El Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña, a través de la Agencia de Salud Pública de Cataluña (ASPCAT), confirma la muerte de un total de 23 personas atribuibles a golpe de calor en toda Cataluña este verano.

Se trata de trece hombres y diez mujeres de entre 41 y 100 años de edad, aunque los servicios sanitarios han notificado a la red de vigilancia epidemiológica un total de 67 casos de personas afectadas por golpes de calor en toda Cataluña. Sólo dos de los fallecidos por golpes de calor murieron antes de que se declarara oficialmente la ola de calor, que se inició el 2 de agosto y finalizó el día 7.

Así, entre los días 24 de julio y 13 de agosto de 2018 se han notificado a la red de vigilancia epidemiológica 67 casos de personas afectadas por cuadros que cumplían la definición de golpe de calor. Sólo cuatro de los casos -dos de los cuales morir- han resultado afectados por las temperaturas alcanzadas antes de este episodio de ola de calor, que recordemos que se inició el día 2 de agosto, y que el Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC) dio por finalizado el 7 de agosto.
De las 23 víctimas mortales, trece eran hombres y diez, mujeres, de edades comprendidas entre los 41 y los 100 años. Todas tenían factores de riesgo previos que podían predisponer a sufrir el cuadro clínico de golpe de calor: porque presentaban patología de base o porque estaban haciendo actividades al aire libre con temperaturas elevadas. En este sentido, diez de las personas muertas presentaron el cuadro en el domicilio y trece en la calle, seis de las cuales estaban realizando actividades laborales o deportivas. Respecto a la distribución geográfica de las defunciones, once se localizaron en la ciudad de Barcelona, ​​seis en el resto de la demarcación de Barcelona, ​​una en Girona, una en Lleida y cuatro en Tarragona-Terres de l’Ebre.