Política

Pablo Iglesias toma el control de las plataformas electorales para las municipales

Un nuevo reglamento reduce la autonomía de los consejos ciudadanos municipales para establecer coaliciones electorales

logo
Pablo Iglesias toma el control de las plataformas electorales para las municipales

El líder de Podemos, Pablo Iglesias, participa en un acto de su partido sobre la memoria histórica el 20 de diciembre en Valencia. EFE

Resumen:

Podemos estrena un reglamento municipal que eleva los requisitos para renovar las direcciones locales y a sus secretarios generales. Con la vista puesta en las elecciones autonómicas y municipales, la aplicación de esas exigencias puede provocar el desmantelamiento de la mitad de las estructuras locales del país. A medida que pierde poder en los territorios, Iglesias aumenta el control de la dirección estatal sobre los órganos autonómicos y locales.

Podemos comienza el curso político con la vista puesta en las autonómicas y municipales de marzo de 2019, la próxima cita electoral. Tras su participación en candidaturas de unidad popular que lograron alcaldías en ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza o Cádiz, el partido aprobó el 18 de diciembre un reglamento para tomar el control de las futuras plataformas electorales.

El secretario de Organización, Pablo Echenique, ha elaborado una nueva norma interna que eleva notablemente los requisitos para conformar ejecutivas locales (consejo ciudadano municipal) y elegir a secretarios generales municipales. De hecho, el nuevo reglamento puede suponer el desmantelamiento de la mitad de la estructura municipal de Podemos.

Con esa ausencia de poder local, los órganos de dirección autonómicos y el estatal tendrán la última palabra a la hora de establecer plataformas electorales municipales como las lideradas por Manuela Carmena y Ada Colau, que en la actualidad se escapan del control de Pablo Iglesias. El reglamento coincide, además, con la pérdida de posiciones del oficialismo en territorios como Euskadi o Asturias, los últimos donde ha vencido al errejonismo. Se unen así a Aragón y a Murcia a la espera de que Íñigo Errejon se convierta en el referente del partido en la Comunidad de Madrid. Por su parte, Andalucía está controlada por los anticapitalistas. A medida que Iglesias pierde poder territorial aumenta la intervención de la dirección estatal sobre comunidades y municipios.

«Ni la existencia de órganos internos es garantía de que nos presentemos en un municipio ni es condición para ellos», justifica el nuevo reglamento, que aboga por «separar ambos procesos y dar importancia a lo importante: la participación, el activismo, la militancia, el trabajo programático y movilizador que trata de dar respuestas a la ciudadanía y no a las cuestiones internas del partido».

«Los órganos no deben verse como un mero escaparate o un trampolín para la representación de nuestros votantes en las instituciones, sino como una herramienta previa para construir un espacio que atraiga el cambio también desde abajo, desde las instituciones más cercanas a la vida de las personas», asegura el documento.

La nueva norma, aprobada por la secretaría de Organización tras un periodo de alegaciones, recuerda que Vistalegre 2 estableció «un mandato claro sobre la especificidad del ámbito local en la estrategia global del partido», que se concreta en la «primacía de la participación sobre la representación». De esta manera, un partido con aspiraciones federalistas y que apuesta por la plurinacionalidad cercena la autonomía de sus órganos municipales y refuerza el control desde Madrid.

Justo antes de las municipales, Podemos debe afrontar la renovación de las estructuras locales establecidas en 2014. A través de primarias se eligieron a 760 secretarios generales y 331 consejos ciudadanos municipales, incluidas todas las capitales de provincias. En esa renovación, y de cara a las elecciones, aumentará el control de la dirección nacional del partido.

Podemos reclama avales a los aspirantes a secretario general

Sólo se podrá constituir ejecutiva local en los municipios que tengan más de 50 militantes, es decir, los inscritos con máximo nivel de compromiso que cuentan con carné. El verano pasado, Podemos creó la figura del militante con carné y reguló las distintas figuras reconocidas dentro de la organización: militante, afiliado y participante. El departamento de Echenique actualiza ese censo cada seis meses. El nivel de requisitos para elegir las estructuras municipales aumenta con la exigencia de que el censo de militantes ampliado (todos los inscritos, aunque no tengan carnet), represente por lo menos el 0,075% del total de los habitantes del municipio.

El reglamento establece también un sistema de avales para poder presentare a las primarias. Los candidatos a secretario general deberán ser avalados por inscritos que no supongan menos del 0,025 % de los habitantes del municipio y sin que haga falta recabar más de 50, y por un órgano colegiado. Mientras, los candidatos a formar parte de un consejo ciudadano municipal pueden ser avalados individualmente o en bloque.

Como ha adelantado eldiario.es/Andalucía, el proceso de renovación de las estructuras municipales se realizará este año a través de tres tandas. Fuera se quedan doce ciudades que aprovecharon la convocatoria abierta de primarias en Madrid para actualizar sus direcciones: Alicante, Pamplona, Donostia, Santander, Málaga, Palma, León, Burgos, Salamanca, Sabadell, Hospitalet de Llobregat, Lleida y Tarragona. El resto tendrá que asumir los nuevos requisitos para elegir a sus direcciones municipales en plena precampaña electoral.

En Andalucía, por ejemplo, se quedarían sin consejo ciudadano ciudades medias como Marbella, Roquetas de Mar, El Ejido, El Puerto de Santa María, Chiclana de la Frontera, Vélez-Málaga, Mijas, Fuengirola, Alcalá de Guadaíra, Torremolinos, Sanlúcar de Barrameda, Estepona, La Línea de la Concepción, Motril, Linares y Utrera, todas con más de 50.000 habitantes.

«Es probable que muchos municipios no cumplan inicialmente con las condiciones establecidas para la celebración de primarias. Esto sólo indica que hay que seguir trabajando y esforzándonos, los requisitos que se han establecido para abrir las urnas son indicadores de buena salud de la organización. Somos conscientes de que en muchos lugares no se dan esas condiciones, pero se trata de ponernos una meta y trabajar de forma conjunta para conseguirla. Por eso además, habrá más  oportunidades durante el año», ha advertido la Secretaría de Organización de Podemos en Canarias.

«Otra cuestión que debe tenerse en cuenta, y que se establece en el reglamento, tiene que ver con los órganos municipales existentes y que están llegando al fin de su mandato. Se indica que los órganos decaerán al final de su mandato, en nuestro caso el 3 de enero de 2018, independientemente de que sea posible o no abrir las urnas en el municipio para elegir nueva Secretaría General o Consejo Ciudadano. Desde ese momento, el único órgano estatutario que existirá en los municipios serán las Asambleas Ciudadanas y los correspondientes Círculos o Espacios Municipales Unificados», advierte a sus estructuras la federación canaria.