Los militantes de PSOE y de Podemos en Castilla-La Mancha no se pronunciarán expresamente sobre el pacto de gobierno alcanzado por ambos partidos, que supondrá la entrada de dos dirigentes de Podemos en el Gobierno de Emiliano García-Page. Lo harán sobre un acuerdo presupuestario y sus consecuencias. Las preceptivas consultas a las bases previas a ese pacto maquillan en ambos casos que PSOE y Podemos gobernarán juntos por primera vez en una comunidad autónoma.

«¿Crees que Podemos Castilla-La Mancha debería votar sí a los presupuestos si con un acuerdo de gobierno se garantiza la puesta en marcha y el control de políticas propias como la renta garantizada o el plan de garantías ciudadanas?», plantea Podemos en su consulta. Se trata de una pregunta enrevesada que ha generado malestar en el sector contrario al acuerdo, que ha iniciado una campaña para que los militantes tumben la propuesta.

Utilizando la etiqueta #ConEstePsoeNo, dirigentes castellanomanchegos, especialmente del sector anticapitalista, muestran su oposición a la entrada de Podemos en el Ejecutivo de Emiliano García-Page, uno de los barones socialistas más contrarios a la colaboración del PSOE con el partido de Pablo Iglesias y uno de los firmes partidarios de Susana Díaz en las primarias socialistas.

La consulta de Podemos Castilla-La Mancha arrancará este viernes y se prolongará hasta el lunes, día 24, a las 22.00 horas. Su secretario general, José García Molina, ha explicado que de los 35 miembros del Consejo Ciudadano, 26 se mostraron a favor del pacto de gobierno y otros 9 decidieron abstenerse.

«No vamos a renunciar nunca a nuestro ADN», ha asegurado García Molina, que que perfila como vicepresidente de García-Page. Anuncia también que Podemos no va «a aceptar prebendas del Gobierno como el coche oficial» y que mantendrá sus limitaciones salariales.

Por su parte, los nueve dirigentes de Podemos contrarios al acuerdo dudan de que la consulta se pueda realizar con todas las garantías, por lo que harán campaña en contra. Una de ellas, Cristina Cancho, ha declarado a Europa Press que abogaban por hacer dos preguntas: una sobre el acuerdo presupuestario y otra sobre la entrada en el Gobierno socialista.

Por su parte, el PSOE de Castilla-La Mancha tampoco es más claro. A preguntas de El Independiente, y de forma oficial, el partido no ha querido desvelar la pregunta que lanzará a su militancia ni las fechas de las asambleas, que podrían empezar a celebrarse la semana próxima. No obstante, fuentes cercanas a García-Page explican que las agrupaciones locales convocarán unas asambleas informativas para «dar cuentas del acuerdo presupuestario» alcanzado con Podemos y atender las «aportaciones» de la militancia.

«No es un acuerdo de gobierno, sino presupuestario, el Gobierno se mantiene igual. El hecho de que entren dos personas de Podemos es igual que si el presidente nombrara a dos independientes. ¿En ese caso tendríamos que hacer una consulta?», aseguran las fuentes. En este sentido, explican que la entrada de Podemos en el Ejecutivo no afectaría a toda la acción de Gobierno, sino sólo al control presupuestario y a la coordinación del nuevo fondo de garantía ciudadana.

En una carta enviada por la Ejecutiva regional a los secretarios generales castellanomanchegos, el partido de Page da instrucciones para la celebración de esa consulta que obvian las exigencias de Ferraz al respecto. A pesar de que la dirección federal de Pedro Sánchez reclamaba una votación sobre el acuerdo, la federación regional ha reducido la consulta a «información sobre las medidas acordadas» y al «debate y pronunciamiento sobre la propuesta». La federación de García-Page elude así la obligatoriedad de consultar a las bases los acuerdos de gobierno con otras fuerzas políticas establecida en los nuevos estatutos del PSOE.