Política PODEMOS | INDEPENDENCIA DE CATALUÑA

Iglesias toma el control de Podem y convoca un referéndum para anexionarlo a Colau

logo
Iglesias toma el control de Podem y convoca un referéndum para anexionarlo a Colau

Pablo Iglesias y Xavi Doménech en el Congreso de los Diputados. EP

Resumen:

La ejecutiva de Podemos ha resuelto este domingo noche intervenir a Podem Catalunya y apartar de facto a su secretario general, Albano Dante-Fachín, después de los acontecimientos del pasado viernes, cuando al menos uno de los diputados del partido morado en el Parlament no se opuso a la Declaración Unilateral de Independencia de Cataluña. Pablo Iglesias ha tomado las riendas después de una semana convulsa en el partido tras las críticas desatadas por su acercamiento al independentismo, y ha optado por puentear al líder del partido catalán y convocar una consulta a sus bases para anexionarlo a la formación de Ada Colau y Xavi Domènech, Catalunya en Comú.

Iglesias responde así a una de las crisis políticas más graves de la historia de Podemos. La cesión de la estrategia catalana a Colau y su tibieza a la hora de condenar al sector independentista en el conflicto se ha saldado con un desgarro interno donde algunas de las figuras más relevantes del partido, como Carolina Bescansa, han apostado por un discurso que «mire menos a los independentistas y más a los españoles», unas críticas que avanzó en reuniones privadas y que hizo públicas después de ser purgada de un cargo en el Congreso. Todo ello, acompañado por la caída en picado en las encuestas, que sitúan a Podemos por detrás de Ciudadanos en intención de voto y que corroboraron las advertencias de la cofundadora de Podemos: «O empezamos a hablar de España o nos va a ir muy mal».

Las críticas desde dentro y fuera del partido han hecho que en las últimas semanas Podemos haya tenido que modular su discurso y defender que la DUI es «ilegítima». Estas tímidas críticas contrastan con el virulento rechazo a la aplicación del 155. Sin embargo, la actuación de su filial catalana ha acabado por descompensar la balanza, e Iglesias necesitaba un golpe de efecto para mostrar públicamente sus distancias con Podem Catalunya.

Dante Fachin renunció a integrarse en el partido de Colau el pasado marzo y el gesto fue duramente criticado por la cúpula de Iglesias, que desde entonces ha desautorizado en varias ocasiones al líder territorial catalán y ha dejado su estrategia en manos de la alcaldesa de Barcelona. Ahora, Iglesias se justifica en los últimos acontecimientos y da dos golpes en la mesa: el primero va dirigido a quitar legitimidad a un actor que se ha vuelto incómodo: Dante Fachin, que no puede hacer otra cosa que acatar la decisión de la ejecutiva, con potestad para imponerse según los nuevos documentos salidos de Vistalegre II. Además, acelera el proceso de cara a las elecciones del 21 de diciembre y propone ya una pregunta inequívoca sobre su integración en Catalunya en Comú, una posibilidad que el propio Iglesias ha defendido públicamente y sin ambages. Además, Iglesias cuenta con todo el poder del aparato para movilizar a las bases en el ‘sí’ a esta unión.

La pregunta de la consulta

La pregunta también ha sido fijada desde la ejecutiva del partido, y es la siguiente: «¿Da apoyo a que Podemos se presente a las elecciones del 21 de Diciembre en Cataluña en coalición con Cataluña en Común y las fuerzas políticas hermanas que no apoyamos ni la declaración de independencia ni la aplicación del artículo 155, con la palabra Podemos en el nombre de la coalición y la papeleta?«. La pregunta no es baladí. Para empezar, se une a las tesis de los ‘comunes’ y da por sentado que la formación morada en Cataluña se presentará a las elecciones del 21-D, algo que hasta ahora no estaba claro, después de que algunas voces dentro de la dirección de Podem pusieran en cuestión la legitimidad de las elecciones convocadas a través del 155.

En esa misma pregunta también trata de marcar distancias con el sector independentista, con el que se han visto escorados en los últimos días después de llamar a la movilización en el referéndum ilegal del 1 de octubre, de su tibia condena a la DUI,  y de su estrategia consistente en culpar únicamente a Mariano Rajoy por lo sucedido. Este domingo por la tarde la dirección de Podem se reunió y acordó explorar alianzas electorales con fuerzas separatistas que estuvieran «comprometidas con la defensa de valores democráticos y del derecho a decidir».

Fuentes de la ejecutiva de Podemos justifican esta drástica decisión en el malestar generado por su federación catalana. Acusan al partido de Fachin de «no informar a la dirección de Podemos del sentido de sus votos» en la sesión del pasado viernes, y aseguran que «la falta de información y el comportamiento de nuestros diputados en el desarrollo de la votación generaron una situación de intranquilidad en este órgano y en toda la Organización y dañaron nuestro prestigio político».

Además, señalan a «tres de los cuatro diputados de Podem» de «no votar en contra» en la resolución impulsada por los independentistas en la que se proclamó un nuevo Estado catalán.  A esto se suma, reseñan, el hecho de que Ángels Martinez, la diputada que retiró las banderas de España en el Parlament el pasado septiembre, dio la bienvenida a la «república catalana«.

La ejecutiva de Podemos también da un tirón de orejas a la corriente Anticapitalista, liderada por Miguel Urbán y Teresa Rodríguez, a la que acusa abiertamente de reconocer la «nueva república catalana«. Este hecho también se convierte en una justificación para tomar el control de Podem, puesto que esta corriente es «mayoritaria en el Consejo de Coordinación de Catalunya».