España

El Gobierno huye de Castilla y León: no irá a la toma de posesión de Mañueco

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León y presidente del partido en la región, Alfonso Fernández Mañueco, interviene en su debate de investidura.

El candidato del PP a la Presidencia de la Junta de Castilla y León y presidente del partido en la región, Alfonso Fernández Mañueco, interviene en su debate de investidura. EP

La toma de posesión del popular Alfonso Fernández Mañueco el martes de la próxima semana se ha convertido es una especie de kriptonita tanto para el nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo, como para el Gobierno central. Si el primero duda en si acudir a un acto que certifica el primer gobierno que da entrada al partido de Santiago Abascal, Moncloa ha decidido huir de Castilla y León a donde no tiene previsto enviar ningún representante salvo cambio de criterio de última hora

Fuentes gubernamentales aducen, por un lado, que «no nos ha llegado ninguna invitación» del nuevo ejecutivo autonómico, pero, a renglón seguido recuerdan que el día 19, martes, «hay reunión del Consejo de Ministros«, dando por cercenada la posibilidad de acudir.

En puridad, correspondería a Isabel Rodríguez, en calidad de ministra de Política Territorial, acudir a la toma de posesión de un presidente autonómico, como es el caso. Pero también tiene encomendada la tarea de portavoz del Ejecutivo, por lo que siempre comparece en las ruedas de prensa posterior a las reuniones del Consejo de Ministros. No le faltan argumentos para evitar desplazarse a Valladolid la próxima semana, aunque podría delegar en algún otro miembro del Ejecutivo si hubiera voluntad política de acudir, que no la hay.

En 2019 acudió Reyes Maroto como representante del Gobierno central

De hecho, en 2019 como representante del Gobierno central asistió a la toma de posesión del presidente castellano y leonés la ministra de Industria, Comercio y Consumo, por aquel entonces en funciones, Reyes Maroto, así como la delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, que puede ser, en este caso, la más alta representación del Ejecutivo central si nada cambia.

Lo normal es que se respete la cortesía institucional, sobre todo en la medida en que los presidentes autonómicos son representantes del Estado en sus respectivos territorios, pero el PSOE huye de todo aquello que huela a Vox. Y aunque cada vez son más las voces discrepantes con la estrategia del miedo a la ultraderecha, por entender que engorda la cuenta de resultados de Abascal, Gobierno y PSOE han salido en tromba contra la coalición en Castilla y León, primer banco de pruebas para el partido de Abascal en tareas de gestión.

No obstante el gobierno de coalición con Vox no deja de ser un pretexto para excusar la asistencia, porque tampoco hubo ningún ministro en la toma de posesión de Isabel Díaz Ayuso en junio del año pasado. Moncloa adujo, como ahora, no haber recibido ninguna invitación formal de la Comunidad madrileña.

Este martes, Rodríguez acusó a Núñez Feijóo de «abrazar los planteamientos de la ultraderecha», de «abrir de par en par las puertas» a Santiago Abascal, lo que constituye «una mala noticia para la democracia y para nuestro país».

No parece la mejor carta de presentación para acudir el martes a Valladolid. El rechazo a la entrada de Vox al Gobierno autonómico es patente, después de haber pedido en repetidas ocasiones al PP que desplegara un cordón sanitario en torno a Abascal. Ésto en realidad condenaría a los populares a no arañar poder una vez que todos los sondeos apuntan que tanto en Andalucía -siguiente parada electoral- como en las generales, el partido de Feijóo necesitará a los de Abascal para ahormar mayorías.

Rajoy, Moreno Bonilla, Sáenz de Santamaría y Rollán

A la toma de posesión de Fernández Mañueco de hace tres años acudieron Mariano Rajoy, Juan Manuel Moreno, Soraya Sáenz de Santamaría y Pedro Rollán, entonces presidente interino de la Comunidad de Madrid y hoy vicesecretario general de Coordinación Autonómica y Local de la nueva ejecutiva de Feijóo.

Precisamente, Rollán volverá el martes a Castilla y León donde tendrá ocasión de coincidir con Isabel Díaz Ayuso, antigua compañera de filas en la Comunidad, pero de la que estaba claramente alejado. De hecho, que sea el único madrileño en el nuevo núcleo duro de Génova fue interpretado como un mensaje de distanciamiento de Feijóo con respecto a la madrileña que, a cambio, tendrá su congreso regional los días 20 y 21 de mayo con plenos poderes para nombrar su equipo y las listas electorales de la Comunidad y ayuntamiento de Madrid para 2023.

Te puede interesar

Comentar ()