Política

El PSOE quiere incluir en la Constitución la igualdad salarial y el derecho al olvido en internet

Carmen Calvo y Pedro Sánchez, en Ferraz.

Pedro Sánchez con la secretaria de Igualdad del PSOE, Carmen Calvo, en Ferraz. EUROPA PRESS

El PSOE quiere dar un impulso ciudadano al debate sobre la reforma de la Constitución. Para hacerlo atractivo a la sociedad y sacarlo del ámbito académico, los socialistas anuncian la comparecencia en el Congreso de sociólogos, politólogos o personas del mundo de la comunicación con el objetivo de plantear propuestas “novedosas” que eviten el “aburrimiento” social que puede generar unas reflexiones enmarcadas estrictamente en el derecho constitucional.

Así lo explicó el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el miércoles en conversación informal con los periodistas durante la conmemoración del 39 aniversario de la Constitución. El líder de la oposición mantiene su confianza en que el presidente del Gobierno cumpla su compromiso de abrir el debate para la reforma de la Carta Magna en la comisión territorial que empezará a trabajar en el Congreso en enero.

A pesar de las reticencias de Mariano Rajoy a cambiar la Constitución, Sánchez se muestra seguro de que todos los partidos -incluidos Unidos Podemos y los independentistas catalanes- entrarán a formar parte de ese órgano parlamentario después del 21-D.

Durante los seis meses que trabajará la comisión territorial, de enero a junio, los partidos invitarán a expertos y ponentes con el objetivo de revisar el estado de las autonomías 40 años después de su creación. Ese inicio del debate dará paso a una propuesta que se analizará en la subcomisión de reforma de la Constitución a partir de septiembre.

Conscientes de la aridez de la temática, la Ejecutiva socialista ha iniciado debates con colectivos sectoriales para conocer sus inquietudes sobre la reforma. En una primera reunión el martes con investigadores y expertos universitarios constitucionalistas, el PSOE ha avanzado en su propuesta para afianzar los derechos constitucionales e incluir otros nuevos.

Entre ellos destaca la consideración del derecho a la salud como derecho fundamental, la «constitucionalización» del derecho a una muerte digna y el aumento de las «garantías constitucionales» de las personas con discapacidad o dependencia.

En el marco de los derechos fundamentales actualmente reconocidos como tales, el PSOE aboga también por profundizar y fortalecer el derecho a la intimidad, el honor y la propia imagen, reconociendo “el derecho al olvido en el contexto de internet, nuevas tecnologías y redes sociales, que constituye una exigencia propia de nuestro tiempo».

Los socialistas también consideran necesario “transitar desde la no confesionalidad a la laicidad del Estado, con una reformulación de lo dispuesto en el texto vigente”, así como avanzar en la igualdad entre hombre y mujer «desde enfoques diversos como la plena inserción en el ámbito laboral en condiciones de igualdad retributiva y efectiva, o el compromiso cívico e institucional en la lucha contra la violencia de género».

El PSOE aspira a que la Constitución reconozca «aspectos esenciales plenamente asumidos por la ciudadanía, como el matrimonio igualitario o el reconocimiento de los derechos de los colectivos LGTBI, incorporando a su acervo lo que ya ha sido asumido de facto por la sociedad española». Y abordar con valentía la «constitucionalización del derecho a la muerte digna».

Precisamente la dignidad personal «debe estar presente a la hora de reforzar la protección constitucional del derecho a la vivienda», según el PSOE, que hace hincapié en este sentido a los problemas que se encuentran los jóvenes para emanciparse.

Tras la crisis económica y la merma de derechos laborales, los socialistas también abogan por  «reforzar el derecho al trabajo y la negociación, en un momento de profundos cambios en materia de relaciones laborales, vinculados a la robotización y la nueva economía», así como por avanzar en el «reconocimiento de los derechos vinculados a la protección del medio ambiente, en el contexto del cambio climático y la transición energética».

Historiadores, periodistas, filósofos y economistas

El PSOE registró el jueves en el Congreso su plan de trabajo para la nueva comisión para la reforma del modelo territorial, que busca que tenga un carácter «abierto a la sociedad», por lo que pretende citar a más de un centenar de personas como expertos constitucionalistas, historiadores, periodistas, filósofos, sociólogos y economistas y personalidades del mundo de la cultura. Los grupos participantes en la comisión negociarán y acordarán la lista final de compareciente tras analizar las peticiones de todos los partidos.

Los socialistas han solicitado a los ‘padres’ de la Constitución que siguen vivos -Miguel Roca, Miguel Rodríguez Herrero de Miñón y José Pedro Pérez Llorca-, a miembros del actual Gobierno y de Ejecutivos anteriores y a presidentes autonómicos. También a representantes de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), a las principales organizaciones sindicales y empresariales, a las Academias de las Lenguas y al Instituto Cervantes.

Además, el PSOE busca que la comisión sea un «cauce» de las nuevas demandas ciudadanas. Con ese objetivo propne la presencia en sede parlamentaria de expertos constitucionalistas como Javier García Roca. Luis López Guerra, Eliseo Aja o Argeria Queralt; filósofos, como Emilio Lledó y Adela Cortina; e historiadores como Santo Juliá y José Álvarez Junco.

En la lista figuran varios sociólogos como Belén Barreiro, responsables del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS);  el director del Euskobarómetro; el politólogo Pablo Simón (Politikon); Fernando Vallespín, ex director del CIS, y Antón Losada, colaborador de tertulias de medios de comunicación. También quiere llamar a economistas como José Borrell y Antón Costas; representantes de diferentes organizaciones sociales como Intermón-Oxfam, Greenpeace o CERMI y personas del ámbito de la cultura como el cantautor Joan Manuel Serrat, la cineasta Isabel Coixet, el ex director del Museo del Prado Miguel Zugaza, y los escritores Javier Cercas, Javier Marías, Luis García Montero y Fernando Aramburu.

En la lista figura una docena de periodistas como Victoria Prego, adjunta al director de El Independiente y presidenta de la Asociación de la Prensa de Madrid), Iñaki Gabilondo, Javier Sardá, Jordi Évole, Pepa Bueno, Julia Otero, Angels Barceló y los directores de los principales periódicos y diarios digitales.

Comentar ()