España

Ayuso, libre para hacer su equipo, su lista electoral y "limpiar" la de Almeida

Andrea Levy, Ana Camins, Enrique López, David Pérez, Borja Carabante y Álvaro González al filo de la navaja

José Luis Martínez Almeida e Isabel Díaz Ayuso EFE

Todo el poder regional madrileño para Isabel Díaz Ayuso. Si la presidenta autonómica no ha conseguido una cuota significativa en la dirección nacional del PP tendrá, a cambio, manos libres para hacer y deshacer en su territorio. Este fue, precisamente, el gran caballo de batalla que le enfrentó con Pablo Casado y Teodoro García Egea, crisis saldada con la inopinada salida de ambos de Génova y el advenimiento de Alberto Núñez Feijóo.

Que Díaz Ayuso va a hacer en el PP madrileño el equipo que le venga en gana ya estaba asumido desde hace semanas. También que esta vez nadie va a meter la cuchara en su lista a la Comunidad de Madrid, como cuando le intentaron hacer tragar con Toni Cantó y con Agustín Conde hasta que la Justicia lo tiró abajo. Pero no sólo, porque también tendrá manos libres para hacer la candidatura al ayuntamiento de Madrid, asumido que será José Luis Martínez Almeida el aspirante a la reelección pero con poco margen de maniobra.

Almeida, «tocado»

Almeida, que se ha apresurado a negar intención alguna de presentarse al congreso regional y subrayado su apuesta por Ayuso, ha salido «tocado» por el supuesto caso del espionaje al hermano de la presidenta autonómica y el doble papel que ejercía como alcalde y portavoz de una ejecutiva nacional que buscaba controlar y limitar el ascenso fulgurante de la madrileña.

De hecho, la entrada de Almeida como vocal de la nueva ejecutiva de Génova a propuesta de Ayuso ha sido interpretada por no pocos como un acto de magnanimidad con alguien que quedaba fuera del radar de Núñez Feijóo y está ahora a merced de ella. De hecho, las relaciones entre la presidenta de la Comunidad y el alcalde pasaron por momentos complicados tras destaparse el nombre de Ángel Carromero, como supuesto promotor de dicho espionaje y que ocupaba, nada menos, que el cargo de director general de Coordinación de alcaldía.

Precisamente, interrogada Ayuso sobre el escaso peso de la organización madrileña en la nueva dirección frente a la fuerza de Galicia y Andalucía, puntualizó este lunes que el comité de dirección del PP no es un «órgano de representación territorial» ni «va por cuotas territoriales» y se declaró satisfecha porque se integraron las propuestas que le trasladó a Núñez Feijóo, informa Ep. Del mismo modo, advirtió «que cuando sea, si soy, presidenta del PP de Madrid una vez celebrado el congreso elegiré a los mejores y no buscaré cuotas territoriales», cosa que ocurrirá a no mucho tardar.

Andrea Levy, Ana Camins, Enrique López, David Pérez, Borja Carabante y Álvaro González al filo de la navaja

Ayuso quiere «hacer el mejor equipo para renovar la casa y ofrecer un proyecto de amplias mayorías. No se trata tanto de devolver favores como de tener un gran equipo», agregó en lo que puede ser todo un aviso a navegantes.

Hay algunos nombres que se dan, como poco, al filo de la navaja. Es el caso de Ana Camins -que García Egea manejaba para sustituir a Ayuso al frente del gobierno autonómico -, el de Enrique López -que huyó de significarse a favor de Ayuso en su batalla con Génova- y de Dávid Pérez, número dos de la lista autonómica en 2019 y quinto el año pasado, que parece distanciado de Ayuso.

Para el Ayuntamiento de Madrid, Ayuso viene afilando los cuchillos contra todos aquellos que, de forma directa o indirecta ha podido jugar algún papel en el supuesto espionaje a su hermano Tomás.

En el punto de mira está Borja Carabante, muy próximo a la anterior dirección de Génova y a Carromero, responsable de Movilidad y medio Ambiente del ayuntamiento. Supuestamente investigó si había habido pagos de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelos (EMVS) al despacho de detectives Mira. También corre peligro Álvaro González López, Delegado del Área de Gobierno de Vivienda y de quien depende la EMVS, según ha podido saber El Independiente.

Pero la «limpia» de Díaz Ayuso puede ser mucho más amplia para incorporar a fieles en una lista donde hay «pablistas» de primera hora como la catalana Andrea Levy.

La pelea Egea-Rodríguez

Esta vez no habrá peleas entre su director de gabinete, Miguel Ángel Rodríguez, y García Egea por la confección de las listas. Y es que en marzo del año pasado Egea vetó la presencia de Rodríguez en una reunión donde, junto a Ana Camins y Pío García Escudero, se le impuso a Cantó sin darle margen a Ayuso para ordenar los nombres de su candidatura. Nadie duda de que esta vez, ni Cuca Gamarra, ni Elías Bendodo meterán sus manos en las candidaturas de Madrid.

Comentar ()