Política

El Gobierno propone a Sánchez Melgar como nuevo fiscal general del Estado

El magistrado palentino pertenece a la Sala Segunda del Tribunal Supremo, donde consiguió plaza hace 18 años

logo
El Gobierno propone a Sánchez Melgar como nuevo fiscal general del Estado
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el desarrollo de un Consejo de Ministros.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante el desarrollo de un Consejo de Ministros. Efe

Resumen:

El Gobierno lleva al Consejo de Ministros de este viernes la propuesta del magistrado del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar como nuevo fiscal general del Estado en sustitución de José Manuel Maza, fallecido el pasado sábado en Buenos Aires (Argentina).

Es el primer paso para que se formalice su nombramiento, puesto que previamente debe emitir informe el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y comparecer el candidato ante la Comisión de Justicia del Congreso para que los grupos puedan evaluar su idoneidad.

Como informó El Independiente, el magistrado palentino era -junto con el también magistrado de la Sala Segunda del Supremo Miguel Colmenero- el jurista que tenía más opciones para ser propuesto sustituto de Maza.

Sánchez Melgar figura en la historia judicial española como el magistrado que impulsó la conocida como ‘doctrina Parot’, después tumbada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

El Gobierno lleva al Consejo de Ministros de este viernes la propuesta del magistrado del Tribunal Supremo Julián Sánchez Melgar como nuevo fiscal general del Estado en sustitución de José Manuel Maza, fallecido el pasado sábado en Buenos Aires (Argentina). Es el primer paso para que se formalice su nombramiento, puesto que previamente debe emitir informe el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y comparecer el candidato ante la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados para que los grupos de la oposición puedan evaluar su idoneidad.

Como informó El Independiente, el magistrado palentino era -junto con el también magistrado de la Sala Segunda del Supremo Miguel Colmenero- el jurista que tenía más opciones para ser propuesto sustituto de Maza, que asumió el cargo hace justo un año en sustitución de Consuelo Madrigal. Desde su fallecimiento, las funciones de la Fiscalía General las ha asumido Luis Navajas, teniente fiscal del Tribunal Supremo y estrecho colaborador de Maza en la presentación de las querellas que el Ministerio Público ha presentado por rebelión, sedición y malversación tanto contra los miembros del Govern de Carles Puigdemont como contra los integrantes de la Mesa del Parlament que permitieron la tramitación de la iniciativa que dio pie a la declaración unilateral de independencia.

La carrera judicial de Sánchez Melgar está protagonizada por su impulso y defensa de la doctrina Parot, después tumbada por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, y que pretendía que los delincuentes múltiples no pudieran utilizar los beneficios penitenciarios para cumplir menos de 30 años en prisión.

Un magistrado y que fuera dúctil a los mensajes que lleguen desde Moncloa, el perfil buscado por el Gobierno de Rajoy

Licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid (1973-78) y doctor -con premio extraordinario- por la de La Coruña, Julián Sánchez Melgar fue promovido a magistrado del Tribunal Supremo en diciembre de 1999, durante la etapa de Margarita Mariscal de Gante como ministra de Justicia. Presidente de la Audiencia de Ávila hasta ese momento, pasó a ocupar la vacante que había dejado Luis Román Puerta Luis, instructor -entre otros- del caso Naseiro y uno de los tres magistrados que juzgó el caso Filesa.

Sánchez Melgar había accedido a la carrera judicial por oposición en el año 1981 y comenzó a ejercer como juez en 1983. Sus primeros destinos fueron Reinosa (Cantabria), Miranda de Ebro (Burgos) y Mataró (Barcelona), antes de ascender a magistrado cuatro años después y servir en la Sala Segunda de lo Civil de la entonces Audiencia Territorial de Barcelona, en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 2 de Santander, en la Sala de lo Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria y como presidente de la Audiencia de Ávila, cargo que ocupó durante seis años y medio (1993-1999).

Con la propuesta de su nombramiento, el Gobierno de Mariano Rajoy da el primer paso para cerrar la interinidad en la Fiscalía General del Estado tras la inesperada muerte de Maza en un momento especialmente importante por el desafío independentista y por los procedimientos que se sustancian contra los líderes del proceso soberanista, en los que el Ministerio Público ha tenido un protagonismo destacado en su papel de garante de la legalidad.

Prestigio y antigüedad

En su artículo 29, el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal establece que el Fiscal General del Estado ha de ser nombrado por el Rey, a propuesta del Gobierno y oído previamente el CGPJ. El elegido tiene que ser necesariamente un jurista español “de reconocido prestigio” que acumule más de 15 años de ejercicio efectivo. No necesariamente tiene que pertenecer a la carrera fiscal.

El Ejecutivo tenía claro que quería a un magistrado y no a un fiscal en este puesto y el perfil que buscaba era el de un jurista dúctil a los consejos que puedan llegar de Moncloa. El nombramiento cristalizará en un plazo de unas dos semanas.

Julián Sánchez Melgar se convertirá en el decimotercer fiscal general del Estado y el tercero en menos de tres años. La lista la inició en 1980 José María Gil-Albert Velarde, al que siguieron Luis Antonio Burón Barba (1982-1986), Javier Moscoso del Prado (1986-1990), Leopoldo Torres Boursault (1990-1992), Eligio Hernández (1992-1994), Carlos Granados (1994-1996), Juan Ortiz Úrculo (1996-1997), Jesús Cardenal (1997-2004), Cándido Conde-Pumpido (2004-2011), Eduardo Torres-Dulce (2011-2014), Consuelo Madrigal (2015-2016) y José Manuel Maza (2016-2017).