España | Tribunales Audiencia Nacional

El Tribunal no localiza al hombre que presentó la denuncia que abrió el 'caso Villarejo'

David Rodríguez Vidal, quien presentó una denuncia anónima en la Fiscalía Anticorrupción denunciando un negocio presuntamente irregular del comisario investigado en Guinea, estaba citado a declarar este martes

El Tribunal del juicio que se celebra contra el comisario José Manuel Villarejo en la Audiencia Nacional, por el que se enfrenta a una petición de prisión de la Fiscalía Anticorrupción de más de 100 años de cárcel por los negocios privados que desarrolló mientras estaba en activo en la Policía, no ha conseguido localizar a un testigo clave para la causa: David Rodríguez Vidal, el ex colaborador del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) que presentó la denuncia anónima que hizo caer al policía jubilado.

Este martes, al inicio del juicio ante la Sección Cuarta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, la presidenta del Tribunal Ángela Murillo ha pedido «que pase D. David Rodríguez Vidal», siguiendo el listado de testigos, a lo que los funcionarios han contestado «que no comparece». La magistrada en seguida se ha dirigido a la defensa de Villarejo, que fue quien pidió la testifical, afirmando el abogado Antonio García Cabrera: «Es testigo pero nosotros no tenemos ningún contacto. Es el denunciante. Interesamos que se le cite con apercibimiento de detención», a lo que el Tribunal ha accedido después de que el fiscal también haya manifestado «no nos consta ningún domicilio de este señor».

Firmó en nombre de Asunción Mba

David R. Vidal ha reconocido, la última vez en una entrevista concedida al diario ABC el pasado 18 de abril, que fue él quien presentó una carta anónima en la Fiscalía Anticorrupción, a nombre de una falsa ciudadana guineana, Asunción Mba, en la que daba los detalles de un negocio supuestamente ilegal del empresario Francisco Menéndez -representante de la petrolera nacional de Guinea Ecuatorial (Gepetrol)- con el comisario Villarejo, enfrentado al director del CNI Félix Sanz Roldán, cuando todavía estaba en activo en la Policía.

Aquella denuncia provocó la detención de Villarejo en noviembre de 2017, la apertura de la investigación contra él en la Audiencia Nacional por negocios muy distintos al recogido en aquel relato inicial y su internamiento en prisión preventiva durante tres años y cuatro meses. Se presentó con el consentimiento de Menéndez puesto que Vidal le ofreció ayudarle para evitar que entrara en prisión por delitos fiscales, según declaró el propio empresario en la Fiscalía Anticorrupción en septiembre de 2021, como desveló El Independiente.

En aquella denuncia se relataba que el empresario había contratado los servicios de Villarejo -accediendo a él gracias a su relación con el comisario del aeropuerto de Barajas Carlos Salamanca- para que hiciera un informe de espionaje sobre las cuentas offshore de Gabriel Obiang, hijo del presidente de Guinea Ecuatorial Teodoro Obiang, y entregárselo a su hermano Teodorín, que buscaba posicionarse mejor para suceder al padre.

Villarejo denominó a su trabajo Informe King, y por él habría cobrado, junto a su socio Rafael Redondo, 4,5 millones de euros que les entregó Menéndez, una parte en el restaurante madrileño Casa Piluca y otra en transferencias a cuentas latinoamericanas, según declaró el empresario ante los fiscales.

Murillo oficia a la Policía que le localice

A pesar de que la denuncia de Vidal fue el inicio de la macrocausa contra Villarejo dividida ya en 30 piezas de investigación en la Audiencia Nacional, el ex colaborador del CNI hasta 2013 aún no ha declarado como testigo en la instrucción.

De ahí que la defensa del comisario le haya incluido en la lista de testigos a interrogar en el primer juicio que se celebra desde hace meses en la sede de los tribunales centrales de San Fernando de Henares (Madrid) contra el comisario jubilado, sus colaboradores y los responsables del despacho de abogados Herrero & Asociados, miembros de la familia Cereceda y promotores de la lujosa urbanización madrileña de La Finca y los empresarios Juan Muñoz Támara y su hermano que contrataron sus servicios de inteligencia en los denominados encargos privados Iron, Land y Pintor, respectivamente.

El Tribunal admitió la testifical de Vidal, por lo que está previsto que declare porque está obligado a hacerlo y la presidenta del Tribunal acordó este martes oficiar a la Policía que le localice para citarlo.

Te puede interesar

Comentar ()