Congreso Internacional de Inteligencia Artificial

Inteligencia Artificial

Antonio Sánchez (Hidraqua): “No estamos preparados aún para competir con China y EEUU en IA”

Antonio Sánchez, director de innovación de Hidraqua

Antonio Sánchez, director de innovación de Hidraqua Hidraqua

El agua es el bien más necesario que existe en la Tierra. Nada de lo que nos rodea podría sobrevivir sin la materia madre. Pero además, el agua nos permite saber y conocer hacia dónde nos dirigimos. Por ejemplo, durante la pandemia del coronavirus ha sido un pilar fundamental para conocer la situación epidemiológica gracias a la intervención de la Inteligencia Artificial.

La tecnología, como no podía ser de otra manera, también investiga el estado del agua que permite predecir y combatir posibles anomalías que se convertirían en un verdadero problema para la población. Antonio Sánchez, director de Innovación de Hidraqua, hace un repaso a cómo influye la IA en el agua.

Pregunta.- El cambio climático, coincidiendo con la COP, vuelve a entrar en escena: ¿es posible la transición ecológica? 

Respuesta.- Esperemos que sea posible, porque nuestro futuro está en ello. En mi opinión personal, además de una transición donde cambiemos el modelo de producción energética, de materiales, del sector alimentario, necesitamos una “transformación ecológica”, donde las personas cambiemos nuestra forma de consumir, de comprar, de desplazarnos. 

Esta transición o transformación solo será posible con grandes acuerdos mundiales como la COP que se cumplan. Por ejemplo, poca gente sabe que la mayor producción de gases de efecto invernadero se produce en la fabricación de bienes como el cemento (aproximadamente un 31%) y  en desplazarnos solo un 16% (avión, barco, automóvil).

P.- Parte del cambio pasa por las energías renovables: ¿Va España por el buen camino? 

R.- No soy experto en la materia para poder opinar si España va por buen camino. Lo único que puedo opinar es que el camino para la promoción de nuevas instalaciones de energía renovable no es un camino rápido ni eficiente. Las energías renovables tienen infinidad de ventajas, pero tienen actualmente el inconveniente de que ocupan mucho más espacio físico territorial para producir la misma energía que otras fuentes más contaminantes. Una planta solar fotovoltaica, ocupa unas 500 veces más espacio para producir la misma energía que una central de combustibles fósiles o una central nuclear. En el caso de la eólica es peor porque ese ratio sube a un ratio de 5.000.

Esta ocupación del territorio por parte de estas energías renovables crea tensiones y trámites a veces inciertos que parecen interminables.

P.- ¿Hay inseguridad jurídica tras las nuevas políticas del Gobierno?

R.- Los mercados de las utilities liberalizadas (energía, gas, telecomunicaciones) son bastante complicados de legislar. Hay que tener en cuenta que esta liberalización y su control nace de una apuesta y política común de la Unión Europea, por lo que los gobiernos tienen un margen de maniobra acotado a sus competencias. Quizás, uniendo con la respuesta anterior, el problema de inseguridad jurídica en los países se produce porque haya varios niveles de legislación (europea, nacional, regional, local) que deberían coordinarse, sabiendo que todos queremos luchar contra el cambio climático lo más rápidamente posible.

P.- ¿Qué papel juega la IA en este aspecto? 

R.- Ante escenarios inciertos, la IA nos puede ayudar a ser más eficientes en el consumo de recursos y a predecir escenarios futuros, ya que el clima requiere de mucha cantidad de datos para su estudio. Un ejemplo que leí hace poco, para aquellos que son escépticos con los informes sobre el cambio climático, se hizo un estudio de todos los papeles científicos relacionados con el clima en los últimos 20 años con técnicas de inteligencia artificial de procesamiento de lenguaje natural. La conclusión es clara: la comunidad científica tiene un consenso que el calentamiento global se está produciendo y sus consecuencias son tangibles.

P.- ¿Estamos mejor preparados que EEUU o China en cuanto a liderar los proyectos de smart cities y de conectividad en las ciudades? 

R.- No, no estamos preparados. Voluntad y conocimiento tenemos, pero la inversión tanto pública como privada en estos ámbitos así como la colaboración y orientación a resultados no es la adecuada. Falta inversión en educación, en coordinación y colaboración, en escalado de empresas y en investigación aplicada.

En España en el tema de smart cities (y ahora su sucesor los Destinos Turísticos Inteligentes) hemos invertido en muchos pilotos o iniciativas cuyos resultados no han sido los adecuados debido a su orientación tecno-céntrica y de certificación de los gastos e inversiones debido a que principalmente el dinero provenía de fondos estructurales europeos. Muchas veces hemos oído que el ciudadano debe estar en el centro de las ciudades inteligentes pero poca gente puede haberlo conseguido porque el ciudadano no sabe qué es una Smart City ya que este término no está dentro del sistema educativo, por ejemplo.

P.- Hablemos de un bien tan escaso como el agua: ¿se podrían evitar sequías a través de nuevos mecanismos, construcciones o introducción de inteligencia artificial?

