Podemos ha mostrado su respaldo sin fisuras a Julian Assange desde los inicios del partido. En septiembre de 2014, una delegación de Podemos encabezada por el que después se convertiría en su portavoz parlamentario, Íñigo Errejón, se reunió con Julian Assange en la embajada ecuatoriana de Londres. Acompañado por la europarlamentaria Tania González y antes de tener representación en el Congreso, Podemos puso a disposición de Assange los recursos políticos con los que contaba “para colaborar en la resolución de su grave situación, que considera contra la libertad de información y las garantías jurídicas mínimas”, según informó entonces la formación política.

El ciberactivista les explicó la situación en la que se encontraba, un “limbo jurídico en el que no tiene ni los derechos y garantías de estar formalmente acusado ni puede vivir como una persona libre”, según Podemos. El partido explicaba en un comunicado que “la transparencia es un pilar fundamental de la democracia” y que “la situación que está viviendo Assange es representativa del miedo que tiene gobiernos acostumbrados a funcionar de espaldas a la gente a que sus prácticas puedan ser conocidas y divulgadas”.

Errejón no ha sido el único dirigente de Podemos que se ha reunido con Assange. También lo hizo en febrero de 2016 su europarlamentario, miembro de la Ejecutiva y líder de la corriente Anticapitalistas, Miguel Urbán.

Durante la visita a Assange, Urbán expresó “la solidaridad y el apoyo de Podemos” dada su situación de encierro en la embajada ecuatoriana de Londres para evitar su arresto. “Durante los últimos cinco años, se le ha denegado el derecho al respeto a la vida privada y familiar y necesita tratamiento médico urgente que no puede obtener en el local de la Embajada”, denunció. Durante tres horas, ambos conversaron sobre la defensa de los derechos humanos, la situación en Siria, las negociaciones sobre acuerdos comerciales como el TTIP y la impunidad de crímenes como los del franquismo.

 El propio Pablo Iglesias apoyaba sin rodeos a Assange ya en 2012, antes incluso de la existencia de Podemos y cuando colaboraba con IU. En una serie de mensajes lanzados en las redes sociales en agosto de 2012, Iglesias acusaba duramente a Reino Unido, al que acusaba de ser un “perro policía”, de estar “sometido a USA” y de ser “campeones en hipocresía”,, mientras que a Ecuador lo situaba como “ejemplo de soberanía”.

“Ecuador, concediendo asilo a Assange, da una lección de soberanía mientras los británicos se someten contra USA como perros policía”, opinaba Iglesias, poco después de que el ciberactivista se hubiera refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres. “Ecuador concede el asilo diplimático a Assange. Nueva lección democrática de América Latina a Europa”, señalaba el mismo día.

Assange, invitado de Podemos

En marzo del año pasado, Podemos invitó al fundador de WikiLeaks como conferenciante a unas jornadas sobre paraísos fiscales. Assange intervino mediante videoconferencia junto a Hervé Falciani, el creador de la Lista Falciani. En esa intervención, Assange pidió protección a la sociedad civil y a los legisladores para los filtradores de información, “no porque sean perfectos, ni porque pretendan serlo, sino porque lo que hacen es una contribución a la historia humana”, destacó entonces.

El partido de Pablo Iglesias ha llegado a emitir comunicados oficiales  para defender a Assange. Así ocurrió en febrero de 2016, cuando la Secretaría de Relaciones Internacionales emitió una declaración oficial tras la petición de libertad que había hecho la ONU para el hacker.

En ella, describían como  “arbitraria” la orden de detención contra Assange y anunciaban que enviarían una carta al enconces presidente de la Comisión Europea, Jean Claud Juncker, y a Federica Mogherini, Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Seguridad y Vicepresidenta de la Comisión Europe. En la misiva exigía el inicio de acciones por parte de las instituciones europeas para “garantizar los derechos y libertades del ciudadano Julian Assange, siguiendo el dictamen de la ONU”.