Política

Cifuentes esquiva a la prensa en la Asamblea y entra al Pleno por la puerta de atrás

Tras el largo silencio que Cifuentes guardó este miércoles, la presidenta esquiva a la prensa antes de su primera intervención pública en la Asamblea

Cifuentes junto a Maillo el pasado 21 de marzo en el Congreso, días antes de que saliera a la luz la polémica de su máster.

Cifuentes junto a Maillo el pasado 21 de marzo en el Congreso, días antes de que saliera a la luz la polémica de su máster. EFE

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha acudido este jueves al Pleno ordinario en la Asamblea de Madrid un día después de que se publicara la presunta falsificación de sus notas en un máster de la universidad pública URJC. Su presencia ha generado gran expectación y un enjambre de periodistas esperaban su llegada para escuchar sus explicaciones, aunque la dirigente ha esquivado a los medios y ha evitado entrar por la puerta principal del Pleno. Una práctica chocante para la presidenta madrileña, que suele caracterizarse por su alta exposición mediática y su habitual voluntad de comparecer a petición propia.

El silencio que guardó este miércoles Cifuentes quedó solo roto por la entrevista que concedió a Onda Cero, en la que rechazó que fuera a dimitir, y en su vídeo publicado en la red social Twitter, en la que excusaba su larga incomparecencia y apuntaba que estaba «buscando la documentación» para probar su inocencia. Estos argumentos no han servido a los grupos de oposición, y Podemos ha vuelto a pedir la dimisión de la presidenta madrileña.

La sesión de control en el parlamento autonómico se ha tornado en un intercambio de reproches entre los dirigentes de Podemos y Cifuentes. La portavoz morada, Lorena Ruiz Huerta, ha aprovechado una presunta sobre la Ley de Suelos para pedir su dimisión. En su interrogatorio, la diputada morada ha hecho continuas referencias veladas a la polémica del día, refiriéndose una docena de veces al «notable proyecto», la «notable ley» o la sugerencia de que esta propuesta «estaría mejor en no presentada«. «Le diré algo notable: dimita, señora Cifuentes», ha culminado la portavoz

Cifuentes no ha esquivado en esta ocasión el asunto y ha vuelto a escudarse en la versión ofrecida por el personal de la Universidad Rey Juan Carlos, al tiempo que ha ofrecido enviarle a Podemos la documentación sobre el asunto. La presidenta ha continuado el  reto emprendido por los morados y ha reiterado que «el proyecto de ley de suelo es un proyecto muy notable», tratando de despojar a este término cualquier connotación relativa a su caso.

El PP le brindó en un primer momento un frío silencio a la presidenta madrileña. Nadie en el Congreso de los Diputados ni en Génova quiso hacer declaración alguna para defender a Cifuentes, sólo un día después de que ésta apuntara en su comparecencia en el Congreso directamente al PP del ámbito nacional como el responsable último del control anticorrupción, aunque ella fuera la presidenta del comité de garantías autonómico cuando salieron a la luz las irregularidades de Francisco Granados e Ignacio González. Este jueves, los ministros Iñigo De la Serna y Rafael Catalán han defendido la inocencia de la dirigente, y los consejeros populares en la Asamblea de Madrid también han aprovechado sus intervenciones para mostrar su respaldo a Cifuentes.

Contradicciones de Cifuentes

La versión mantenida por Cifuentes y por la propia universidad -con algunas contradicciones– se basa en que la política habría aprobado el máster en verano de 2012 y que en el registro de notas aparecía «no presentado» por una «mala transcripción» de las calificaciones. Sin embargo este jueves el periódico digital eldiario.es ha publicado una información, que afirma que Cifuentes habría pagado después las tasas de matrícula de esas mismas materias que, según defiende la interesada, ya habría aprobado.

Estas nuevas informaciones han generado dudas en Ciudadanos Madrid, el grupo que sustenta al PP en la Asamblea autonómica. Su portavoz, Ignacio Aguado, ha cuestionado las explicaciones dadas y ha advertido que no les «temblará el pulso» en el caso de que las acusaciones sean ciertas.  En una entrevista en Onda Cero, el dirigente ha defendido que la presidenta aún tiene «muchas cosas que aclarar», y aunque ha dicho que hay que esperar las explicaciones «con prudencia y sosiego», ha asegurado que a su grupo no le «temblará el pulso» si tiene que adoptar «decisiones trascendentales».

«Cuando no tienes nada que esconder, sales»

Aguado ha considerado que Cifuentes debe dar explicaciones, «y ya llega tarde», tanto en la Asamblea como ante los medios de comunicación, pero no a través de un comunicado, sino en rueda de prensa con preguntas, porque «hay muchas cosas que no cuadran», según recoge Europa Press. «Yo tengo dudas, porque cuando las cosas son claras, cuando no tienes nada que esconder, sales (a dar explicaciones), como cuando Cifuentes salió tras las acusaciones de Francisco Granados, no tardó ni una hora en anunciar una querella y salir a todos los medios», ha recordado.

Si todo fuera «normal» y no tuviera «nada que esconder», ha seguido diciendo, «seguramente hubiera dado ya una rueda de prensa, porque le encantan los platós, los estudios de radio y pasearse por los medios. Salvo cuando algo no suena bien, y esto no suena bien», ha agregado.

Ha criticado, además, que el PP «volvió a bloquear» ayer el pleno que habían propuesto PSOE y Podemos para que Cifuentes compareciera hoy en un pleno extraordinario en la Asamblea para explicar este asunto, que si se demuestra constituye «un delito muy grave, tipificado en el Código Penal, y que incluye penas de cárcel», ya que supondría haber utilizado una universidad pública para alterar una nota en beneficio de un cargo público. «Es gravísimo, y si se confirma estamos ante una situación inaceptable e inasumible», ha insistido

Comentar ()