R.- Objetivos tan ambiciosos como evitar las sequías son complicados. La inteligencia artificial nos ayuda por ejemplo a nosotros, desde hace unos años, a realizar una previsión de la demanda de agua (cuánta agua vamos a consumir con dos años de antelación), y en base a esta previsión podemos estudiar qué fuentes de suministro de agua serían necesarias.

En cuanto a conducciones, desde hace también unos años disponemos de una serie de sistemas inteligentes de renovación de conducciones, donde mediante procesos de inteligencia artificial determinamos cuál será la vida útil de una conducción en el tiempo, y en base a esa esperanza de vida podemos realizar una política proactiva de renovación de conducciones antes de sufrir un fallo estructural que provoquen la interrupción grave del servicio (dejar sin agua a los ciudadanos por ejemplo).

P.- Se habla de que en unas décadas se desatará la guerra del agua: ¿qué hay de cierto en eso?

R.- No me gusta hacer este tipo de predicciones catastrofistas para hacer que la gente se fije en un tema en concreto de forma negativa. El agua es un recurso que debemos cuidar y ser conscientes que su uso debe ser realizado en base a criterios técnicos y de necesidad. 

P.- ¿Cómo ayuda la inteligencia artificial a vuestro negocio?

R.- Ya he puesto algunos ejemplos en una respuesta anterior. En nuestro negocio en el cual disponemos de gran cantidad de datos y de instalaciones físicas la inteligencia artificial es fundamental para asegurar que la calidad de servicio mejora cada día, consumiendo cada día menos agua mediante la política activa de renovación de conducciones para que no se pierda ni una gota de agua, o por ejemplo el estudio de la producción de energía renovable para el autoconsumo de la energía de nuestras instalaciones.

P.- ¿Cuántas pistas ha podido dar la IA respecto al coronavirus en un elemento tan importante como el agua?

R.- Desde el primer momento de la pandemia de COVID-19, nos enfocamos  en el desarrollo de soluciones que pudieran, de alguna forma, prevenir o mitigar su enorme impacto. En marzo de 2020, ante los primeros indicios científicos que apuntaban a la presencia de material genético del SARS-CoV2 en las aguas residuales, se lanzó de forma urgente un proyecto de innovación para analizar, junto con socios nacionales e internacionales, la posibilidad de desarrollar un sistema de alerta temprana y monitorización de la incidencia del virus a través del control de aguas residuales. 

Fruto de este esfuerzo, en el que participaron expertos de muy diferentes ámbitos, fue el desarrollo en tiempo récord de una solución operativa para el seguimiento de la pandemia mediante el muestreo del virus en el agua del alcantarillado y depuradoras llamada COVID-19 CITY SENTINEL.

Este sistema ha estado y sigue en funcionamiento en multitud de ciudad del mundo que ha permitido a las autoridades locales y sanitarias disponer de unos indicadores adelantados de la situación del virus en la sociedad, ya que el resto de indicadores como la incidencia acumulada requieren de un mayor tiempo para su cálculo.

P.- Las smart cities empiezan a ser una realidad: ¿cómo puede gestionar la IA una ciudad o un edificio desde la electricidad hasta el agua?

R.- Al final la inteligencia artificial actual (la futura quizás no lo requiera) necesita de muchos datos para poder “aprender” y así producir los resultados de sus predicciones y actuaciones. Si disponemos de datos, y con los algoritmos adecuados, podremos hacer un uso más eficiente de los recursos. En nuestro caso del agua, si disponemos del consumo del agua mediante sistemas de lectura a distancia del contador (lo que llamamos en el sector la “telelectura”), podemos hacer una gestión proactiva donde informamos al ciudadano o empresario una posible fuga de agua en sus instalaciones. También hemos trabajado durante la pandemia en sistemas de inteligencia artificial que han realizado predicciones de la evolución de la economía por barrios de las ciudades en base al consumo de agua por sectores de actividad. El agua es un indicador de la economía porque es necesaria en todos los sectores, desde el primario hasta el sector de servicios.

Congreso de Inteligencia Artificial

El Independiente organiza por cuarto año consecutivo la edición 2021 del Congreso Internacional de Inteligencia Artificial que tendrá lugar el próximo viernes 26 de noviembre en Alicante, en esta ocasión en la sede de Distrito Digital Comunitat Valenciana. Como en años anteriores, este Congreso Internacional ha sido posible gracias al impulso de organismos como Suma Gestión Tributaria, de la Diputación de Alicante, y Distrito Digital de la Generalitat valenciana; además, participan empresas como Telefónica, Banco Sabadell, Huawei e Hidraqua, entre otras.

Tras un período marcado por la pandemia del coronavirus, y que fue el tema a tratar durante el evento del año anterior, durante esta edición las mesas y los expertos que estarán presentes en el congreso debatirán sobre el papel que juega la Unión Europea en la Inteligencia Artificial.

Te puede interesar

Comentar ()