España

Debate a cinco en la televisión pública de Galicia

Rueda resiste el ataque de toda la oposición y Pontón se presenta como alternativa

El candidato popular ha intentado en varias ocasiones nacionalizar el debate ante la presión de la líder del BNG, que ha evitado, a diferencia de Lois, de hacer guiños a sus potenciales socios de coalición

Los candidatos a la Xunta de Galicia, (I-D) Isabel Faraldo, de Podemos; Ana Pontón, del BNG; Alfonso Rueda, del PPdeG; José Ramón G. Besteiro, del PSdeG, y Marta Lois, de Sumar

Los candidatos a la Xunta de Galicia, (I-D) Isabel Faraldo, de Podemos; Ana Pontón, del BNG; Alfonso Rueda, del PPdeG; José Ramón G. Besteiro, del PSdeG, y Marta Lois, de Sumar Europa Press / Álvaro Ballesteros

El debate a cinco desarrollado este lunes en la Televisión de Galicia (TVG) ha ejemplificado los dos polos principales que existen en esta nueva carrera a la presidencia de la Xunta.

Por un lado, el actual presidente en funciones y candidato del PP de Galicia (PPdeG), Alfonso Rueda, ha defendido la gestión del partido y el asentamiento de su proyecto de cara a los próximos años.

Por otro lado, el conjunto de fuerzas de la izquierda han coincidido en arremeter contra el líder gallego y situarlo como objeto de la confrontación. Y es que desde el BNG a Podemos, saben que un cambio de políticas va ligado, por el momento, a la configuración de un espacio común. Aunque se ha percibido la competencia directa entre PPdeG, BNG y PSdeG, las fuerzas con mayor implantación regional, y la competición entre Sumar y Podemos por reivindicarse como referente de un mismo espacio: galleguista y a la izquierda de los socialistas.

Junto a Rueda, en los estudios centrales de la corporación, en Santiago de Compostela, se han dado cita a las 21:30 horas desde la candidata del Bloque, y principal competidora del popular por la Presidencia, Ana Pontón, hasta los candidatos del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro; Marta Lois, de Sumar Galicia, e Isabel Faraldo, de Podemos.

La ausencia de Vox se ha justificado por su falta de implantación territorial y por no ser "significativos" en Galicia. El baremo han sido las elecciones generales de junio, donde todos los presentes superaron el 10% del voto. Esta misma mañana, el CIS de Tezanos auguraba una presidencia muy disputada y la capacidad de vuelco hacia una coalición entre BNG y PSdeG, o un tripartito incluyendo a Sumar.

Con Rueda situado en el centro, la estrategia de confrontación contra él era esperada por los populares, más sin competencia allí presente por la derecha y siendo este el único en el que participará salvo cambio de opinión. En parte, les beneficia, dado que le erige como rival a batir, como aparente ganador, y confirma a los poco dudosos de votarle.

El riesgo estaba en perderse entre múltiples reproches a diversas bandas. Pero aunque ha predominado la crítica al popular, ésta no ha sido clara por la diversidad de frentes y temas. Eso ha permitido a Rueda salir ileso en casi todas las ocasiones del debate, que se ha caracterizado generalmente por una sucesión de monólogos. Ha habido confrontación clara, pero ocasional, entre Rueda y Pontón, y Rueda y Besteiro.

Los puntos clave han sido el empleo, la gestión sanitaria, así como la crisis medioambiental de los pellet de plásticos vertidos en las costas a principios de año. Lo que se ha enmarcado ampliamente en el primer y el segundo bloque del debate.

Ambos, dos bazas que nacionalistas -Pontón han construido un perfil social y ecologista muy potente- y socialistas han explotado a conciencia. Por una menor disposición de los tiempos, Lois y Faraldo no han tenido tanto protagonismo.

En el bloque económico ya han convergido asuntos sociales. Rueda ha defendido sus cifras económicas que, por solvencia, ha dicho, "permite gestionar y planificar" de cara al futuro. Y ha reivindicado un modelo de rebaja de impuestos, como el de sucesiones, que le ha valido a sus rivales para argumentar que gobierna "para los ricos".

Besteiro le ha pedido quitarse la careta, ha criticado las despoblación de "100.000 habitantes mientras el resto del país crece", así como la no ejecución de la mitad de los fondos de recuperación europeos llegados a Galicia.

Lois -que aprovechaba para denunciar parcialidad en TVG- ha defendido el modelo de Yolanda Díaz, con la reforma laboral en el centro, y la "reducción de la temporalidad" del empleo para las mujeres. También un modelo respetuoso con el clima. Faraldo, por su parte, ha reprochado a Rueda una destrucción de 51.000 puestos de trabajo y la constitución de una política económica "clientelar". Ha sido la primera en poner el tema de los pellets sobre la mesa. Y, en base a una información del diario El Salto, ha atribuido la limpiezas de las playas a la empresa Silman 97 S.L., vinculada al PP y dedicada al marketing.

Rueda ha rivalizado claramente con Pontón, acusando al BNG de ser muy bravo en Galicia y muy manso en Madrid"

Pontón ha cogido el guante de Besteiro y puesto en duda que la caída de la población vaya ligada con un modelo que funcione. "Hablaba de la manipulación de datos [Rueda advertía al principio de que habría mentiras contra su gestión].

