La división política por los incidentes registrados en Cataluña el 1 de octubre llega al Congreso. El PSOE ha presentado una iniciativa para reprobar a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a la que acusa de ser “la última responsable” de las cargas policiales para evitar las votaciones y de negar esa actuación de las fuerzas de seguridad durante su comparecencia pública el domingo pasado. La petición se produce un día después de que el presidente del Gobierno y el líder de la oposición se reunieran en la Moncloa para buscar consensos frente al desafío independentista.

La portavoz socialista, Margarita Robles, ha anunciado esta iniciativa este martes por la mañana tras la reunión de la junta de portavoces. Robles ha insistido en el apoyo socialista al Estado de Derecho “a pesar de lo que está haciendo este Gobierno”, pero que no puede rehuir en la Cámara un debate que ya se produce en el Parlamento Europeo. “Los ciudadanos tienen derecho a saber las instrucciones políticas que se dieron el 1 de octubre”, ha asegurado.

Robles ha asegurado que le habría gustado que el presidente del Gobierno compareciera esta semana para dar explicaciones sobre lo ocurrido en Cataluña. Debido a un viaje de Rajoy a Chipre, se baraja que comparezca en la Cámara a finales de la semana próxima, posiblemente el viernes 13. No obstante, las críticas del PSOE se centran en la vicepresidenta, a la que responsabiliza de la coordinación de todo el dispositivo del 1 de octubre como ministra de la Presidencia y para las Administraciones territoriales.

El PSOE mantiene su apoyo al Estado “a pesar de lo que está haciendo este Gobierno”

El PSOE ha presentado una interpelación urgente a la vicepresidenta sobre las instrucciones que ordenó transmitir a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado “y que dieron lugar a las cargas policiales producidas el pasado 1 de octubre en Cataluña, que dejaron un balance de centenares de heridos”. Además de coordinar el dispositivo, el PSOE reprocha a la vicepresidenta su intervención pública el domingo negando las cargas policiales. “Es difícilmente aceptable que dijera que no estaba pasando nada cuando había cargas con heridos y ciudadanos depositando sus papeletas en las urnas. Los ciudadanos de este país no se merecen eso. La responsabilidad política última es de la vicepresidenta”, ha asegurado Robles, antes de mostrar el respaldo del PSOE a los agentes “enviados a Cataluña en condiciones precarias”, a los que ha situado como “últimos garantes legalidad junto a los jueces”.

En este sentido, el PP ha anunciado una moción para apoyar a los cuerpos y seguridad y su actuación estos días. “Queremos que el Congreso muestre apoyo respeto incondicional a la Policía nacional y Guardia Civil en esos momentos de extraordinaria dificultad. Y que condene el acoso sistemático a los agentes en estos momentos en Cataluña”, ha explicado el portavoz del PP.

El PP exige a Puidemont que cese el acoso a policías y guardias civiles en Cataluña

Rafael Hernando ha hablado de un “aquelarre contra la Guardia Civil y la Policía” en Cataluña antes de pedir a Carles Puigdemont y  Oriol Junqueras que dén instrucciones inmediatas “para que la gente deje de acosar a la Policía, se respeten los derechos y se garantice la convivencia”.

Hernando ha acusado al Govern de la Generalitat “que cesen los bulos para fabricar una realidad virtual”.  En este sentido, las únicas situaciones de violencia que ha admitido son las “provocadas” por los ocupantes de centros públicos y los que se saltaron la ley, así como por los Mossos, que hicieron dejadez de funciones obligando a la policía y la guardia civil a intervenir “con profesionalidad y proporcionalidad”. Por este motivo, ha deseado pronta recuperación a los 431 agentes contusionados.

“El día de ayer fueron acosados en los sitios donde estaban hospedados por turbas que recordaban lo peor de los momentos históricos más negros de Europa”, ha denunciado Hernando, que ha señalado la “responsabilidad única de la Generalitat, de Junqueras y de Puigdemont”. En concreto, los acusa de “fabricar mentiras artificiales que generan el odio”. “Del España nos roba al España nos pega”, ha reprochado.

También ha pedido a la alcaldesa de Barcelona, Ada Coalu, que dimita si no es capaz de demostrar sus acusaciones de que los agentes han cometido agresiones sexuales. “Que inmediatamente diga dónde y quienes fueron los responsables, porque si eso se hubiera ocurrido todo el peso de la ley caerá sobre ellos”, ha instado, antes de reprocharle su actitud ante los atentados terroristas de la ciudad.