Política

La FIFA niega injerencias del Gobierno y España estará en el Mundial de Rusia

Andrés Iniesta, en un partido con la selección española.

Andrés Iniesta, en un partido con la selección española. EP

La FIFA no aprecia que el Gobierno haya ejercido injerencias en la autonomía de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) y ha disipado las dudas sobre la eventual participación de la selección española en el Mundial de Rusia, que se disputará este verano. El combinado que entrena Julen Lopetegui acudirá a la cita que arrancará en el estadio Luzhniki de Moscú el próximo 14 de junio.

La incógnita se ha despejado tras la reunión que la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, ha mantenido este lunes en Madrid con el ministro de Educación, Cultura y Deporte, Íñigo Méndez de Vigo, y el presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), José Ramón Lete,. En el encuentro también ha estado presente Juan Luis Larrea, mandamás del fútbol español desde que el pasado verano el CSD suspendió cautelarmente a Ángel María Villar tras su detención en el marco de la Operación Soule.

El ministro Méndez de Vigo saluda a la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, al inicio de la reunión mantenida este lunes en Madrid.

El ministro recibe un recuerdo de la secretaria general de la FIFA, Fatma Samoura, al inicio de la reunión. CSD

«La reunión se ha producido en un clima de plena colaboración y en ella se ha abordado la situación actual de la RFEF. Ambas delegaciones han coincidido en la necesidad de que se solucione lo antes posible y por los cauces legales establecidos la excepcional situación en la que se encuentra la RFEF para salvaguardar el interés del fútbol español y el respeto a las normas, la transparencia y la buena gobernanza. Los asistentes han reconocido también el trabajo desarrollado por la RFEF, que está garantizando la total normalidad en el
fútbol español», ha defendido el CSD tras la reunión.

Las dudas sobre la participación de España en Rusia 2018 las alentó el pasado mes de diciembre Ángel María Villar, que advirtió de que la «intromisión gubernamental» del Gobierno español en su autonomía podría llevar al máximo organismo del fútbol al combinado nacional de la disputa del próximo Campeonato del Mundo. «Ojo que la posibilidad es seria», enfatizó Villar, ya destituido por el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD).

El dirigente federativo, que estuvo en prisión 12 días el pasado mes de julio tras ser detenido por la Guardia Civil junto a su hijo Gorka y el vicepresidente Juan Padrón, rechazó que haya tenido intervención alguna en la amenaza de la FIFA y aseguró que está «deseando» que España vaya al Mundial tras conseguir su clasificación «brillantemente». No obstante, alertó de que habría selecciones que no lograron la clasificación -como Italia- y que estarían deseando poder ocupar la plaza vacante que dejara España.

Las nuevas elecciones en la RFEF, pendientes de que el Consejo de Estado dictamine si la renovación alcanza a la Presidencia o a toda la asamblea

En su reunión del pasado 22 de diciembre, el TAD -un órgano adscrito al CSD- acordó la destitución de Villar al considerarle autor de una infracción muy grave de la Ley del Deporte por faltar a su deber de neutralidad, al llevar a cabo actos de campaña con motivo de las últimas elecciones pese a su condición de miembro de la comisión gestora. La sanción impuesta es la más severa de las tres posibles que se prevén para este tipo de infracciones: amonestación pública, inhabilitación temporal de dos meses a un año o destitución del cargo.

La decisión del TAD conllevaba también la convocatoria de nuevas elecciones a la Presidencia de la RFEF, que se celebrarían en principio con prácticamente la misma asamblea de votantes -salvo que el TAD decida anularla por los indicios de compra de favores conocidos a través de los pinchazos telefónicos practicados por la Guardia Civil en el marco de la causa que instruye el juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedraz- que Villar cree seguir controlando. Al no haber sido inhabilitado, éste podrá presentarse a los comicios.

En este sentido, será determinante el dictamen del Consejo de Estado, que se espera de manera inminente. Si el máximo órgano consultivo del Gobierno establece que tan sólo hay que repetir las elecciones a la Presidencia, el proceso sería rápido y el nuevo mandamás podría tomar posesión del cargo en el plazo de un mes, según los cálculos que maneja el CSD. Si la renovación debe alcanzar a toda la asamblea, el plazo de tiempo será mucho mayor y es posible que los comicios se celebraran después del Mundial para no interferir.

Comentar ()