La Agencia Federal del Medicamento de Estados Unidos (DFA, por sus siglas en inglés) ha aprobado con carácter de emergencia la administración de la vacuna contra el Covid-19 que desarrollada por Pfizer y BioNTech. Se espera que las primeras vacunas se administren a partir de este mismo lunes en algunas zonas del país, para que en las próximas semanas haya 50 millones de personas vacunadas, es decir, alrededor del 15% de la población.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha calificado el anuncio de «una noticia realmente buena» y de «milagro médico». «Queremos que nuestros ancianos y los trabajadores de salud y emergencias sean los primeros. Eso reducirá rápida y dramáticamente las muertes y hospitalizaciones», ha dicho el mandatario republicano, que ha añadido que las vacunas de Pfizer son «muy seguras».

«La autorización de la FDA para el uso de emergencia de la primera vacuna Covid-19 es un hito importante en la lucha contra esta devastadora pandemia que ha afectado a tantas familias en los Estados Unidos y en todo el mundo», ha señalado el comisionado de la FDA, Stephen Hahn. De esta forma, Estados Unidos se une a un club de seis países que ya cuenta con un ‘antídoto’ contra el coronavirus, formado por Reino Unido, Canadá , Baréin, Arabia Saudí y México.

«El trabajo incansable para desarrollar una nueva vacuna para prevenir esta enfermedad novedosa, grave y potencialmente mortal en un plazo acelerado después de su aparición es un verdadero testimonio de la innovación científica y la colaboración público-privada en todo el mundo», ha expresado Hahn. A partir de ahora, se desarrollará un complicado proceso de distribución de dosis del fármaco, para hacer llegar las primeras dosis del fármaco a través de aerolíneas, personal militar, hospitales y cadenas de farmacias para hacer llegar a su destino unos tres millones en la primera semana.