Medio Ambiente Día Mundial del Medio Ambiente

Aitor Sánchez: "El mensaje público de reducir el consumo de carne llega tarde"

El nutricionista publica 'Tu dieta puede salvar el planeta', donde recoge la influencia de la alimentación en el cambio climático y propone consejos para empezar a cambiarla pensando, además de la salud, en la sostenibilidad.

Una mujer observa los alimentos que quedan en los refrigeradores de carne de un supermercado un día marcado por colas de gente deseosas de hacer acopio de alimentos y otros productos debido al avance del coronavirus.

Una mujer observa los alimentos que quedan en los refrigeradores de carne de un supermercado un día marcado por colas de gente deseosas de hacer acopio de alimentos y otros productos debido al avance del coronavirus. EUROPA PRESS

El plan España 2050 del Gobierno de Pedro Sánchez incluía en sus objetivos una reducción del consumo de carne. El mensaje levantó ampollas. Desde la oposición y también desde las patronales de alimentación, que tildaron de «contenido anti-ganadería» el objetivo público. Sin embargo, para el nutricionsita y tecnólogo de alimentos Aitor Sánchez este mensaje «llega tarde» y recuerda que «Portugal ya lo ha hecho, Holanda, Canadá, Australia o Estados Unidos ya lo han acometido. Esto no es un objetivo 2050, es un objetivo 2020 y se necesitan mensajes más contundentes».

Sánchez acaba de publicar Tu dieta puede salvar el planeta (Paidós), donde plantea que «la carne tiene un coste medioambiental inasumible para consumir carne a diario como lo hacemos». El autor propone consejos para mejorar la sostenibilidad de nuestra dieta aunque cree que «un tema tan trasversal tiene que recibir el empuje desde todos los ámbitos. Se puede legislar, como lo ha hecho Portugal, que en todos los lugares públicos debe haber una opción vegetariana. Pero también hacer campañas que desincentiven el consumo de carne, porque nuestro país nunca se ha mojado con eso».

Aitor Sánchez, autor de ‘Tu dieta puede salvar el planeta’. / Beatriz Tafaner

Además de la carne, los productos de origen animal, subraya Sánchez, son los que más impacto tienen en el cambio climático. «Son los lácteos, los huevos, el pescado… que aunque no produce tantas emisiones tiene un gran impacto en el ecosistema por la pesca masiva, el modelo de grandes caladeros donde se agotan las especies a las que no se les respetan los ciclos naturales para que se regeneren».

También otros productos que no tienen tantas emisiones tienen un alto coste ambiental, «por la deforestación o destrucción de selvas tropicales, como el aceite de palma o los monocultivos de soja en Argentina que sirven de pienso para ganado». En este sentido, Sánchez critica que «España importa 90% del pienso de soja y es de los pocos países de Europa que no demanda nada de soja sostenible».

Conocer qué productos son más o menos sostenibles puede no resultar siempre fácil, pero Sánchez subraya que «lo saludable y lo sostenible son coincidentes en un 99%. Las recomendaciones se solapan, reducir el consumo de alimentos de origen animal, enfatizar el consumo de proteína vegetal o recomendar productos de temporada implica, al final, productos frescos de cercanía».

Mientras algunos ven los insectos como un alimento de futuro por su cantidad de proteínas, Sánchez los ve como «una anécdota». «La alternativa proteica ya existe, es la legumbre. Y es más sostenible que los insectos. Los garbanzos o las lentejas no implican una barrera cultural y además hacen secuestro de carbono como planta, que no hacen los insectos. No hace falta reinventar la rueda».

En su libro, el nutricionista propone empezar por sustituir parte de la proteína animal por proteína vegetal, comprar esos productos de temporada, evitar el desperdicio alimentario y tratar de reducir los envases.

Sánchez lanza un contundente mensaje si no hay un cambio en el modelo de producción de los alimentos: «¿A qué nos exponemos? Ns acercaremos a la destrucción del planeta y del ser humano… es más que obvio. Nos alejamos de los objetivos de «hambre 0″ y a una crisis migratoria para la qye no estamos preparados para ella. Esto es uno de los mayores amenazas que tenemos como sociedad».

Sánchez habla de la crisis migratoria que va a provocar el cambio climático «por la reducción de lugares de cultivo o la destrucción de ecosistemas. Cuando el clima se vuelve impredecible y no salen adelante las cosechas, la gente tiene que emigrar. Y si en Europa no somos capaces de gestionar la migración que genera un conflicto localizado como el de Siria, imagina cuando sea tan global como lo que va a provocar el cambio climático».

En este Día Mundial del Medio Ambiente es importante recordar que el futuro del planeta está en nuestras manos y que, incide Sánchez, la alimentación genera casi el 26% de todas las emisiones. «Si no la cambiamos, es poco probable cambiar el futuro del planeta”, concluye.

Comentar ()