayer mismo, y tras el aparente alto el fuego firmado con Teodoro García Egea el pasado lunes, Ayuso lanzó un órdago velado a la dirección nacional y pidió que no se cancelasen los congresos autonómicos con la excusa de nuevos comicios autonómicos. «Ahora hay elecciones en Castilla y León, y eso no ha impedido que su congreso autonómico siga adelante. Imagino que el resto de congresos avanzarán con igual normalidad», afirmó ante lo medios de comunicación.

Te puede interesar

Comentar ()