El PSOE ha solicitado este lunes la destitución del director general de Tráfico, Gregorio Serrano, por su “nefasta gestión” durante el gran atasco que sufrió el pasado fin de semana la autopista de peaje AP-6. “Para llegar a su comparecencia en el Congreso con un poco de credibilidad Zoido debe venir con el cese del director de tráfico debajo del brazo”, ha asegurado el portavoz de la Ejecutiva socialista, Óscar Puente.

El grupo parlamentario socialista ya ha registrado la solicitud de comparecencia de los ministros de Fomento e Interior en el Congreso y ha “exigido” que cuando se produzcan ya se haya destituido a Serrano, al que también acusan de “inducir a la confusión de los conductores” con sus mensajes en la red social Twitter.

El también alcalde de Valladolid ha señalado a dos responsables del caos de tráfico sufrido el sábado: De forma civil señala a la empresa concesionaria de la autopista y políticamente acusa a los ministerios de Fomento e Interior, responsable de Tráfico.

“La retención de miles de personas se ha producido en una autopista de peaje, una de las vías nucleares que comunica Madrid con el noroeste peninsular, una carretera de altísima capacidad y de peaje”, ha recordado. En ese contexto, Puente ha señalado que exite una normativa y una jurisprudencia sobre estos servicios. “Una vez que se paga el peaje se crea una relación contractual entre el usuario y la concesionaria, que tiene unas obligaciones que cumplir, como garantizar la libre circulación de los vehículos independientemente de la meteorología”, ha explicado. “Pero la responsabilidad no puede quedar ahí porque la legislación obliga a la administración competente a coordinarse para garantizar la libre circulación de los usuarios”, ha añadido.

A juicio del PSOE, los conductores atrapados en ningún caso son los responsables del gran atasco. “Lo dice la ley y la jurisprudencia y eso es lo que debería saber el director de tráfico antes de responsabilizarlos”, ha reprochado.

El alcalde de Valladolid ha insistido en que la nevada estaba prevista y que es habitual que se produzca en esa vía, por lo que la Administración y la concesionaria habían tenido tiempo de diseñar un dispositivo para posibles emergencias. “La Administración y la concesionaria debían saberlo. Si no se puede pasar, la autopista se cierra. Y si se permite el paso se asumen las responsabilidades por no haber habilitado el dispositivo”, ha advertido.