España Hay sectores críticos con su candidatura

El cónclave del PP en Toledo agravó las dudas con Paco Núñez: "Le falta carisma"

Voces del PP-CLM creen que su presidente y candidato a relevar al socialista García-Page en el Gobierno regional "perdió una magnífica oportunidad de marcar perfil propio" ante los máximos responsables del partido, que dudan de sus posibilidades

El presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, interviene en la clausura del XV Congreso del PP de Castilla- La Mancha, que lo reeligió para el cargo

El presidente del Partido Popular de Castilla-La Mancha, Paco Núñez, interviene en la clausura del XV Congreso del PP de Castilla- La Mancha, que lo reeligió para el cargo EP

La interparlamentaria del Partido Popular (PP) celebrada los días 17 y 18 de septiembre en Toledo, sirvió de punto de inicio al partido para conformar el programa electoral con el que se presentará la formación, primero, a las elecciones municipales y autonómicas de mayo. Y, después, a los comicios generales para rivalizar con el actual presidente del Gobierno Pedro Sánchez, líder del PSOE. Allí, durante el tercer fin de semana del mes y a puerta cerrada, se implantaron los principales pilares propositivos en ámbitos como el económico, el democrático o el territorial. Y, además, Alberto Núñez Feijóo selló el rumbo a los barones que se someterán a las urnas -no todos, por los distintos anticipos que han descuadrado el ciclo electoral- y principales candidatos provinciales y municipales.

Por ser el anfitrión, el presidente del PP de Castilla-La Mancha acompañó a la comitiva de Génova y protagonizó la clausura junto al dirigente nacional. En su intervención, aseguró que «todos los españoles tienen un enemigo común, que es Sánchez». «Todos los socialistas que están gobernando son iguales, son sucursales de Sánchez», prosiguió, añadiendo otras valoraciones como la de que «no hay un socialista que sea bueno» a nivel nacional. Y menos aún, por «los pactos con ERC y EH Bildu».

Pese a que esta semana el digital Vozpópuli publicaba una encuesta interna favorable en poder de los populares de Feijóo, miembros del PP de Castilla-La Mancha han trasladado a este diario su «preocupación» por la candidatura de Núñez en la región. Dicho sondeo, augura a los conservadores -38,89%- un empate técnico con el secretario general del PSOE Emiliano García-Page -39,17%- a 15 escaños de los 17 necesarios para contar con mayoría absoluta dentro de la cámara castellano-manchega. Vox, cerraría la entrada a los demás grupos con dos escaños que, sumados a Núñez, daría nuevamente el gobierno al PP tras la salida de María Dolores de Cospedal de la Junta en 2015. No obstante, en las filas del PP autonómico restan credibilidad a esa estimación.

«Ahora, el PSOE de Castilla-La Mancha no tiene competidor» y eso nos «quedó claro» al término de la interparlamentaria del PP, afirman fuentes del partido a nivel territorial, que tuvieron la oportunidad de intercambiar apreciaciones con compañeros de otras provincias manchegas y comunidades. «Es algo que se comentó» tras el discurso de Núñez al término del encuentro y previamente a la intervención de Feijóo. Y entre esas bases populares, se repite una misma apreciación: «Le falta carisma».

Núñez tiene una visión enfermiza con García Page y sus continuas referencias al secretario general del PSOE-CLM dejan de lado una faceta más propositiva

Voces del PP-CLM creen que su presidente y candidato a relevar a García-Page en el Gobierno «perdió una magnífica oportunidad de marcar perfil propio ante todo el partido» y los máximos cargos de la dirección, los cuales no están muy convencidos de las posibilidades de sumar el feudo castellano-manchego -también tienen dudas con otros barones designado por el tándem Casado-García Egea-. Ante el propio líder, y ante coordinador general Elías Bendodo y el vicesecretario de Organización Miguel Tellado, responsables de la organización territorial de la marca. Y, sobre todo, en su propia tierra.

«Lo lógico es que si vas a otro lugar -de España- en el que no controlas los temas foráneos, tires del argumentario cotidiano de oposición. Pero no en tu tierra», explican las mismas fuentes a El Independiente, que hacen referencia a la falta de medidas y una faceta propositiva del dirigente popular para competir con el PSOE. «Solo habla de García-Page en sus intervenciones, y no hay que ser siempre tan crítico con él». «Parece que tiene una visión enfermiza con este tío», añaden desde niveles provinciales del partido.

Fían un gobierno al peso que tenga Vox

A finales del año pasado, las encuestas publicadas sobre el escenario electoral en Castilla-La Mancha daban al PSOE regional mayoría absoluta, ligeramente por encima de la ya ejercida por García-Page. Esos datos, han ido descendiendo desde la entrada de Feijóo en la dirección, por debajo de la barrera que garantiza la independencia de gestión, aunque por encima del PP. La última elaborada por una entidad privada, caso de NC Report en junio, dejaba a los socialistas con 16 escaños, al PP con 14 y a Vox con 3. Por eso, el aumento que se prevé en Génova congratula a las bases, pero no termina de convencer.

Hacen referencia a que el PSOE tiene capacidad de aglutinar todo el voto de la izquierda que no decida abstenerse o votar en blanco, mientras que el PP tiene que pugnar con un Vox del que, al final, será dependiente para conformar gobierno. Y «eso es peligroso», advierten, porque la división del sufragio conservador puede hacer que «por un escaño» te quedes de nuevo en la oposición. «Quizá para Génova sea más importante la Comunidad Valenciana», inciden desde el PP-CLM, que además señalan el poco rechazo que genera a Feijóo el propio García-Page. Sin embargo, «para nosotros sí lo es», comunican.

El PP-CLM tiene voluntad para pactar con Vox y cogobernar si es necesario. El objetivo es echar al PSOE de García-Page

La alternativa gubernamental que pasa por Vox, con Inés Cañizares como cabeza de lista -a falta de confirmación por parte del Comité Ejecutivo Nacional-, con quien en la región «hay voluntad» de cogobernar dado que «el principal objetivo es echar al PSOE» del Palacio de Fuensalida. Es la forma más próxima de ‘recuperar’ de nuevo el «gran centroderecha» que se rompió tras Cospedal; el primer paso para reintegrar todo ese espacio, dicen las mismas fuentes. También a nivel nacional como lo conformó Aznar, describen. Y de conseguirse, «la izquierda no va a tener nada que hacer».

Desde Castilla-La Mancha, los populares muestran su contrariedad a una política de pactos con socios como el Partido Nacionalista Vasco (PNV) ante el inicio de conversaciones entre Feijóo y Andoni Ortuzar para reestablecer las relaciones entre las organizaciones después de estar estancadas tras la moción de censura a Rajoy. Aunque entienden que esto es necesario, creen que la vía Vox es más adecuada por dos razones: es un partido nacional y garantiza más estabilidad en cuanto a número de escaños «allí donde sea necesario».

Te puede interesar

Comentar ()