PolíticaREDES SOCIALES

Podemos crea una red de activistas en redes por la caída de sus impactos tras Vistalegre 2

La pérdida de repercusión de Podemos tras la purga del equipo originario de redes, afín a Iñigo Errejón, ha llevado a la formación a tomar medidas para recuperar el pulso en las plataformas digitales

logo
Podemos crea una red de activistas en redes por la caída de sus impactos tras Vistalegre 2
Los diputados de Unidos Podemos, en el Congreso de los Diputados este martes.

Los diputados de Unidos Podemos, en el Congreso de los Diputados este martes. EFE

Resumen:

La notable pérdida de influencia digital de Podemos tras la purga post-Vistalegre II del equipo de redes afines a Iñigo Errejón, ha llevado a la formación ha hacer un llamamiento a sus seguidores para que se conviertan en “activistas en redes” y vuelvan a la movilización social a través de estos canales.

Podemos ha creado para ello un grupo público en la aplicación de mensajería Telegram para organizar y coordinar las campañas en redes sociales, con el objetivo de reactivar su impacto social. El partido lo justifica en su falta de respaldo en los “grandes medios de comunicación”.

“Como sabéis, no contamos con el apoyo de grandes medios de comunicación como sí tienen otros partidos políticos”, comienza el mensaje, distribuido en el canal oficial de Podemos en Telegram. “Pero tenemos algo mucho más importante: la gente. Miles de activistas de redes sociales dispuestas y dispuestos a difundir aquello que “no encuentra” espacio en los grandes medios de comunicación”.

“Para ponértelo más fácil, estrenamos el canal de Telegram Difusión en Redes Podemos para que puedas sumarte en las redes sociales a las campañas y difundir los materiales que estemos usando. Te pedimos que seas nuestro mejor medio de comunicación”, pide abiertamente el partido.

La Asamblea General de Vistalegre II marcó un punto de inflexión en este sentido. La caída de Iñigo Errejón y la purga de todos sus afines conllevó un cambio de infraestructuras en la organización que supuso también la salida de todo el equipo de redes sociales, que se había mostrado afín al errejonismo, y su sustitución por nuevos cuadros. Este cambio supuso la pérdida de la experiencia acumulada desde los inicios.

Podemos nació en las redes y en las plazas. La desmovilización que ha vaciado las calles se ha hecho notar también en Internet. El partido de Pablo Iglesias busca recuperar el pulso con el que un tiempo atrás convertían sus mensajes en el tema del momento y con el que llegaban fácilmente a ser Trending Topic -el tema más comentado en la red social Twitter-.

La notable pérdida de influencia digital de Podemos tras la purga post-Vistalegre II del equipo de redes afines a Iñigo Errejón ha llevado a la formación a hacer un llamamiento a sus seguidores para que se conviertan en “activistas en redes” y vuelvan a la movilización social a través de estos canales. Podemos ha creado para ello un grupo público en la aplicación de mensajería Telegram para organizar y coordinar las campañas en redes sociales con el objetivo de reactivar su impacto social.

Iglesias apela a los “miles de activistas” para que difundan lo que “no encuentran” en los medios

“Como sabéis, no contamos con el apoyo de grandes medios de comunicación como sí tienen otros partidos políticos”, comienza el mensaje, distribuido en el canal oficial de Podemos en Telegram. “Tampoco queremos que los bancos nos financien grandes campañas de publicidad. Pero tenemos algo mucho más importante: la gente. Miles de activistas de redes sociales dispuestas y dispuestos a difundir aquello que “no encuentra” espacio en los grandes medios de comunicación”, considera el partido en el mensaje destinado a sus seguidores.

“Para ponértelo más fácil, estrenamos el canal de Telegram Difusión en Redes Podemos para que puedas sumarte en las redes sociales a las campañas y difundir los materiales que estemos usando. Te pedimos que seas nuestro mejor medio de comunicación”, pide abiertamente el partido. La campaña, ideada por la Secretaría de Comunicación del partido, dirigida por el diputado Juan Manuel del Olmo, busca volver a movilizar a sus bases y recabar sus apoyos en las redes. Podemos ya cuenta con varios grupos públicos que van acordes con la línea oficial y que sirven de apoyo para campañas en las redes sociales.

