España Tras la rectificación del Gobierno

El PP ve insuficiente la rebaja del IVA de la luz y condicionará su apoyo al decreto a más medidas

Los populares siguen situados en el 'no' tras una acción que consideran de "supervivencia política" | Quieren valorar el conjunto de las propuestas y que se inicien conversaciones con el Ejecutivo para confirmar una postura final

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, y el secretario general del Grupo, Carlos Rojas, durante la sesión de control de hoy al Gobierno.

La portavoz del PP en el Congreso, Cuca Gamarra, y el secretario general del Grupo, Carlos Rojas, durante la sesión de control de hoy al Gobierno. EP

Moncloa ha movido ficha en la última sesión de control al Gobierno tras el ligero retroceso electoral experimentado en Andalucía. Tras meses de negativa para asumir una reducción del gravamen a la electricidad al mínimo, a un cinco porciento, el PSOE ha decidido adoptar la medida e incluirla en el próximo real decreto que el consejo de ministros aprobará este sábado. Esta exigencia, fue una a las que Pedro Sánchez se comprometió en marzo en La Palma, durante la última conferencia de presidentes territoriales. Y, además, ha sido una de las principales banderas que el PP ha reclamado e incluido en el plan económico que Génova remitió al Gobierno en abril como propuesta para paliar la inflación.

Los populares asumen como «buenas noticias» que Sánchez haya «rectificado» nuevamente, pero consideran que las medidas llegan tarde. «Esto es una rectificación, pero es pequeña», indican miembros autorizados de la formación. Consideran que el Gobierno tiene la oportunidad de seguir profundizando en la dirección correcta y de incorporar al decreto, que aprobará Moncloa en una reunión extraordinaria este fin de semana, medidas como deflactar el IRPF, reducir el gasto superfluo institucional, eliminar la burocracia de las mismas y mejorar la gestión de los fondos europeos. «Son medidas positivas para España y los españoles, y si ésta, en relación a la electricidad, se hubiese tomado a tiempo, habría supuesto un ahorro de en torno a 200 millones de euros pagado en forma de IVA a través de los recibos de la luz», entienden desde el PP.

Fuentes populares afirman que el nuevo giro de Sánchez, aunque supone un «avance» para romper con el inmovilismo económico que impera entre la bancada azul de las Cortes, no supondrá un condicionante que obligue al PP a aprobar la renovación del paquete de medidas anticrisis momentáneamente vigente hasta finales de mes. Al menos sin más y sin otro tipo de introducción de calado más profundo. Además, en la formación consideran que, para valorar esa posibilidad, primero se tiene que conocer el conjunto de propuestas que el PSOE buscará someter a refrendo en la cámara baja. Por ello, siguen enrolados en el ‘no’ al decreto.

«Lo responsable, antes de que el partido decida su postura, es ver el contenido del nuevo borrador que propondrá el Gobierno a los grupos parlamentarios. De momento, ellos conocen nuestra propuesta, pero nosotros no conocemos la suya, lo que nos impide hacer afirmaciones precisas», indican las mismas fuentes. Por el momento, tal y como han explicado, las conversaciones con los socialistas en esta materia es inexistente: «no ha habido ninguna conversación aún con el PSOE para emplazarnos a una negociación». Y es que entre las filas populares el sentir general es que, nuevamente, EH Bildu será el comodín en el que Sánchez decida apoyarse para sacar adelante las propuestas del texto que necesitan ser .

Giro tras el «varapalo» en Andalucía

Según han transmitido desde el PP, que Sánchez acepte y proponga para el nuevo decreto una medida que hasta hace no mucho consideraba «cosmética», así se lo indicó en el Senado al portavoz Javier Maroto, responde al terremoto electoral experimentado en Andalucía. «Al final el presidente del Gobierno no actúa por lo mal que están los españoles; actúa por el varapalo» electoral en un feudo tradicionalmente de izquierdas.

Desde el parlamento, el PP califican este último bandazo del Ejecutivo como «un ejercicio de supervivencia política», porque, afirman, «a nadie se le escapa que no le ha movido la situación económica de los españoles, si no su situación política» tras la pérdida de tres escaños y más de 100.000 votos frente a la mayoría absoluta de Juanma Moreno.

Te puede interesar

Comentar ()