El único aliado claro de Podemos para sacar adelante la moción de censura, Compromís, ha pedido públicamente al partido de Pablo Iglesias que aplace el debate de la iniciativa para «esperar» a que se conforme la nueva dirección del PSOE en junio y dar así margen a que los socialistas presenten su propia moción, con más visos de salir adelante. De esta forma, Unidos Podemos se queda solo con EH Bildu y ERC como únicos partidarios de mantener esta iniciativa, aunque ambas fuerzas han condicionado su voto a una serie de condiciones nacionalistas.

El portavoz de Compromís en el Congreso, Joan Baldoví, ha convocado este jueves una rueda de prensa para lanzar dos peticiones: una, a los socialistas para que den un «gesto claro» de que están por la labor de presentar una moción y desalojar al PP de la Moncloa -«pedimos al PSOE que pase de las palabras a los hechos», ha expresado el diputado-; la otra petición ha ido dirigida a su aliado electoral en Valencia, Podemos: «Pedimos a Podemos que aplace la discusión de esta moción en tanto en cuanto el PSOE tenga configurada su dirección», ha reseñado el diputado valenciano, que ha reconocido que no ha podido contactar con la portavoz parlamentaria de Unidos Podemos, Irene Montero, ni con el PSOE.

Compromís pide a Podemos que retire la moción para negociar otra con más opciones de aprobarse

Según reconocen fuentes del partido valenciano, la fórmula propuesta no sería posponer el debate en el Congreso, sino retirar la moción bajo la amenaza de presentarla más adelante, en caso de no obtener respuesta del PSOE. Un paso atrás con el objetivo de proponer una moción alternativa a la que anunció Iglesias hace más de un mes,  que se presentó sin negociarse con el resto de partidos y que nació con el rechazo del resto de fuerzas de la oposición. Según Baldodoví, esta petición es «para que podamos empezar de verdad a discutir una moción de censura nueva que genere más consenso y que tenga alguna posibilidad de salir adelante».

El debate de la iniciativa estrella de Podemos ha sido fijado el 13 de junio por la presidenta del Congreso, Ana Pastor. La decisión sobre la fecha despertó críticas en el partido de Iglesias, que criticó la tardanza de su debate, pese a que la tramitación de los Presupuestos impedía una fecha anterior. Ahora, su único aliado pide no sólo que no se debata en junio, sino que se aplace hasta después del verano. Así, Baldoví ha sugerido que lo ideal sería «tener la tranquilidad del verano para hablar sin exigencias» para discutirla en el mes de septiembre.

«La moción de censura no ha suscitado apoyos y en estos momentos, no saldrá adelante», ha reconocido el portavoz de Compromís, que ha pedido al PSOE que plantee una moción que pueda ser negociada, a la vez que ha recordado la idea de Pedro Sánchez durante la campaña de primarias, en la que compartía la idea de descabalgar al PP del Gobierno, pero no la propuesta de Podemos con Iglesias de candidato. La idea que contempla Compromís es que el partido de Sánchez, una vez elegida su dirección, lance una propuesta y convoque mesas de trabajo para presentar la iniciativa con garantías de salir adelante.

A principios de semana, Podemos ya lanzó una oferta al PSOE: en caso de que presentara su propia moción de censura, ellos retirarían la suya. Sin embargo, sólo quedan tres semanas para que esta propuesta se debata en la Cámara, y Sánchez no estará legitimado para tomar una decisión de este calado hasta configurar su nueva dirección, en el congreso de junio.

Compromís ha advertido de que en el caso de que Podemos decidiera seguir adelante con su moción, votarían sí a la propuesta, aunque «por coherencia», aunque ha advertido que «nos gustaría que hubiera mayor afinidad, unos mayores apoyos».

El nuevo portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, José Luis Ábalos, aseguró este miércoles por la noche que estaban dispuestos a plantearse la abstención en el debate de la moción de censura. Una postura que ha sido muy bien recibida por el partido valenciano, que cree que, como ha expresado Baldoví, interpreta este gasto como un «podemos empezar a hablar».

Podemos rechaza la petición de Compromís

Desde la dirección del grupo Unidos Podemos, ya han rechazado el llamamiento lanzado por el partido valenciano, y han lamentado «haberse enterado por la prensa» de la petición. En este sentido, invitan a Compromís a abrir una consulta a sus bases sobre la nueva postura del socio electoral de Podemos. Fuentes de la dirección han señalado a Europa Press que siguen defendiendo que echar al PP «es urgente» y que no se le puede dar «ni un minuto más a Rajoy».

El grupo recuerda también que lo único que les llevaría a retirar su moción sería la confirmación de que el PSOE está dispuesto a presentar otra en este momento; una posibilidad que, no obstante, es improbable, dado que el nuevo líder, Pedro Sánchez, no cuenta todavía con poderes plenos hasta que los socialistas cierren su congreso federal el fin de semana del 17 de junio.

Sobre la posible abstención socialista, los morados creen que de materializarse, lo interpretarían como un primer gesto de que los socialistas tienen intención de alejarse del PP y de salir de la «triple alianza».

Frente a la hostilidad que caracterizaba su relación las últimas semanas, ahora hacen hincapié en la necesidad de ser «generosos» y de que unos y otros se pongan «las cosas fáciles» para lograr su objetivo común: sacar al PP del Gobierno.