España

Génova se "arma" contra la candidata del PSOE de Madrid: una "sanchista sentada con Podemos"

Alberto Núñez Feijóo y José Luis Martínez Almeida en una imagen de archivo EFE

El líder del Partido Socialista Madrileño (PSM), Juan Lobato, reveló ayer un pequeño detalle respecto a la persona que se medirá contra el popular José Luis Martínez Almeida para el ayuntamiento de la capital de España. Será «una gran alcaldesa, una candidata muy potente y con un gran equipazo», explicó en Espejo Público sin querer adelantar nombres. Pero lo cierto es que todos los ojos se volvieron inmediatamente hacia la ministra de Industria y Comercio, Reyes Maroto, para la que el PP ya tiene diseñado el eje del que será su estrategia contra ella en caso de ser finalmente la elegida.

La idea del equipo de Génova es identificar a la candidata con el jefe del Ejecutivo, en definitiva, poner el acento en que se tratará «de una sanchista» que, además, ha compartido consejo de ministros con Unidas Podemos y «tenido de socios parlamentarios a ERC y Bildu», indican fuentes populares a El Independiente. Convencidos de que la «marca» Pedro Sánchez cotiza a la baja, sobre todo en Madrid, y que las alianzas con los independentistas vascos y catalanes puede pasarle factura al PSOE, basta que se trate de una persona proveniente del Gobierno, Maroto u otra, «para que tengamos buena parte de la estrategia hecha», aducen.

La idea del equipo de Génova es identificar a la candidata con el jefe del Ejecutivo

«Estamos encantados de que pongan a una ‘sanchista’ que ha estado sentada en el Consejo de Ministros con Podemos, Ione Belarra», insisten en el equipo de Núñez Feijóo para agregar que, independientemente de quiénes sean los candidatos electorales socialistas del cuarto domingo de mayo de 2023, «hay un movimiento social contra Pedro Sánchez», de ahí la estrategia de identificación con la cabeza de lista del PSM.

De hecho, el alcalde de Madrid se atuvo a esta consigna al afirmar ayer que, «en el caso de que fuera la ministra Reyes Maroto, los madrileños ya saben que quien es el candidato es Pedro Sánchez«. Y matizó que «para aquellos que pudieran acusarme en algún momento dado de machista por decir esto de Reyes Maroto, si fuera un ministro como Félix Bolaños o Fernando Grande-Marlaska diría exactamente lo mismo». En definitiva «el candidato del PSOE, sea hombre o mujer, responde a un nombre, que se llama Pedro Sánchez, y eso los madrileños lo tienen muy claro en estos momentos».

El entorno de la titular de Industria, Comercio y Turismo mantienen absoluto silencio sobre si ella será la candidata. «Nosotros estamos con SEAT y el Perte», aducen en su equipo. No haya fecha para la presentación de la candidatura. Para entonces darán todo el protagonismo a Lobato y a la cabeza de lista, en un intento de que no parezca, otra vez, un nombre monitorizado por Moncloa y Ferraz, después de chascos como el de Pepu Hernández.

Una nueva debacle en Madrid sería artillería de Génova contra Sánchez

No obstante, será muy difícil ganar la batalla del relato y desvincular la elección de Reyes Maroto, o de quien sea, de una decisión personalísima de Sánchez, un nuevo «dedazo» presidencial de un partido que siempre hace alarde de democracia interna pero intenta evitar los procesos de primarias.

Y ese será otro de los aspectos con el que los populares desean hacer sangre. Porque si bien el PSM ya salió bastante mal parado de las municipales de 2019 y de las autonómicas de 2021, dado que actualmente es la cuarta fuerza política en el Ayuntamiento y la tercera en la Comunidad de Madrid, una nueva debacle de los socialistas madrileños -que es, además, la federación del jefe del Ejecutivo- es artillería para Génova.

Hoy por hoy los pocos sondeos que se han ido conociendo apuntan a que el PSOE puede subir un puesto en las preferencias del electorado en el ayuntamiento de la capital de España no tanto por méritos propios como por la desaparición de Ciudadanos. Habrá que ver si el perfil de la candidata es capaz de mejorar esas exiguas expectativas.

Otra cosa es que exista el riesgo de que el bloque de la izquierda pueda llegar a sumar una mayoría suficiente para gobernar. Parece imposible en la Comunidad con una Isabel Díaz Ayuso cada vez más intratable electoralmente, pero a la que se le ha abierto el boquete de la huelga de la atención primaria sanitaria. Los socialistas pensaban que se abría una ventana de oportunidad frente a Martínez Almeida, quien dependerá con toda probabilidad de Vox y aún tiene que aclarar si habrá alguna fórmula de colaboración con Begoña Villacís. El sondeo de El Mundo del pasado lunes daba a los naranjas un 6 por ciento del voto y 3 escaños, aunque parece que el plato salió por la cocina un poco recalentado, a decir de Génova.

Te puede interesar

Comentar ()