La tasa de paro es baja, pero no cuenta porque se ha marchado mucha gente y eso ha bajado la cuota", ha dicho Pontón. Esta ha aludido a que la gestión de Rueda y el PPdeG se basa en "la propaganda". Mientras tanto, "crece el malestar" social por "las listas de espera en la Sanidad" o el precio de la vivienda. Frente a esta primera ofensiva, Rueda ha centrado el tiro en Cataluña: "400 euros tendrá que pagar por la condonación de la deuda cada gallego". Un intento, de intentar nacionalizar el debate para confrontar con el PSdeG y Sumar. Rueda, igualmente, ha afeado al BNG que sean "muy bravos" en Galicia, pero "muy mansos en Madrid". Pontón, y previamente Lois, le han pedido que no eche balones fuera.

Pontón se erige como alternativa

Siguiendo el hilo abierto por Faraldo, Pontón ha tomado posición y ha anunciado que si llega a la Presidencia, pondrá en marcha un plan de limpieza de playas implantado durante todo el año para reforzar la seguridad costera y la sostenibilidad ambiental.

El fantasma de la tragedia del Prestige ha salido a relucir vinculándose no con el impacto del caso de los pellets, pero sí por la gestión, a su juicio deficiente, por parte de la Xunta. Otra propuesta social de Pontón ha sido la de "un plan de rescate de la atención primaria de 200 millones de euros que sirva para contratar más profesionales" que aligeren las listas. También la gratuidad de libros de texto en Educación. La suprimió el PP en 2009. Tanto PSdeG como Sumar no han hecho propuestas precisas, solo han desplegado líneas programáticas amplias como la necesidad de que "los que más tengan aporten más", ha dicho Lois.

Mientras Lois cimentaba la imagen de un gobierno de coalición a tres, Pontón ha rehuido los guiños a sus socios potenciales y ha vendido sus propuestas, y situado al mismo nivel que Rueda, lanzada por las encuestas. Aún así, la media de sondeos la dejan a más de doce escaños de diferencia.

Rueda ha pasado al ataque contra Pontón al hacer mención al modelo "monologuista" que defiende "en su programa" el BNG, con arrinconamiento del castellano frente al modelo dual por el que abogan los populares. Otra cuestión, en definitiva, asociada con un marco nacional y conectado a Cataluña.

Igualdad lingüística

Este ha sido el momento más candente de la noche. Pontón ha negado que defiendan un modelo único, sino de libertad de elección. "Creo que es importante que hablemos de idiomas. Como presidenta voy a trabajar para que haya un gran acuerdo por la lengua y a trabajar por un decreto de igualdad lingüística".

"El 100% del alumnado sabe hablar castellano, pero uno de cada tres no sabe hablar nuestra lengua propia", ha añadido reivindicando su propuesta frente a la réplica de Rueda. Éste le ha acusado de querer repartir carnets de buenos y malos.

Ligado al asunto, Pontón ha exigido un nuevo estatus de "nación" para Galicia para que "no quede ni un milímetro atrás" de País Vasco y Cataluña. Y ha acusado al PPdeG de no pedir competencias desde que está en el poder. "De esta manera no se hace avanzar a un país".

Rueda ha sacado a relucir que el BNG irá de la mano de EH Bildu y ERC a las elecciones europeas. Rueda ha vinculado esa cercanía con una foto de Pontón a una manifestación por la liberación de presos de ETA, algo a lo que ella ha contestado diciendo que siempre estará en contra de la organización. "Ustedes quieren la independencia de Galicia", he ha dicho Rueda. Pontón ha ironizado resaltando "su desesperación" y que las encuestas "le deben ir mal".

Las mujeres en Galicia

Lois, como forma de distinción propia frente a Pontón, ha propuesto un sistema gallego de cuidados para paliar el peso que recae, ha dicho, en 97.000 mujeres en Galicia. Y Besteiro, además de defender un "galleguismo útil", ha garantizado la gratuidad de la AP-9 y la AP-53.

La denuncia de la corrupción del PP ha sido permanente, especialmente de Podemos. Pontón ha abogado por la regeneración democrática a partir del próximo Gobierno, incluido para TVG, "que se ha convertido en 'TelePP'".

Pontón se ha reivindicado como alternativa plural de aquellos que antes no la habían apoyado, mientras que Rueda ha pedido el voto para el PPdeG para que Galicia no se convierta en la "sucursal b" del independentismo y no gane la mentira. "Con la complicidad de Pedro Sánchez".

"Los gallegos nos tienen que dar una mayoría que nos permita librar a Galicia de todo eso que estamos viendo en otros sitios. De todo ese desgobierno que nos impide avanzar". Besteiro ha solicitado el voto femenino resaltando que, si no hay voto masivo al PSdeG, el cambio no será posible.

Un mensaje que llega en plena sangría de votos, según el CIS, donde solo se retiene a seis de cada diez electores.

Todas las claves de la actualidad y últimas horas, en el canal de WhatsApp de El Independiente. Únete aquí

Te puede interesar

1 Comentarios

Normas ›

Comentarios cerrados para este artículo.

  1. Qué ‘interesante’ ha debido de ser un debate entre los 5 de izquierdas!