Llega la recta final de la campaña hacia las primarias del PSOE y los candidatos afinan estrategias. Mientras Pedro Sánchez y Susana Díaz intensifican su agenda, la candidatura de Patxi López sufre sus primeras grietas. Durante una reunión este jueves en Madrid con coordinadores territoriales para organizar la recogida de avales han surgido las primeras voces críticas.

Un sector de la candidatura reclama que López abandone una neutralidad que considera insostenible en cuestiones como las grabaciones realizadas a Miguel Ángel Heredia, hombre de Susana Díaz en el Congreso y secretario del grupo parlamentario.

El también secretario general del PSOE de Málaga ofreció una charla el 20 de noviembre ante unos 30 militantes de Juventudes Socialistas que fue grabada. El Mundo ha publicado esa conversación, en la que Heredia asegura que el grupo parlamentario «está endiablado»; aboga por «disolver el PSC» y constituir el PSOE de Cataluña; asegura que el secretario general de Comisiones Obreras le había advertido de un pacto de Pedro Sánchez con los separatistas, extremo que el propio Ignacio Fernández-Toxo ha desmentido. También llama «hijaputa» a su compañera de escaño Margarita Robles.

López ha aceptado todas las condiciones de la Gestora y guarda silencio sobre Heredia

Mientras la candidatura de Pedro Sánchez ha pedido por carta a la Gestora y al portavoz parlamentario la dimisión de Heredia como secretario del grupo, la de López guarda silencio. También lo hace en cuestiones como el uso de los recursos de la Junta de Andalucía en su campaña como candidata de Susana Díaz, como ha denunciado la oposición en la comunidad.

Un sector de la candidatura patxista no entiende esa tibieza y reclama dureza contra la Gestora y la baronesa andaluza. «Andalucía es el grueso de la militancia», advierten, para exigir un giro en el discurso del candidato. Consideran, además, que esa neutralidad contribuye a la tesis -difundida por los sanchistas- de que la opción López sólo sirve para beneficiar a la presidenta andaluza, dividiendo el voto de los críticos con la Gestora.

El PSOE-A no obstaculizará la recogida de avales para el ex lehendakari

También el susanismo defiende esa idea, consciente de que el ex lehendakari restará más votos a Sánchez que a la candidata sevillana. Por ese motivo, en el PSOE andaluz se cuida a la candidatura de López y no pondrá ningún obstáculo a que consiga los avales necesarios para competir.

En este sentido, entre los propios seguidores de López empieza a calar la tesis sanchista de que el núcleo duro de ex lehendakari -capitaneado por el ex número 2 de Pedro Sánchez, César Luena- persigue más un pacto con Susana Díaz tras las primarias que competir realmente por la Secretaría General. El objetivo sería alcanzar más del 10% de los votos como pasaporte a su integración en la cúpula del PSOE el día después. Por ese motivo, no podrían entrar en la agresión directa a Susana Díaz.

Hasta ahora, el equipo de López ha aceptado sin rechistar todas las condiciones de la Gestora, incluida la retirada de su crowdfunding; la reducción del censo de militantes del PSC y obstáculos como la prohibición de los avales telemáticos. Su equipo explica esta postura en que esa neutralidad beneficia a la imagen de Patxi López como candidato de la concordia y de la unidad. «La Gestora le está haciendo el trabajo sucio a Susana Díaz. No debemos entrar en esa confrontación», defienden.

Por su parte, el candidato ha restado importancia al apoyo de los aparatos y barones que recibe Díaz este jueves en el encuentro que ha mantenido con la militancia en la sede del PSOE de Talavera de la Reina (Toledo). Según López, serán serán los militantes los que deban elegir entre los tres candidatos a las primarias, «sin que nadie les coaccione ni les oriente».

Pide integración el día después

López ha reconocido que son más visuales otro tipo de campañas «de grandes mítines», pero ha reiterado la importancia del contacto directo con la militancia que él está realizando para «conocer de verdad lo que están pensando y quieren». «Lo está claro es que la militancia no quiere un partido roto, ni dimisiones, como tampoco llegar a un choque de trenes», ha asegurado.

Sobre la posible integración de candidaturas, López se ha referido al día después de las primarias en el que se deben «integrar sensibilidades, propuestas, modelos, compañeros y compañeras». «No nos podemos permitir el lujo de seguir enfrentándonos los socialistas, cuando lo que debemos hacer es recuperar a un PSOE fuerte y referente de los progresistas de este país», ha señalado.