La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha fijado para el próximo 13 de junio el Pleno en el que se debatirá la moción de censura contra Mariano Rajoy, impulsada por Unidos Podemos y en la que líder del partido morado, Pablo Iglesias, se presenta como candidato a la Presidencia del Gobierno.

Así lo ha anunciado Pastor tras consultar a los portavoces parlamentarios, a los que también ha informado de que este mismo martes la Mesa de Congreso ha admitido a trámite la iniciativa de Unidos Podemos. Hay un plazo de dos días -hasta las 20 horas del próximo jueves- para que otros grupos presenten mociones alternativas.

Se da la circunstancia de que el líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha ofrecido al nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez, retirar su moción si los socialistas presentan la suya a través de un «programa alternativo conjunto» para sacar al PP del Ejecutivo.

La moción de censura de Podemos es la tercera que se celebra desde la llegada de la democracia

Pastor no ha querido adelantar cuánto podrá durar ese debate, si uno o dos días, ya que dependerá de si presentan mociones alternativas y del tiempo que empleen los diferentes portavoces para defender sus posiciones. La moción de censura y la cuestión de confianza son procedimientos recogidos en la Constitución que ponen de manifiesto la ruptura de la relación de confianza existente entre el Ejecutivo y la Cámara.

Recogida en los artículos 113 y 114.2 de la Constitución y en los artículos 175 a 179 del Reglamento del Congreso, debe estar firmada por al menos una décima parte del Congreso -35 diputados- y no sólo censura al presidente vigente, sino que obliga además a proponer un candidato alternativo para la Presidencia del Gobierno.

En su apartado 4, el artículo 113 establece que en el caso de que la moción de censura no fuera aprobada por el Congreso, sus firmantes no podrán presentar otra durante el mismo periodo de sesiones para evitar abusos. Por su parte, el artículo 177 y siguientes del Reglamento del Congreso establecen el formato del debate, que se iniciará por la defensa de la moción de censura sin limitación de tiempo por parte de uno de los diputados firmantes de la misma.

A continuación, y también sin limitación de tiempo, podrá intervenir el candidato a presidente del Gobierno a efectos de exponer el programa político del Ejecutivo que pretende formar. Después de una interrupción decretada por la Presidencia podrá intervenir un representante de cada uno de los grupos parlamentarios de la Cámara por tiempo de treinta minutos, además de un turno de réplica de otros diez minutos. Por lo pronto, lo que es seguro es que el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, no participará en el debate sobre la moción para evitar el cara a cara con Iglesias.

En el caso de que se presente a la vez más de una moción de censura, se podrá acordar el debate conjunto aunque se votarán por separado, siguiendo el orden de su presentación. La aprobación de una moción de censura requerirá, en todo caso, el voto favorable de la mayoría absoluta de los miembros del Congreso de los Diputados, esto es 176 votos. Si el Congreso aprueba una moción de censura, el Gobierno deberá presentar su dimisión al Rey y el candidato votado en la moción se entenderá investido de la confianza de la Cámara, según el artículo 114.2 de la Constitución. A continuación, el Rey le nombrará presidente del Gobierno.

La moción de censura de Podemos es la tercera que se celebra desde la llegada de la democracia, que ha vivido otras dos contra Adolfo Suárez en 1980 y Felipe González, en 1987, aunque ninguna con éxito.

Podemos: «Tienen secuestrado el parlamento»

La fecha fijada por la presidenta del Congreso no ha satisfecho a Podemos, que ha calificado la decisión de «cacicada del PP». Así lo ha expresado el secretario de Organización del partido, Pablo Echenique, en un mensaje enviado a través de su cuenta de Twitter. «Nueva cacicada del PP. Ana Pastor se va de gira a Latinoamérica y pone la moción de censura el 13 de junio. Tienen secuestrado el parlamento», rezaba el tuit.

En el mismo sentido se pronunciaba su portavoz parlamentaria y número dos del partido, Irene Montero. «Lo urgente para España no lo es para el PP ni para la presidenta del Congreso. Secuestran el parlamento».

La vicepresidenta cuarta de la Mesa del Congreso, Gloria Elizo (Podemos), ha acusado a la presidenta de la Cámara de retrasar el debate de la moción de censura de su grupo contra el Gobierno de Mariano Rajoy por «razones políticas». «Creo que sí, si no hay razones reglamentarias o jurídicas sólo puede haber razones políticas», ha dicho Elizo a los medios de comunicación en el Congreso.

Podemos acusa a Pastor de «anteponer razones políticas a las jurídicas»

Elizo ha recordado que en las dos anteriores mociones de censura el plazo transcurrido desde su presentación hasta su debate fue de tres y seis días, y ha considerado que una «herramienta parlamentaria absolutamente urgente y excepcional» merece no ser retrasada varias semanas, pese a que Unidos Podemos tardó más de tres semanas desde que anunció la iniciativa hasta que la presentó formalmente.

La secretaria de Acción Institucional de Podemos ha señalado que están acostumbrados a que la Mesa «anteponga las razones políticas a las jurídicas», y se ha quejado también de que Pastor no haya comunicado a su grupo, ni a su portavoz o su candidato la fecha del debate antes de anunciarla. Asimismo, se ha mostrado «defraudada» por la decisión de Pastor porque «diferir varias semanas» el debate supone en su opinión «devaluar la capacidad de la oposición parlamentaria de control al Gobierno», anteponiendo «razones políticas» que no es el criterio que debería ser el «normal y razonable» de una institución como la Mesa del Congreso.

Rivera: «Iglesias no es un candidato presidenciable»

El presidente de Ciudadanos no se ha pronunciado sobre la fecha del debate de la moción de censura, pero sí sobre los autores de ésta, Podemos. Albert Rivera ha insistido en que una moción de censura es un instrumento extraordinario que, de llevarse a cabo, debe ser «constructiva» y, a su juicio, no es el caso de la presentada por Unidos Podemos. Tampoco el candidato a la Presidencia, Pablo Iglesias, es el adecuado para el líder naranja, ya que no es un candidato independiente ni cuenta con los apoyos suficientes: «No es un candidato presidenciable y no tiene apoyos, más bien todo lo contrario, es el que más rechazo genera en la sociedad española, es el peor valorado en todos los sondeos», ha señalado.

Rivera ha tachado a la actuación del grupo de Iglesias de «show» innecesario y ha recordado el aviso de Bruselas a España sobre el control de la corrupción. «Hay que montar menos shows y vigilar al gobierno», ha sentenciado.