Aunque no revistan carácter oficial, grupos como El Círculo o Brigadas Moradas, comparten el objetivo de reforzar el mensaje de la dirección de partido, aunque ésta nunca ha hecho un reconocimiento expreso de estos canales ni ha asumido sus contenidos como propios, al menos públicamente. Las campañas lanzadas en estos canales troll han sido determinantes en algunos momentos de la vida interna de la formación, y han servido para volcar a la militancia fiel a Iglesias en la defensa de la línea política de Podemos.

Es lo que ocurrió a primeros de este mes, cuando uno de estos canales distribuyó una campaña con instrucciones muy precisas para movilizar a las bases de Podemos en el referéndum interno convocado por Iglesias. Estas prácticas fueron denunciadas por Albano Dante Fachin, el entonces líder de Podem Catalunya dimitido poco después tras las presiones de la cúpula. “Quiero un Podem donde esto no pase”, lamentó el ya ex dirigente.

La purga del equipo de redes, raíz de la desmovilización

La Asamblea General de Vistalegre II marcó un punto de inflexión en este sentido. La caída de Iñigo Errejón y la purga de todos sus afines conllevó un cambio de infraestructuras importante en la organización que supuso también la salida de todo el equipo de redes sociales, que se había mostrado afín al errejonismo, y su sustitución por nuevos cuadros. Este cambio supuso la pérdida de la experiencia acumulada desde los inicios del partido y el intento de iniciar nuevas estrategias comunicativas, como la cuenta de Twitter destinada a desmentir  las “difamaciones” relativas al partido.

La caída del equipo originario de redes, que había llevado la comunicación en las nuevas plataformas digitales desde los primeros compases de Podemos, allá por 2014, supuso también un cambio en las dinámicas digitales que han terminado por pasar factura a la cara digital de Podemos: la repercusión y el impacto de sus mensajes han caído considerablemente desde primeros de año, según reconocen fuentes del partido, y éste habría sido un factor para el curioso llamamiento que ahora hace Podemos a sus seguidores.

Es llamativa la diferencia en cuanto a influencia de la cuenta oficial de Podemos y la de sus principales dirigentes. Los mensajes difundidos desde los perfiles de Pablo Iglesias, Irene Montero o Pablo Echenique consiguen mayor repercusión que los enviados desde la cuenta oficial de la formación. Un ejemplo: frente a los 1,2 millones de seguidores de Podemos en Twitter, Montero tiene solo 182.000, y pese a esta llamativa diferencia, consigue una difusión notablemente mayor en sus mensajes. Lo mismo ocurre con Echenique: menos seguidores y más impacto proporcional. Unos indicios que dan muestra, por una parte, de la pérdida influencia de la formación en este terreno y, por otra, del fuerte personalismo del partido, donde los dirigentes de Podemos trascienden al propio Podemos.

La purga del equipo de redes supuso un punto de inflexión en el impacto del partido en este medio

Eduardo Fernández Rubiño era, hasta el pasado febrero, el responsable del Área de Redes de Podemos y fue bautizado como uno de las personajes más influyentes de la política española, al convertirse en el autor del fenómeno morado en redes. Un movimiento que consiguió que Podemos, sin representación parlamentaria, irrumpiera con 1,2 millones de votos en las europeas, sólo dos meses después de su registro como partido, y se hiciera de golpe con cinco millones de votos en las generales de 2015. Bajo el mando de Rubiño había un departamento de quince personas encargadas de las redes sociales para transmitir el mensaje de los principales dirigentes, impulsar campañas o difundir la posición del partido.

Tanto él como su equipo apoyaron abiertamente la candidatura de Errejón en Vistalegre II, y la derrota del ex número dos de Podemos supuso también su caída. El que fuera responsable de esta parte esencial de la organización advertía una semana antes de la Asamblea del partido del interés de un sector cercano a Iglesias de “pasar el rodillo” en caso de victoria. La advertencia se cumplió y el 30% de los apoyos que recabaron las tesis de Iñigo Errejón no tuvieron traducción orgánica. Iglesias cumplió su advertencia lanzada en campaña: no habría familias ni corrientes internas en el partido.

La derrota de Errejón vino sucedida por una purga, y una treintena de empleados cercanos al dirigente fueron despedidos el pasado marzo, en varias remesas. Entre ellos se encontraban los trabajadores del equipo de redes, que fueron sustituidos por personas más cercanas a las tesis del líder de Podemos. Iglesias tampoco revalidó el cargo a Rubiño, que a día de hoy continúa como diputado raso de la Asamblea de Madrid y miembro de la dirección de Podemos en la Comunidad de Madrid, sin ningún cargo a nivel Estatal.