Unos 6,5 millones de venezolanos han dicho sí a la celebración de elecciones libres, justas y verficables en la consulta popular convocada por la Asamblea Nacional vigente, presidida por Juan Guaidó, con el 87,44% escrutado. Han denunciado a su vez la usurpación del poder por parte de Nicolás Maduro. A Guaidó reconocen como presidente encargado de Venezuela unos 60 países, entre ellos España.

De los 6,466 millones, lo han hecho de forma presencial en Venezuela 3,2 millones, 844.728 en el exterior también de manera presencial, y de forma virtual 2,4 millones.

El régimen chavista convocó unas elecciones legislativas el 6 de diciembre en las que participó poco más del 30% del censo, según datos oficiales. A favor del chavismo votaron unos cinco millones de venezolanos. Hace cinco años la participación fue de unos 14 millones y fue cuando la oposición ganó la mayoría de los escaños de la Asamblea Nacional.

En su cuenta de Twitter, el presidente encargado, Juan Guaidó, se felicitó por la participación en la consulta organizada por la oposición al régimen chavista. «¡Venezuela alzó la voz! La participación del día de hoy se transforma en compromiso y la respuesta masiva en esperanza», ha escrito Guaidó.

En una comparecencia previa, Guaidó dijo: «La consulta cumplió los objetivos que planteamos hasta los momentos, movilizar a Venezuela, desafiar a la dictadura,  la organización, la vinculación de la sociedad civil, gremios, unión con los partidos, el acompañamiento de la comunidad internacional que vio el rechazo al fraude del 6 de diciembre. Sí había duda con respecto a ese rechazo, hoy queda aclarado, consulta mata fraude, democracia mata dictadura».

El comité organizador de la consulta popular informó de que se habían dado incidentes violentos en 13 estados del país, entre ellos en Zulia, donde colectivos armados se apoderaron de varias cajas con papeletas de votación.

En la consulta se han planteado tres preguntas: en la primera se cuestionaba a los venezolanos si rechazaban o no la convocatoria realizada por el régimen chavista el 6 de diciembre, en la que los chavistas se hicieron con el control de la Asamblea Nacional. La mayoría de la oposición pidió la abstención. También se preguntaba si estaban de acuerdo con «el fin de la usurpación de Nicolás Maduro en la Presidencia y la celebración de nuevos comicios».

La consulta consistió en tres preguntas. En la primera de ellas se cuestionó a los ciudadanos si rechazan o no los comicios legislativos del pasado 6 de diciembre, en el que el chavismo se hizo con el 91% de los diputados de la Asamblea Nacional gracias a que la gran mayoría de la oposición decidió no acudir a los mismos.

Además, se preguntó si los ciudadanos exigen el “final de la usurpación de Nicolás Maduro en la presidencia y nuevos comicios”. La tercera cuestión hacía referencia a si se apoya que se realicen las gestiones necesarias con la comunidad internacional para atajar la crisis humanitaria y reactivar la cooperación internacional.

Leopoldo López en Bogotá

El opositor venezolano Leopoldo López, que se ha establecido en Madrid con su familia, está desde el miércoles 9 de diciembre a Colombia, donde se ha encontrado con la gran comunidad venezolana en el exilio. Votó, de hecho, en la plaza Simón Bolívar en Bogotá.

«La causa de Venezuela no es una causa ideológica, no es una causa de la derecha o de la izquierda, no es una causa de algún sector político, es la causa de todos los que crean en la libertad y en la democracia en el mundo entero», reitera allá donde va Leopoldo López, fundador de Voluntad Popular, el mismo partido de Juan Guaidó.

En Venezuela se abre un periodo de incertidumbre después de la convocatoria chavista y esta consulta popular opositora. La Unión Europea no ha reconocido los resultados de las elecciones legislativas del 6 de diciembre. La nueva Asamblea Nacional dominada por el chavismo iniciará su mandato el 5 de enero.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, no ha aclarado aún si Juan Guaidó sigue siendo reconocido como presidente encargado a partir del 5 de enero. La oposición deja a partir de esa fecha de ser la fuerza mayoritaria en la Asamblea Nacional, la única institución considerada legítima hasta ahora. Pero la alternativa aún no está clara al terminar su mandato oficialmente porque son mandatos de cinco años, aunque se consideren ilegítimas las legislativas convocadas por Maduro.

En la oposición no hay un mensaje único, como ha quedado claro con las últimas declaraciones de Henrique Capriles a la BBC. Quien fuera candidato presidencial frente a Maduro en 2013 ha dicho que «el peor escenario para la oposición es mantener el statu quo que tenemos ahora. Abrimos la puerta para que Maduro diga que le va a dar continuidad a su gobierno sin hacer una elección». Según Capriles, los venezolanos están hartos de la situación. Ha sido tajante: «La oposición hoy no tienen un líder, no hay liderazgo».