Ni los candidatos pagaban por ser candidatos ni el partido se quedaba con el 30% de nada. Ciudadanos acudirá el próximo jueves a defenderse en la comisión del Senado que investiga la financiación de la formación naranja en la que sólo participa el PP y el Grupo Mixto como observador. Los populares han utilizado esta comisión para intentar desprestigiar a los de Rivera y para ello ha llevado a antiguos militantes críticos de la formación para sacar los trapos sucios. Ciudadanos explicará las irregularidades detectadas por el Tribunal de Cuentas y desmentirá las palabras de los ex afiliados, a los que acusa de mentir en sus acusaciones.

En el partido naranja se celebran primarias para elegir a los candidatos y niega de forma rotunda que para escalar en las listas de candidatos haya que abonar cualquier cantidad. Según explicó el abogado de la Plataforma de Garantías Ciudadanas, Alberto Ganga, para ir en los cinco primeros puestos de la candidatura de Fuenlabrada (Madrid) «había que aportar 11.000 euros». Según su versión, la también localidad madrileña de San Sebastián de los Reyes «se modificó la lista para poner de número uno a alguien que aportó 18.000 euros para la campaña».

La portavoz de Cs en Fuenlabrada ha negado que pagara 11.000 euros por los cinco primeros puestos de la candidatura

La portavoz de Ciudadanos en Fuenlabrada (Madrid), Patricia de Frutos, ha negado este viernes que pagará 11.000 euros por la compra de los cinco primeros puestos de la candidatura en la localidad durante las elecciones de 2015, y ha calificado de «falsas» las declaraciones del abogado y ex afiliado Alberto Ganga.

Otra de las acusaciones hacia el partido de Rivera aseguraba que la formación se quedaba con un 30% de la asignación de las agrupaciones. La explicación de Ciudadanos es muy diferente: «Se dice a las agrupaciones que intenten no gastar todo el dinero del presupuesto de golpe, que gasten lo que necesiten. El partido no se queda con nada», matizan. Recuerdan además que las cuentas de las agrupaciones no pertenecen al partido, sino a la propia agrupación local, en las que hay dos apoderados locales y dos del partido con el mero objetivo de «supervisar» el correcto funcionamiento.

Insisten en la formación en que han aportado más documentación que ningún otro partido y no entienden que las irregularidades que detecta el Tribunal de Cuentas -mínimas, a su juicio, y que explicarán en el Senado y al propio tribunal- sean más sonadas que las de PP y PSOE, que apenas han entregado información sobre su financiación.

Entre las irregularidades, el Tribunal de Cuentas refleja una cantidad de 14.000 euros que supuestamente habrían adelantado candidatos de su partido para gastos electorales en las municipales y autonómicas de 2015. Este dinero corresponde a cerca de 40 facturas que afiliados de distintas agrupaciones han cargado al partido al haber adelantado por su cuenta material electoral como camisetas, pancartas, etc. Este mecanismo no es el adecuado y así se lo hicieron saber a los responsables de emitir las facturas, pero decidieron igualmente exponerlo al Tribunal de Cuentas. «Preferimos que nos pongan la cara colorada una vez para las próximas municipales enseñarles que no se puede hacer y que no vuelva a suceder», señalan.

Ciudadanos no especificó tampoco las subvenciones concedidas por las generales de diciembre de 2015 en el ejercicio de ese año de forma consciente porque no conocían la cantidad que les iban a conceder. Sí informó de ellas en 2016 dado que fue el periodo en el que las recibieron. Precisamente el portal de Transparencia coincide en este sentido con los datos aportados por la información de Rivera, ya que no incluye ninguna subvención estatal a Ciudadanos en 2015 y sí en 2016.

Irregularidades «mínimas» en comparación con PP y PSOE

Ciudadanos sigue defendiendo su transparencia y rechaza que su formación sea la perjudicada por lo que considera irregularidades mínimas mientras que PP y PSOE, que han ocultado la mayor parte de su financiación, así como de las campañas, no salgan perjudicados por el Tribunal de Cuentas.

En cuanto al PP, recuerda que no contabilizó 13,3 millones «que considera gastos ordinarios (sin justificar cómo ni por qué) ni cuatro inmuebles de su titularidad»; mientras que el PSOE «tampoco presentó las cuentas de la inmensa mayoría de sus miles de grupos municipales -sí las de los autonómicos- ni tampoco la documentación de 857 cuentas  corrientes donde manejan más de 2,3 millones de euros. Asimismo, dejó de contabilizar hasta 110 inmuebles (suponemos que sedes) por valor de casi 8 millones».

Será Carlos Cuadrado, el secretario de Finanzas de Ciudadanos, quien explique sus cuentas en la comisión del Senado aunque desde el partido lamentan que dicha comisión no se use en realidad para conocer la verdad sino para intentar desacreditarles dentro de esta guerra con el PP que a día de hoy no parece tener fin.