Internacional

General invierno, General gas y General petróleo

Un empleado de la fiscalía ucraniana revisa restos de armamento ruso en Járkov. EFE

Que las cosas no le están saliendo a Putin como le gustaría ha ido quedando bastante claro a lo largo de los últimos nueve meses. Ucrania no fue el Afganistán oficialista ante los talibanes, un cóctel explosivo de corrupción, hibris, racismo e incapacidad de leer las advertencias geopolíticas le ha acabado explotando al Kremlin en la cara.

Con el año llegando a su final, la última carta que le queda en la manga a las autoridades rusas es la de la materia prima indispensable para la marcha de Occidente, la que ha servido para chantajear a la locomotora de Europa y para comprar las voluntades del partido Socialdemócrata alemán y al genio político de la Sra. Merkel con la CDU detrás, la del gas y del petróleo.

Rusia está copiando los errores de los rebeldes confederados en la Guerra Civil de EEUU y de la OPEC

Como casi nada en la historia es nuevo, Rusia está copiando los errores de los rebeldes confederados en la Guerra Civil de EEUU y de la OPEC tras la Guerra de Yom Kippur/Octubre, por su nombre israelí y árabe respectivamente.

Los rebeldes confederados partieron de la idea de que, si la marcha sobre Washington D.C. fracasaba, su mejor baza era el “General Algodón”, estaban absolutamente convencidos de que sin el algodón sureño, cruelmente recogido a mano por esclavos, técnica que consideraban superior a las máquinas norteñas, Reino Unido y Francia iban a caer en la barbarie.

Y los empresarios del algodón de Manchester y Lyon presionaron a sus gobiernos, vaya que si presionaron, Reino Unido estuvo cerca de considerar a los Estados Confederados de América como beligerantes y Francia, conjuntamente con España, lanzó una expedición contra México.

Pero al final el bloqueo unionista hizo efecto y el mundo acabó descubriendo el algodón egipcio y el chantaje del Sr. Davis y de sus empresarios esclavistas y racistas acabó cayendo en saco roto. Occidente no fue presa de la barbarie y la vida siguió su curso, mientras que los ECA cayeron prácticamente en el cubo de basura de la historia.

El ejemplo de 1973 es a la vez más complejo, actual y está más presente en la memoria colectiva de mucha gente que lo vivió. Tras un ataque sorpresa sobre Israel, la coalición Egipto-Siria fue llevada a la mesa de negociaciones por un masivo aporte armamentístico de EEUU a Israel. Por la parte que nos importa, la OPEC, con su elemento árabe a la cabeza, decidió reducir el flujo de combustible a Occidente como muestra de solidaridad con la coalición.

Los efectos fueron bastante duros, pero la crisis económica del 73 acabó agudizando el ingenio de OC y su inversión en I+D. Al final, paradójicamente a quien acabó haciendo más daño fue al Sur Global, pero sus lamentos no llegaban a oídos de las monarquías del Golfo ¿Parecía que OC estaba perdido? ¿Se había cortado su principal flujo sanguíneo a una sociedad aún más dependiente del petróleo que la nuestra? ¿Se habían cortado casi todos los flujos globales? Efectivamente, pero OC se resistió a colapsar.

El gas y petróleo ruso es barato y ha corrompido las almas de gran parte de la clase política alemana

Casi 50 años después, el Kremlin piensa que el mundo depende de su gas y de su petróleo. Efectivamente, su gas y su petróleo es barato y ha corrompido las almas de gran parte de la clase política alemana, pero ni Europa es Alemania ni el mañana ha muerto. Gran parte de los Estados de la UE, España por cuestiones aparentemente inexplicables de sus relaciones con Marruecos es un caso aparte, han hecho un gran esfuerzo por diversificar sus suministradores.

Como ejemplo de lo anterior, por las tuberías italianas, anterior Estado muy expuesto a la influencia del Kremlin y a su gas, corren el gas natural de 10 Estados, cosa impensable antes del 24-F. La alternativa licuada traída desde EEUU se prepara en las decenas de plantas españolas y se envía al corazón de Europa. Rusia puede jugar a todos los juegos que quiera con las inmorales monarquías del Golfo, pero en estos momentos está más cerca de ser el delirante sueño del Sr. Davis, presidente de los Estados Confederados de América, que ya nadie recuerda, que de ser el poderoso frente común de la OPEC.

Además, como ocurre a menudo en la cabeza de Vladimir Putin y de sus asesores, y debido a una acuciante falta de relevo generacional, en parte no les culpo, el mundo de hoy no es el de hace 50 años. Efectivamente, han conseguido la desnuclearización de Alemania y se pueden colgar una medalla por ello, pero Francia es prácticamente autónoma en producción de electricidad.

A todo ello el Kremlin responde que venderá a China y a India. Muy bien, que vendan ¿Tienen los geseoductos construidos? ¿China e India pagan en euros y dólares? ¿Pagan a tiempo? ¿Son chantajeables como lo fue, vergonzosamente, Alemania? ¿Pueden ser ninguneados y tratados como socios menores por parte de Rusia? ¿Tienen la presión de tener que ganar una guerra de anexión para que no colapsen sus gobiernos?

En el núcleo del argumento el Kremlin tiene razón, somos una sociedad dependiente del gas natural y del petróleo, pero se equivoca en su desarrollo fundamental, en primer lugar porque lo que ofrece Rusia no es único, y el giro de 180 grados de EEUU con Venezuela, por ejemplo es buena muestra de ello y en segundo lugar porque a pesar de ser enormemente dependientes de estas energías, lo somos bastante menos que la generación de nuestros padres y abuelos.

¿Puede Occidente sobrevivir a medio y largo plazo sin estos recursos? Mentiría si dijese que conozco la respuesta, pero la pregunta que intenta colar el Kremlin está muy mal formulada, lo correcto es preguntar ¿Puede OC sobrevivir a corto plazo sin lo que Rusia puede ofrecerle? La respuesta es un rotundo sí.

Quizás es hora de que la plana mayor del ejército ruso se jubile.


Victor Vasilescu es licenciado en Derecho y Ciencias Políticas, máster en Relaciones Internacionales-Estudios Africanos.

Te puede interesar

Comentar ()