Astronomía | Inteligencia artificial & CienciaPosible martemoto

Así suena el posible primer terremoto captado en Marte

El aterrizador de InSight registra una señal que apunta a un temblor del interior del planeta rojo

logo
Así suena el posible primer terremoto captado en Marte
Misión Insight, cazadora de martemotos

Misión Insight, cazadora de martemotos NASA

Resumen:

Sabíamos que en Marte hay terremotos. Martemotos, por ser más puristas. Pero nunca habíamos podido sentir uno, es decir, captarlo y medirlo sobre su superficie. Gracias a la misión InSight de la NASA tenemos la primera señal de vídeo y audio que lo ilustra. El temblor se produjo el 6 de abril y lo captó el aterrizador de la nave.



Explicamos que se oye en cada momento de la secuencia captada por InSight y cómo la NASA lo ha hecho para traducir las vibraciones en sonido. | Vídeo: M. Viciosa / NASA.

 


Este es el primer temblor registrado que parece provenir del interior del planeta, en lugar de ser causado por fuerzas sobre la superficie, como el viento. Los científicos aún están examinando los datos para determinar la causa exacta de la señal.

En el montaje se pueden escuchar tres tipos distintos de sonidos, todos ellos detectados como vibraciones del suelo por el sismómetro de la nave, llamado Experimento Sísmico para Estructura Interior (SEIS): hay ruido del viento marciano; el evento sísmico en sí; y el brazo robótico de la nave a medida que se mueve para tomar fotografías.

Este evento es el primer probable ‘martemoto’ registrado por el equipo de InSight. Se han registrado varios otros eventos sísmicos, pero son mucho más ambiguos que esta señal. El audio subraya el ruido sísmico que puede tener la superficie marciana y se produjo a partir de dos conjuntos de sensores incluidos con SEIS.

Un terremoto en estéreo

En la señal de audio estéreo, se pueden escuchar los sonidos de los sensores de banda muy amplia desde los altavoces izquierdos y los sonidos de los sensores de período corto desde los derechos. El audio de ambos conjuntos de sensores se ha amplificado en su frecuencia en un factor de 60; Las vibraciones reales en Marte no habrían sido audibles para el oído humano. Se recomienda la reproducción en auriculares o sistema de altavoces.

“Las primeras lecturas de InSight continúan con la ciencia que comenzó con las misiones Apolo de la NASA”, que ya registró sismos en nuestro satélite, dijo el investigador principal de InSight, Bruce Banerdt, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. “Hemos estado recogiendo el ruido de fondo hasta ahora, pero este primer evento inicia oficialmente un nuevo campo: ¡la sismología marciana!”

Marte, un pastel de magma y chocolate caliente

Nos hemos imaginado el interior de la Tierra (y de Marte), como una receta con chocolate fundido y láminas de manzana. Éstas serían las placas tectónicas sobre las que se asientan los continentes. Al poner la fuente con chocolate al fuego, como ocurre en el interior de la Tierra, el manto chocolateado empieza a bullir lentamente, moviendo las láminas, que pueden chocar. En Marte, el chocolate está sólido. No hay movimiento y el azúcar glasé se barre con facilidad, desapareciendo como si de la atmósfera se tratase. Eso es lo que pudo pasar al enfriarse el núcleo del planeta rojo que, sin embargo, sigue teniendo terremotos. | Vídeo: M. Viciosa y E. Moreno

 


El nuevo evento sísmico era demasiado pequeño para proporcionar datos sólidos sobre el interior marciano, que es uno de los principales objetivos de InSight. La superficie marciana es extremadamente silenciosa, lo que permite que SEIS, el sismómetro especialmente diseñado de InSight por el centro espacial francés (CNES), detecte ruidos débiles. En contraste, la superficie de la Tierra está temblando constantemente por el ruido sísmico creado por los océanos y el clima. Un evento de este tamaño en el sur de California se perdería entre docenas de pequeños crepitantes que ocurren todos los días.

El sismómetro de InSight, que el módulo de aterrizaje colocó en la superficie del planeta el 19 de diciembre de 2018, permitirá a los científicos recopilar datos similares sobre Marte. Al estudiar el interior profundo de Marte, esperan aprender cómo se formaron otros mundos rocosos, incluidos la Tierra y la Luna.