La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha tomado el control de la Fundación Humanismo y Democracia, germen sobre el que los populares construyen su “think tank” en sustitución de FAES. A pesar de los meses transcurridos desde el “divorcio” con José María Aznar, la única decisión operativa tomada hasta ahora ha sido nombrar a Cospedal vicepresidenta primera de la Fundación a cuyo Patronato no se ha incorporado ningún otro miembro de la actual dirección del partido, salvo una excepción, y porque ya formaba parte del mismo, que es el caso del responsable de Relaciones Internacionales del PP, José Ramón García.

La consigna lanzada desde Génova es que “salvo la incorporación de Cospedal el año pasado, y mientras que no haya otras decisiones, sigamos los mismos”, explican fuentes de la Fundación. Una reunión extraordinaria de la Junta de la Fundación el pasado 22 de noviembre aprobó la incorporación de la también ministra de Defensa. Ni siquiera Mariano Rajoy es miembro del patronato aunque sea en condición de cesante mientras ocupa la presidencia del Gobierno. Como presidente continúa Rafael Rodríguez Ponga, cargo que ocupa desde 2007, y que simultanea con el de secretario general del Instituto Cervantes.

Engrosan la magra lista de miembros de la Fundación ex altos cargos y ex diputados como Eugenio Nasarre, Nacho Uriarte y Valentina Martínez o el senador Dionisio García. Ninguno de los vicesecretarios populares o secretarios de área han sido incorporados al organigrama.

El PP avanza despacio en su proyecto de crear un laboratorio de ideas que, quizá, sirva de retiro a Mariano Rajoy

De momento, el PP va despacio con su proyecto de ir creando un laboratorio de ideas propio que, quizá, sirva de retiro a Mariano Rajoy el día que deje la política o que los electores le jubilen. No está la Fundación entre las prioridades de Génova, pero sí el control de la misma por parte de Cospedal para que, a diferencia de lo que pasaba con FAES, no reme en sentido contrario al partido. En la última reunión del Patronato, el pasado 15 de diciembre, Cospedal pidió que “trabajáramos de forma estrecha Fundación y partido” y a esa consigna responde “la nueva línea de trabajo con Génova en materia de Formación”.

‘Llegar al cerebro del votante’

El plan puesto en marcha por la Vicesecretaría de Estudios y Programas que dirige Andrea Levy y que adelantó El Independiente, para instruir a sus cargos en “comunicación persuasiva” con la que llegar “al cerebro del votante”, se está desarrollando en colaboración con Humanismo y Democracia, todo ello bajo la supervisión del vicesecretrario de Organización del PP, Fernando Martínez Maillo.

Además, la Fundación quiere poner en marcha un índice de publicaciones para lo que “tendremos que ampliar la lista de colaboradores”. “Estamos buscando gente que ayude”, admiten ante sus escasos recursos humanos. Eso no significa que carezca de medios materiales. De hecho es la mejor subvencionada dentro del Plan Director de la Cooperación Española, dado que mantiene su carácter de ONG. Este año recibirá 496.890 euros, seguido la fundación del PSOE “Pablo Iglesias”, con 235.710 euros, y del ‘Instituto 25M para la Democracia’, vinculado a Podemos, con 102.960 euros.

Toda la parte de acción social y cooperación al desarrollo que venía desarrollando Humanismo y Democracia “se mantiene como seña de identidad de la fundación”, explican fuentes de la misma que ponen como ejemplo de una estructura similar a “la que tienen organizaciones como UGT y Comisiones, que también dedican una parte de su actividad a la cooperación”.

Lo cierto es que es un modelo muy diferente al de la Fundación de José María Aznar, uno de los “think tanks” más importantes de Europa con relación directa con la Konrad Adenauer de la CDU alemana y, en definitiva, con las fundaciones más potentes de los conservadores británicos y franceses así como con las de los partidos republicano y demócrata de Estados Unidos.