La Audiencia de Barcelona ha ordenado el ingreso en prisión de Félix Millet y Jordi Montull, los ex responsables del Palau de la Música condenados por el desfalco de la institución y su uso como pantalla para vehicular la financiación irregular de Convergencia Democrática. La jueza Montserrat Comas, que preside la sala décima de la Audiencia provincial, ha aceptado así la petición de prisión incondicional de la Fiscalía, así como las medidas cautelares para Gemma Montull. Millet y Montull ingresarán este lunes en la cárcel de preventivos de Can Brians.

La Fiscalía había solicitado prisión condicional sin fianza hasta el cumplimiento de la mitad de la condena para los dos principales responsables del saqueo del Palau de la Música, Félix Millet y Jordi Montull. El ministerio publico exime en cambio de la prisión, de momento, a la gerente del Palau, Gemma Montull -con la que llegó a un acuerdo para reducir su petición de pena a cambio de la confesión sobre la financiación irregular de Convergencia- así como al ex tesorero de CDC, Daniel Osàcar.

Para ellos, la Fiscalía ha pedido como medidas cautelares la retirada del pasaporte y prohibición de salir de España, así como la obligación de presentarse ante el juez cada diez días en el caso de Osácar, y cada veinte en el de Gemma Montull. La fiscal ha justificado estas medidas por «la gravedad de los hechos, que afectan a los intereses generales y a la hacienda pública» como ha quedado acreditado a lo largo del proceso judicial.

El ministerio público ha reclamado el ingreso inmediato en prisión de Millet y Montull por el elevado riesgo de fuga de ambos condenados, y ha señalado en este sentido que ambos responsables del Palau «tienen medios materiales suficientes para huir» un riesgo que a su juicio «no disminuye por la avanzada edad» de ambos condenados, ni por «la merma física derivada de la avanzada edad» que se ha hecho especialmente evidente durante el juicio en el caso de Millet. Unos argumentos que ha intentado rebatir la defensa de Millet, recordando que «la Fiscalía se lo juega todo al riesgo de fuga» pero ese criterio «no debe operar de forma automática».

La Fiscalía señala los el elevado riesgo de fuga por los «medios materiales» de los que disfrutan ambos condenados

La Sala Décima de la Audiencia de Barcelona ha convocado a los condenados Félix Millet, Jordi Montull, Gemma Montull y Daniel Osàcar, sus defensas y las partes acusadoras, en una vistilla destinada a decidir si los condenados deben ingresar ya en prisión, como solicita el fiscal, Emilio Sánchez Ulled. En la sentencia hecha pública en pasado 15 de enero el tribunal presidido por la magistrada Montserrat Comas condenó a Félix Millet a nueve años y siete meses de cárcel, siete años y seis meses a Jordi Montull, máximos responsables del Palau, y cuatro años al ex tesorero de CDC, Daniel Osácar. Gemma Montull, para la que el fiscal pidió dos años de prisión tras confesar la financiación irregular de CDC, fue condenada finalmente a cuatro años de prisión, por lo que no podrá esquivar la cárcel.

La Audiencia provincial consideró probada además la financiación irregular de Convergencia Democrática (CDC), a la que condenó a la restitución de 6,6 millones de euros al Palau de la Música, y exculpó a los dos altos cargos de Ferrovial imputados, por considerar que sus delitos habían prescrito. Este punto ha llevado a al Fiscalía a anunciar recurso de casación contra la sentencia dictada por Comas. También ha recurrido la sentencia los condenados, Millet, los Montull y Osácar, junto a CDC. Todos ellos llevarán hasta el Tribunal Supremo sus recursos.

Traslado en ambulancia

Tanto Millet como Montull ya han sido trasladados a la cárcel de Can Brians 1, casi 50 kilómetros al oeste de Barcelona, pasadas las 17 horas de la tarde de este lunes.

Los Mossos d’Esquadra han requerido una ambulancia para el traslado de Félix Millet, que para desplazarse necesita una silla de ruedas por los problemas de movilidad que padece.

Por su parte, a Montull se le ha trasladado a Can Brians, en la localidad de Sant Steve Sesrovires, en un furgón de los propios Mossos d’Esquadra.