Elecciones Cataluña 21-D

Política

Pedro Sánchez insinúa que indultaría a los independentistas si llega a presidente

logo
Pedro Sánchez insinúa que indultaría a los independentistas si llega a presidente
Pedro Sánchez, antes de la entrevista en la Cadena Ser.

Pedro Sánchez, antes de la entrevista en la Cadena Ser. TWITTER

Resumen:

"Los indultos los tiene que dar el presidente del Gobierno; yo aspiro a ser presidente del Gobierno”. “Siempre hemos dicho que una crisis política necesita una solución política”, responde el líder socialista en una entrevista. Insiste en desactivar el enfrentamiento de bloques: “Todos los partidos que se presentan a las elecciones son constitucionalistas. Me niego a esa diferenciación. Todos somos constitucionalistas, algunos independentistas y otros no”. Señala que sólo Iceta huye de ser "las dos caras del mismo problema", como ha demostrado con su lista electoral, que incluye a democristianos herederos de Unió y referentes de la izquierda catalana.

«Los indultos los tiene que dar el presidente del Gobierno; yo aspiro a ser presidente del Gobierno. Yo soy líder de la oposición. Hemos dicho siempre lo mismo. Hemos dicho que ésta es una crisis política que exige una solución política. Por tanto, dejemos a los jueces trabajar». Con estas palabras ha explicado este martes Pedro Sánchez su postura sobre la propuesta del candidato socialista a las elecciones catalanas del 21-D, Miquel Iceta, de indultar a los miembros del ex Govern y a los presidentes de la ANC y Omnium Cultural acusados por la Justicia tras la declaración unilateral de independencia.

En una entrevista en la Cadena Ser, Sánchez no ha querido aclarar más. Ni siquiera si facilitaría esos indultos desde su Consejo de Ministros si llega a la Moncloa. Pero sí ha dejado esa posibilidad en el aire. Ante la insistencia de la periodista Pepa Bueno, el líder socialista ha abogado por «dejar a los jueces trabajar», ya que «no se les puede plantear ninguna posición política porque como bien ha dicho Miquel Iceta es absolutamente prematuro; que los jueces trabajen, que haya una condena en firme y que por supuesto respetemos la autonomía de la Justicia».

En el último día de campaña antes de los comicios, el secretario general del PSOE ha insistido en huir de la política de bloques y defender propuestas que vayan más allá de desactivar el independentismo. «Todos los partidos que se presentan a las elecciones son constitucionalistas. Me niego a esa diferenciación. Todos somos constitucionalistas, algunos independentistas y otros no», ha señalado.

El líder del PSOE ha reiterado que Iceta debe ser el nuevo presidente de Cataluña, aunque quede en cuarto lugar, porque es el único que no actúa como «las dos caras del mismo problema» y su programa va más allá de simplemente abogar por tener un Govern no independentista.

Sánchez ha defendido la credibilidad de la propuesta del PSC porque demuestra con hechos, y no sólo con promesas, su transversalidad y su capacidad para unir a políticos de distinta ideología. Esa prueba es la lista de Iceta, que ha incorporado a herederos de Unió y a referentes de la izquierdad no independentista como Beatriz Silva, fundadora de Federalistes d’Esquerres, y al ex eurodiputado de Podemos y ex fiscal anticorrupción Carlos Jiménez Villarejo.

Con esta apuesta por el diálogo entre ideologías enfrentadas, el PSC pretende desbloquear la situación política en Cataluña, acabar con la aplicación del artículo 155 de la Constitución y trabajar por la convivencia y la concordia social. En ese sentido, también ha esquivado las preguntas sobre la duración que debe tener la intervención del Estado en Cataluña.

Pedro Sánchez ha defendido que Cataluña se incorpore a la negociación multilateral entre las comunidades y el Gobierno central en cuestiones como la financiación autonómica y ha insistido en su concepto de plurinacionalidad. «Siempre he defendido la definición de Cataluña como nación. Pero los socialistas reconocemos una única soberanía, que es la del pueblo español», ha puntualizado.

Por este motivo, ha advertido a PP y a Ciudaddanos que el PSOE no va a participar en ninguna negociación política que sirva para recentralizar competencias y «desbaratar el estado autonómico». A su juicio, hay que seguir trabajando en un sistema de financiación autonómica más justa y en fórmulas para reformar el autogobierno, no en «dar pasos hacia atrás».