Las declaraciones de Óscar Puente, alcalde de Valladolid y miembro del PSOE, sobre el caso venezolano han dejado perplejos a muchos de los que entendemos que el país suramericano clama por más atención internacional. Hay una parte de la intervención de Puente que se corresponde con la realidad y es cuando dice que él no es un catedrático sobre Venezuela. En aclaratorias posteriores el alcalde de Valladolid reafirma, en un estilo muy parecido al de Pablo Iglesias, que los medios españoles exponen en exceso la situación de Venezuela.

No se qué quiere decir. Estamos hablando de un Estado fallido que amenaza gravemente la situación geopolítica del Caribe, la región Andina y la cuenca Amazónica. Puente sugiere que Nicolás Maduro no es el único responsable de lo que pasa en Venezuela. Parece desconocer que el dictador venezolano ha creado de manera ilegal una Asamblea Constituyente con la que ha adquirido supra poderes que le permite gobernar por encima de la constitución que el mismísimo Chávez promovió en 1999.

En otras palabras, al pueblo venezolano se le ha usurpado el poder constituyente que le consagra la Constitución y se ha puesto al servicio de una clase gobernante que algunos desaprensivos y mal informados consideran políticos. La triste realidad de Venezuela es que el Estado está en manos de un cártel criminal con distintas ramificaciones que es una muy seria amenaza a la paz internacional.

El Maduro no único culpable de Puente es responsable de más de 100.000 asesinatos desde que asumió la Presidencia. Lo más grave es que 96% de esos homicidios ocurridos desde 2013 permanecen impunes. Se ha fomentado el crimen como mecanismo de control social y hoy en día las bandas armadas que funcionan en Venezuela están mucho mejor equipadas que la policía o la guardia nacional.

Se ha fomentado el crimen como mecanismo de control y hoy las bandas están mejor equipadas que la guardia nacional»

Seguramente el señor Puente no sabe que dos sobrinos de la pareja presidencial esperan por que se les dicte condena en Estados Unidos por el delito de narcotráfico. Estos jóvenes, uno de ellos criado por los Maduro, usaban la infraestructura del Estado para comercializar cocaína. Prueba de ello es que fueron capturados en Haití a donde llegaron en un lujoso avión privado piloteado por un militar de la casa presidencial. Ninguna investigación se ha adelantado en Venezuela sobre las peripecias de estos señores.

Es público y notorio la existencia de una asociación de la droga que funciona en Venezuela conocido como el Cártel del Sol, la misma  cuenta con la participación activa de generales y otros oficiales de las fuerzas armadas y es dirigido por diputados del partido de gobierno a la Asamblea Nacional. En resumen señor Puente, el gobierno venezolano está en manos de un cartel criminal con ramificaciones en distintas partes del mundo.

¿Cuál es el espacio de negociación con quienes persiguen a gobernadores y alcaldes opositores para encarcelarlos?»

Tan instruido como seguramente es el señor Puente, nos dirá como se negocia con un grupo delictivo que ha secuestrado el pueblo venezolano. ¿Cuál es el espacio de negociación con unos individuos que persiguen a gobernadores y alcaldes opositores y los encarcelan? ¿Cómo se dialoga con unos criminales que se hacen del poder ilegalmente y destituyen a la fiscal general del país y ordena el encarcelamiento de su esposo que es diputado de la Asamblea Nacional por el partido de gobierno?

Le sugiero al señor Puente leer la carta de Zapatero en los que resume sus frustrados intentos mediadores. En la misma el ex presidente español responsabiliza a Maduro de que no se pudiera avanzar en el proceso de negociación. Y no pudo señor Puente porque quienes gobiernan en Venezuela no tienen intención alguna de entregar el poder porque se saben reos de la justicia internacional por tráfico de drogas, armas y seres humanos así como de violación de derechos humanos.

Como si todo esto fuese poco señor Puente, en Venezuela mueren niños y madres en el proceso de parto por la inexistente dotación de la red hospitalaria del país, la desnutrición infantil se ha convertido en un problema crónico. Otra tragedia viven los enfermos renales o diabéticos ante un gobierno incapaz de garantizar los insumos y procedimientos para su tratamiento. En la Venezuela actual el cáncer es mortal así se diagnostique a tiempo porque no hay manera de tratarlo para un ciudadano común y corriente.

En la Venezuela actual el cáncer es mortal aunque se diagnostique a tiempo porque no hay manera de tratarlo»

A lo mejor señor Puente, usted no sabe que el gobierno prefiere pagar puntualmente sus deudas con los capitales nacionales e internacionales que refinanciar esos compromisos para cumplir con la importación de alimentos, medicinas y todos los bienes que el venezolano requiere.

Seguramente no sabe señor Puente que en Venezuela es ilegal la compra venta de monedas internacionales. Una manera de garantizar que las mafias asociadas al gobierno se sigan enriqueciendo en desmedro de la calidad de vida de los venezolanos. Por cierto, la peor calidad de vida de todo el continente americano incluyendo países muy pobres como Nicaragua y Haití.

Señor Puente, el venezolano de a pie no tiene a quien recurrir ante los atropellos cada vez más frecuentes de una dictadura que se ha encargado de violar todo derecho humano existente. No hay defensor del pueblo, no hay una Fiscalía independiente, no hay jueces que no obedezcan perrunamente al partido de gobierno.

No le importa al señor Puente que en Venezuela haya españoles presos por falsas imputaciones de una dictadura que ha hecho del crimen su forma de actuar.

Estoy seguro, señor Puente, que no se puede esperar de un político de alcance local como usted que sea ducho en materia internacional. Al respecto me permito recomendarle que en una futura oportunidad se excuse por no tener suficiente información como para dar una opinión con respecto a una materia que, como en este caso, está fuera de su área de competencia.

Para finalizar, señor Puente, Venezuela clama para contar con la atención internacional. Una intervención de carácter humanitario es urgente. Mientras las burocracias internacionales se dan por entendidas, cientos de vida se pierden por muchos factores que la dictadura venezolana no quiere o no puede resolver.

Desde esta humilde tribuna mi agradecimiento a los medios y a la opinión pública española que ha hecho del caso venezolano un asunto doméstico del cual conocen y hablan con propiedad. Ojalá los políticos noten este interés de los españoles en el caso venezolano y actúen en consecuencia.

 

José Vicente Carrasquero A. es profesor de Ciencia Política en la Universidad Simón Bolívar y consultor.

@botellazo