El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, intenta zanjar la polémica tras la guerra desatada entre los distintos cuerpos policiales. Rajoy ha evitado hacer crítica alguna con un objetivo principal: rebajar la tensión para que la manifestación de este sábado en Barcelona se desarrolle con toda normalidad. El miedo escénico del Ejecutivo ante el riesgo que conlleva la concentración, que será multitudinaria y de alto riesgo, ha llevado a Rajoy a aparcar el malestar que se vive en el seno del Gobierno y alabar las labores de todos los cuerpos policiales, “sin excepción”, además de destacar la “unidad política” vivida tras los atentados terroristas de Barcelona y Cambrils.

En rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa tras la primera reunión del Gobierno después de los atentados del 17 de agosto, Rajoy ha cerrado los tres frentes abiertos en los últimos días: el policial, el político y el monárquico. En primer lugar, ha reafirmado la buena coordinación tanto entre el Ejecutivo y la Generalitat, como entre los distintos cuerpos de seguridad del Estado. El presidente de Gobierno ha destacado que esta relación ha sido “fluida y constante” desde el “minuto cero” tras los atentados terroristas de Cataluña. El líder del Ejecutivo intenta amainar las aguas tras el choque vivido estos días entre los cuerpos de seguridad estatales -Policía Nacional y Guardia Civil- y los Mossos d’Esquadra, que han sido cuestionados por varios episodios durante la investigación del ataque.

Rajoy ha cerrado tres frentes abiertos: el policial, el político y el monárquico

“Quiero remarcar el carácter de cooperación y lealtad entre los cuerpos de seguridad”, se ha apresurado a declarar Rajoy, que ha lanzado un agradecimiento expreso a todas las fuerzas de seguridad, citándolas una por una, y ha resaltado la colaboración que han brindado Policía y Guardia Civil a los Mossos d’Esquadra. “Quiero destacar la preparación y capacidad de los Mossos, a quienes quiero felicitar junto con los agentes de Policía Nacional y Guardia Civil que han participado en la investigación”.

El presidente ha querido proyectar una imagen de fortaleza institucional y para ello ha hecho balance los logros de todos las fuerzas de seguridad en la lucha antiterrorista, haciendo mención a los atentados del 11-M y el terrorismo de ETA. “No es la primera vez que sufrimos el ataque del terrorismo”, ha apuntado, “pero sabemos que a los terroristas se les vence.Vencimos al terrorismo de ETA”. “También sufrimos los ataques del terrorismo yihadista, pero durante más de 13 años nuestra fuerzas de seguridad han conseguido evitar atentados de esta naturaleza”.

Además de cerrar las grietas entre los cuerpos policiales, ha intentado apaciguar el escenario político con un llamamiento a la unidad frente al terror. “En la lucha contra el terrorismo, aparcar las diferencias nos hace grandes y fuertes frente a los asesinos”, ha destacado el líder del Ejecutivo. “La unidad de los demócratas provoca la desesperación de los radicales. La unidad política es fundamental porque es lo que merecen las víctimas, lo que quieren los ciudadanos y lo que evita que las sociedades democráticas se desestabilicen cuando se producen este tipo de ataques”.

En este punto, Mariano Rajoy ha subrayado que “en la reunión del Pacto Antiyihadista se mostró el rechazo unánime al terrorismo”, a la vez que ha hecho un escueto llamamiento a partidos como Podemos, PdeCat o PNV para integrarse en el acuerdo, al acudieron el pasado lunes en calidad de observadores. “Quiero reiterar el llamamiento conjunto a fuerzas que no firmaron el Pacto Antiterrorista. La unidad debe ser más que una foto de unidad compartida, debe ser un proyecto de reformas y mejoras que doten a nuestro agentes, jueces y fiscales de mejores herramientas para luchar contra el terrorismo”.

Rajoy zanja las polémicas sobre la figura del Rey

El papel del rey Felipe VI también ha estado presente en el discurso del presidente de Gobierno. El monarca acudirá a petición propia a la manifestación de este sábado en Barcelona, y su presencia ha desatado el malestar de un sector independentista, que ha amenazado con escenificar su repulsa ante el Jefe del Estado. Unos hechos que empañarían la imagen sin fisuras de unidad ante el terror que el Gobierno quiere proyectar. Es por ello que Rajoy ha dedicado a la Monarquía varias menciones durante su comparecencia.

No había punta sin hilo en la comparecencia de Rajoy, que poner fin a las polémicas que han envuelto estos días los reyes. De esta forma, ha aprovechado su primera comparecencia tras los atentados para agradecer la actuación de los Reyes con su visita a las víctimas del hospital; un episodio por el que recibieron críticas de la Generalitat, que recibió respuesta de la propia Casa Real.

“Quiero hacer un reconocimiento expreso a la Corona y a su reacción inmediata ante los hechos”, ha apuntado Rajoy al inicio de su intervención, donde ha agradecido “la presencia de Felipe y Letizia en la ciudad Condal”. “Su atención a las víctimas han permitido transmitir tanto a las víctimas y como a Cataluña el sentimiento de duelo de España”, ha señalado. El líder del Ejecutivo ha aprovechado para “animar a todo el mundo a participar en la manifestación de Barcelona”, y llamado a una unidad que este sábado estará “representada por el rey Felipe, además de infinidad de agentes políticos y sociales”.

Mariano Rajoy ha dedicado el final de su intervención a volver a cerrar filas: además de evitar toda crítica sobre la investigación, ha apuntado a un enemigo común con el fin de estrechar lazos de cara a este sábado. “Hay algo que no podemos olvidar”, ha enfatizado: “No olviden que los verdaderos culpables de lo que ha ocurrido son los terroristas y ahora lo que toca es fortalecer la unidad, y por eso está ahí el Rey”.