PolíticaELECCIONES CATALUÑA 21-D

El PSOE se lanza a por Cs y desdeña su pacto con el PP: un 88% de acuerdos incumplidos

El partido de Pedro Sánchez busca desactivar a Cs en las elecciones catalanas dibujándolo como aliado del PP y pugnar por los 500.000 votos en liza

logo
El PSOE se lanza a por Cs y desdeña su pacto con el PP: un 88% de acuerdos incumplidos
Albert Rivera y Pedro Sánchez conversan antes del desfile de la Fiesta Nacional.

Albert Rivera y Pedro Sánchez conversan antes del desfile de la Fiesta Nacional el pasado 12 de octubre. EP

Resumen:

PSOE y Ciudadanos se disputan 500.000 votos en Cataluña y el partido de Pedro Sánchez endurece su discurso contra Albert Rivera con una estrategia que busca situar a su principal adversario político en las elecciones catalanas del 21D como un aliado irremisible del PP. Los socialistas han elaborado un documento donde hacen balance del pacto de investidura firmado entre el PP y Ciudadanos para llegar a una conclusión: el partido naranja ha sido incapaz de hacer cumplir al Ejecutivo el 88% de los acuerdos alcanzados en agosto de 2016.

El documento interno, que va acompañado por el lema Ahora, tu país y bajo el título Auditoría grado de cumplimiento acuerdo PP-Cs y compromisos investidura de Rajoy (consultar aquí en PDF), repasa uno a uno los 150 acuerdos alcanzados y hace un recuento sobre los pactos que han salido adelante (13 en total), los incumplidos (132) y los que se encuentran en proceso (5). El texto también recoge las promesas lanzadas por el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, en su discurso de investidura, para dejar a Ciudadanos en peor posición: Rajoy  ha cumplido un 46% de sus promesas, mientras que Rivera sólo habría logrado sacar adelante el 8,7% de los acuerdos arrancados al Gobierno en verano del año pasado. En total se han aprobado 13 medidas de 150, en su mayoría relacionados con la Ley de Autonómos.

La pugna por el voto entre partidos constitucionalistas ha subido de tono en los últimos días y la precampaña ha comenzado en Madrid. Los líderes de Ciudadanos, segunda fuerza en el Parlament, y el PSOE, tercera, han protagonizado estos días duros reproches que les revela como rivales directos en la contienda catalana, con medio millón de papeletas en liza.

El presidente de C’s, Albert Rivera, pidió directamente a los electores que no voten al PSC. “Volverá a traicionarnos”, advirtió, haciendo referencia al tripartito de PSC, ERC e Iniciativa per Catalunya-Verds que gobernó la comunidad entre 2003 y 2006 con José Montilla de presidente. “Ciudadanos es el Vox de la política española. Se ha situado a la derecha del PP”, respondió a su vez el martes Pedro Sánchez en una entrevista en Cuatro.

En medio de ese enfrentamiento se sitúan unos 500.000 votos. Los partidos constitucionalistas son conscientes de que sólo con una participación superior al 75% tendrían posibilidad de formar gobierno sin las fuerzas independentistas. Con un 80% de participación se conseguiría movilizar a más de 200.000 abstencionistas, una importante parte de esa “mayoría silenciosa” a la que apelan PP, PSOE y Ciudadanos y que supone, en buena medida, el objeto de disputa entre Pedro Sánchez y Albert Rivera.

PSOE y Ciudadanos pelean por una transferencia de voto que se presenta destacada en todo el territorio nacional y que ya vino confirmada en el último CIS: el barómetro de octubre pronosticaba que el 30,8% de los votantes del PSOE ven con buenos ojos votar a Ciudadanos en algún momento. Aplicando ese porcentaje sobre los resultados del PSC en las últimas elecciones autonómicas de 2015, eso supondría otros 161.000 votos en disputa entre ambos partidos. Por el contrario, el 17,6% de los votantes de Ciudadanos a nivel nacional (129.600 en Cataluña sobre los resultados del 27-S) contemplan la posibilidad de votar al PSOE. Sumadas a los 200.000 abstencionistas, estas cifran sitúan en casi medio millón los votantes por los que PSOE y Ciudadanos se pelean de cara a las elecciones autonómicas del próximo 21 de diciembre.

El modelo territorial, el suspenso de Cs según el PSOE

El recuento elaborado por el PSOE contempla los cinco bloques del acuerdo de investidura. Destaca el apartado Fortalecimiento institucional y modelo territorial, no sólo porque es el asunto de mayor actualidad por la crisis catalana, sino porque en este punto Ciudadanos sólo ha sacado adelante uno de los 24 puntos acordados con el PP, según el balance socialista. El único punto que sí dan por cumplido es el relativo a RTVE, por el que PP y Cs acordaron “garantizar un modelo de servicio público” cambiando la elección de sus directivos; una iniciativa que ya se aprobó en el Congreso.

En este bloque, los naranjas y populares acordaron, entre otras cosas,  “impulsar un Pacto por la Unidad de España y la defensa de la Constitución en el que estén presentes todas las fuerzas constitucionalistas”, la actualización del texto constitucional, desarrollar un Estatuto Básico del empleado público para garantizar la igualdad de los funcionarios en todo el estado o reformar la Administración Pública para evitar duplicidades. Ninguno de estos puntos ha sido cumplido.

Donde más pueden presumir los de Rivera es en el bloque España en Europa y en el mundo, donde 3 de los siete puntos firmados se han sacado adelante, mientras otros tres están todavía en el aire y uno en proceso, aunque en este apartado no especifica cuáles considera cumplidos y cuáles no.