España

La dirección de RTVE vuelve a vetar la cobertura en los campamentos de refugiados saharauis

Una jaima en uno de los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf. FRANCISCO CARRIÓN

Un año después, Radio Televisión Española vuelve a las andadas. Sus periodistas no acudirán al festival de cine Fisahara que se celebra esta semana en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia) a pesar de la relevancia informativa tras el cambio de posición del Gobierno español en el contencioso del Sáhara Occidental, ha confirmado el ente público a El Independiente.

Tras repetidas solicitudes de información, la dirección de RTVE ha respondido escuetamente a este medio de comunicación: «No es una cobertura que se suela hacer con enviado especial, sino con materiales que nos lleguen desde la Organización, participantes o agencias. Como siempre estamos atentos a la actualidad». Una explicación absolutamente vaga para una corporación que cuenta con 6.670 empleados, unos recursos humanos y técnicos que se sitúan a años luz del resto de los medios de comunicación nacionales.

El pasado octubre RTVE vetó la asistencia de cuatro profesionales del ente a los campamentos de refugiados saharauis, que ya disponían de visado y habían pagado el viaje. El entonces presidente de la corporación pública, José Manuel Pérez Tornero, alegó que se trataba de un viaje «de parte» y que había sido sufragado por el Frente Polisario, una afirmación abiertamente falsa. En marzo Pérez Tornero admitió que la práctica de aceptar viajes pagados estaba ampliamente extendida en RTVE y se recurrió a ella a lo largo de 2020 y 2021.

La decisión de evitar el viaje provocó una cascada de dimisiones. Los responsables de Internacional de RTVE, Juan Tato, Guillaume Bontoux y Sylvia Fernández Bobadilla, presentaron su renuncia “firme e irrevocable, ante la lamentable decisión de la dirección de RTVE de vetar el viaje a Tinduf por las incomprensibles razones esgrimidas-vagas e incluso inexistentes”. «Exigimos al Director de Contenidos Informativos de RTVE y al Presidente de la Corporación que trasladen a la plantilla y la ciudadanía las razones reales del veto y quiénes fueron sus responsables», argumentaron.

El veto de los medios públicos fue unánime el año pasado. En esta ocasión, la agencia Efe sí estará presente a través de un colaborador en los campamentos. La coyuntura -marcada por el giro copernicano del Gobierno español en 47 años de litigio, sin más apoyo parlamentario que el del grupo del PSOE- coincide con el cambio en la presidencia de RTVE, asumida de manera interina por Elena Sánchez. En un movimiento polémico, el Consejo de Ministros ha modificado el artículo 33 del Estatuto Social de la corporación para dotarla de plenos poderes.

Al viaje de prensa que RTVE ha optado por no realizar sí acude una veintena de medios de comunicación, tanto nacionales como internacionales, según han confirmado a este rotativo fuentes del festival de cine, que se reanuda tras dos años de parón por la propagación del coronavirus y el fin de la tregua con Marruecos.

Un edición tras dos años de parón

La XVII edición del Fisahara se celebra del 11 al 16 de octubre en el campamento de población refugiada saharaui de Ausserd (Argelia). Bajo el lema ¡Descolonicemos!, el festival pone el foco en el hecho de que el Sáhara Occidental es la última colonia de África de la que, pese al giro reciente en política exterior, España continúa siendo la potencia administradora.

Entre los participantes, figuran Itziar Ituño (Loreak, La Casa de Papel), Abdoulaye Diallo (director del Festival de Cine y Derechos Humanos y Libertad de Expresión La Droit Libre en África) o Guillermo Toledo (Días de fútbol, Los favoritos de Midas) así como activistas de derechos humanos locales e internacionales como como la abogada de presos políticos saharauis Tone Sørfonn Moe; la periodista afrocolombiana Emiliana Bernard. Amaral protagoniza el concierto de clausura.

A juicio de Abdulah Arabi, representante del Frente Polisario en España, se trata de «una herramienta para que el pueblo saharaui denuncie la injusticia que sufre y reclame la única solución posible, la descolonización, tal y como exige el Derecho Internacional». Según María Carrión, directora ejecutiva de FiSahara, “esta edición es muy especial porque FiSahara ha sobrevivido a crisis económicas, sanitarias, a la guerra… es indestructible y, en gran parte, es gracias al apoyo de la Cultura”. «El colonialismo utilizó el cine como propaganda de su invasión y ahora es el pueblo saharaui quien lo utiliza para exigir su descolonización”, concluyó.

Te puede interesar

Comentar ()