España

Elecciones municipales de mayo

Las encuestas internas de Vox rebajan las expectativas del PP en Cataluña

Los de Santiago Abascal aseguran superar a los de Feijóo en el escenario autonómico | Asimismo, indican que la tendencia en el plano local no solo se mantiene, sino que crece

El presidente de Vox en el Parlament y secretario general del partido, Ignacio Garriga, inaugura el primer Fórum Social de su formación, dedicado a la "Soberanía energética"

El presidente de Vox en el Parlament y secretario general del partido, Ignacio Garriga, inaugura el primer Fórum Social de su formación, dedicado a la "Soberanía energética" EFE

La intención de reformar el Código Penal para suprimir el delito de sedición e instaurar en su lugar la tipificación por desórdenes públicos agravados ha supuesto un incentivo electoral para Vox frente al Partido Popular (PP). La proposición de ley registrada por los socios de Gobierno a través de sus grupos parlamentarios en el Congreso de los Diputados ha vuelto a dar combustible político al partido ultraconservador, siendo la lucha contra el independentismo uno de sus principales motores. Lo fue hace cuatro años en su irrupción nacional tras el procés y el referéndum ilegal del 1-O y lo es ahora ante la exigencia de socios como ERC de derogar este delito como una de las condiciones indirectas para la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado y dotar de estabilidad al PSOE en lo que resta de legislatura. Todo, mientras el ala de Unidas Podemos empieza a desquebrajarse por las disputas internas.

Ante una proposición legislativa que ya ha superado el segundo trámite parlamentario, las enmiendas a la totalidad, Vox ha sabido gestionar la postura «tibia» de los populares presionando a Génova con una propuesta de moción de censura y múltiples manifestaciones en la calle que han sido respondidas con un itinerario de actos ajenos y paralelos del PP. En la sede nacional de Bambú, así como en los pasillos del Congreso, la formación presidida por Santiago Abascal denuncia la falta de contundencia del principal partido de la oposición y de su líder Alberto Núñez Feijóo. Éste, ha reaccionado a la intención gubernamental de «remplazar» la sedición con un compromiso: el de revertir cualquier modificación si el próximo año consigue ganar las elecciones y acceder al Palacio de La Moncloa. A ello, se une también la intención de reforzar las condenas por este tipo de infracciones, que ahora verán en sus máximas un descenso de quince a cinco años con el cambio, y penalizar cualquier consulta ilegal que se celebre.

Sumada la polémica por la ley del ‘solo sí es sí’, que ha polarizado más la confrontación política con los socios y los partido de izquierda, Vox ha recuperado hasta un punto de estimación de voto, aproximándose casi a la barrera del 17%. El PP, en cambio, mantiene las posiciones o, en su defecto, ve mermada su intención unas décimas, situándose entre los 29,5 y 32 puntos. Este impulso se vería replicado en las municipales de Cataluña, apuntan en la organización de ultraderecha. Fuentes del partido indican que las sensaciones son positivas en la región y que el ambiente que percibieron en la última protesta convocada por Vox en la ciudad condal «fue impresionante». Un contraste, en definitiva, con años anteriores, aclaran.

Los sondeos internos de Vox vienen a rebajar los datos del último barómetro del ‘CIS catalán’, el Centre d’Estudis d’Opinió (CEO), que asignan al PP una buena posición. Según éste, el grupo liderado por Alejandro Fernández lograría entre once y 16 diputados en el Parlament de Cataluña. Un impulso que viene de los tres representantes actuales que los conservadores tienen en la cámara a día de hoy. Por su parte, los de Ignacio Garriga, cuentan con diez escaños, que podrían verse reducidos, en el peor de los casos, a los seis. Esta tendencia, se reflejaría en el ámbito municipal, cuya renovación procederá en el próximo mes de mayo. El balance, por el momento, es de 67 concejales de 9.077 ayuntamientos catalanes para el PP frente a 211 para Vox.

Vox afirma obtener voto de capas electorales de Ciudadanos a nivel local y de algunos sectores del PSC descontentos por los pactos con el independentismo

Desde Vox trasladan que sus encuestas internas les dan mayor intención de voto que al PP en un escenario autonómico. Asimismo, la tendencia en el plano local no solo se mantiene, sino que crece. Como motivo, los de Abascal señalan a la absorción de parte del electorado de Ciudadanos (Cs) por el componente antisecesionista. También apuntan a sectores del PSC «cabreados» por la política de pactos de Pedro Sánchez. Sin embargo, no aportan datos concretos. En contraste, Vox reconoce que esta tendencia no se da en otros territorios con movimientos nacionalistas como País Vasco, Navarra o Galicia.

Aún está en duda las candidaturas que concurrirán en cada municipio, así como en el resto de la geografía española. Igualmente, los cabezas de lista regionales. El partido anunció que los nombres estarían sobre la mesa en la segunda quincena de noviembre, pero la previsión es que se alargue hasta después de la próxima reunión del Comité Ejecutivo Nacional, el máximo órgano político. Como máximo, en Vox fijan mediados de diciembre.

Algunos de los motivos que estarían retrasando la designación de candidatos serían los cambios internos que está fomentando el nuevo secretario general Garriga. Como, por ejemplo, el de Tomás Fernández por María Ruiz como nueva secretaria de Organización. Suenan relevos en el ámbito de de la afiliación. A ello se añade los problemas internos en territorios como el alicantino. El coordinador de la Vega Baja, Raúl Serna, ha dimitido por «desavenencias» con la dirección provincial de Ana Vega, en las quinielas para ser la candidata de Vox en la Comunidad Valenciana. Por su parte, también por diferencias con la cúpula, Vox ha expulsado a su vicesecretaria provincial de Relaciones Institucionales y coordinadora en Ciudad Real, Yolanda Caballero.

El PP busca amplificar fronteras

Los populares consideran que la estrategia de catalanismo cordial impulsada por Feijóo desde Madrid puede amplificar las fronteras del partido, muy mermadas en las últimas convocatorias. Bajo los datos del último CEO, el PP cree que puede apropiarse del voto mayoritario de electores decepcionados con Cs, así como exconvergentes huérfanos de representación y cansados de la cruzada independentista. Además, prevén una capacidad de hacerse con nichos del PSC de Salvador Illa como ha hecho Juanma Moreno en Andalucía. No obstante, un clima polarizado, apunta a beneficiar a Vox.

Te puede interesar

Comentar ()