Política MÁSTER CIFUENTES

Cs se conforma con una comisión de investigación sobre Cifuentes y sólo Podemos pide su dimisión

“No vamos a precipitarnos como PSOE y Podemos, más preocupados por repartirse los sillones de la Puerta del Sol que por saber qué ha pasado", señala Ciudadanos

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, durante la investidura de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad.

El portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, durante la investidura de Cristina Cifuentes como presidenta de la Comunidad. EUROPA PRESS

Ciudadanos, el partido que sostiene el Gobierno de Cristina Cifuentes en la Comunidad de Madrid, ha anunciado que presentará una comisión de investigación sobre la presunta falsificación de su título de máster, una polémica por la que la presidenta ha comparecido en la Asamblea de Madrid, forzada por el resto de partidos de oposición. Ciudadanos trata de endurecer su discurso con esta iniciativa pero no llega a exigir la dimisión inmediata de la presidenta madrileña. El único partido que ha pedido el cese inmediato de Cifuentes ha sido Podemos. Ni siquiera el PSOE ha pedido la dimisión de la dirigente durante su intervención, y el portavoz socialista, Ángel Gabilondo, tampoco ha mencionado la moción de censura que sí había sido abiertamente planteada desde Ferraz.

El portavoz de Cs Madrid, Ignacio Aguado, ha obviado cualquiera de estas posibilidades, tanto la dimisión como la moción de censura, pero ha intentado mostrar un tono duro en su intervención para marcar distancias con el ejecutivo madrileño. En el turno de Cs, Aguado ha defendido la creación de esta comisión de investigación en el Parlamento regional «para aclarar toda la verdad sobre el supuesto máster de Cristina Cifuentes y dirimir todas las responsabilidades» en el caso de que hubiera una falsificación. Además, se ha mostrado dispuesto a hablar con el resto de partidos de oposición, Podemos y PSOE.

Hasta ahora, Aguado se ha limitado a pedir explicaciones a la presidenta, pero las últimas informaciones relativas a la presunta falsedad de documento público han obligado a los naranjas a dar un paso más y presentar esta iniciativa, que no compromete su posición política. Después del Pleno, el líder del partido madrileño ha dicho que su «petición de dimisión sería en todo caso posterior a saber la verdad» en esta comisión urgente. Ciudadanos no ha dado un golpe sobre la mesa pero sí ha aprovechado su intervención para lanzar duras acusaciones: «La presidenta lleva 14 días escondida alimentando las sospechas de que algo huele mal», ha señalado Aguado en su turno de intervención. «Su actuación pone en tela de juicio la actuación de una Universidad pública como es la Rey Juan Carlos», ha señalado el dirigente, que ha subrayado que “las informaciones publicadas apuntan a la posible comisión de un delito muy grave, castigado incluso con penas de cárcel, como es la falsificación de un documento público”.

Cs guarda un difícil equilibrio en el escenario político madrileño, combinando el apoyo al Gobierno y su labor de oposición

Cs Madrid es quien tiene el papel más complicado en esta jornada por el difícil equilibrio que guarda en la escena madrileña. Por una parte, apoya con sus votos al Gobierno de Cifuentes -previo acuerdo programático-, pero al mismo tiempo debe mantener su labor de oposición al PP madrileño y, además, busca por todos los medios evitar que se consolide una alternativa de izquierda que incluya a Podemos.

Con la comisión de investigación, Ciudadanos busca marcar distancias con la dirigente popular y relanzar su labor de oposición, aunque Aguado se mantienen la prudencia y evita pedir la salida de Cifuentes. La petición de dimisión daría paso a una situación como la de Murcia, donde la imputación del presidente Pedro Antonio Sánchez generó una guerra abierta entre PP y Cs a nivel estatal, con el ninguneo público de los populares al partido de Albert Rivera y la afirmación de que el pacto fueron «lentejas«. Finalmente, y tras meses de tensión, el PP apartó al implicado Aunque ahora mismo se produjera la dimisión, tendría que haber elecciones dentro de poco más de un año. Y para Ciudadanos, permitir la posibilidad de que el la izquierda saque rédito de este caso durante este tiempo podría ser contraproducente.

El PSOE ha mostrado su intención de liderar una moción de censura y desde Podemos afirman estar «encantados» de apoyarla. Una propuesta sobre la que Ignacio Aguado ha asegurado que «les preocupa más ocupar la silla que conocer la verdad», y ha afirmado que su prioridad «no es coger un atajo para llegar al poder». En este sentido, el líder de Cs en Madrid ha adelantado este miércoles que “Ciudadanos llamará a declarar a esta Comisión al supuesto director del máster, a las tres profesoras que supuestamente firmaron el acta, al rector de la URJC y al personal de la casa que participó en la modificación de las notas de Cifuentes”, así como “a cualquier persona que tuviera conocimiento directo o indirecto de corrupción universitaria”. “No vamos a precipitarnos como PSOE y Podemos, más preocupados por repartirse los sillones de la Puerta del Sol que por saber qué ha pasado. La estabilidad de la Comunidad y el futuro de 7 millones de madrileños merecen que actuemos de forma responsable y que sepamos la verdad antes de tomar decisiones”, ha concluido Aguado.

El PSOE rebaja el tono y no pide su dimisión

Los socialistas han medido sus palabras durante el pleno extraordinario. Si esta misma semana Pedro Sánchez advertía a Cifuentes sobre la opción de plantear una moción de censura, el portavoz del PSOE en la Asamblea de Madrid ni siquiera ha hecho mención a esta iniciativa, sino que se ha referido a ella de una forma sutil e indirecta. «A falta de una explicación verosímil hemos de pensar cuál es nuestra responsabilidad o si hay que tomar otro tipo de decisiones», ha deslizado el socialista Ángel Gabilondo.

Tampoco ha habido por parte de los socialistas una petición de dimisión, como sí han hecho otros dirigentes destacados del PSOE como la portavoz en el Congreso, Margarita Robles, que este mismo martes aseguró que si Cifuentes «no es capaz de ser transparente, lo mejor que puede hacer es dimitir y retirarse de la vida política». En lugar de pedir estas explicaciones, Gabilondo ha instado a la presidenta a que «nos dé su palabra de que entregó y defendió su Trabajo de Fin de Máster». «Si no la ofrece su currículum será una mera apariencia de lo sucedido. Asuma su responsabilidad con todas las consecuencias».

Podemos ha sido el más rotundo en su intervención. La portavoz morada, Lorena Ruiz-Huerta, ha hecho referencia tanto a la dimisión de Cifuentes como a una hipotética moción de censura liderada por el PSOE. «Usted no puede seguir presidiendo la Comunidad de Madrid. Señora Cifuentes, dimita», le ha pedido desde la tribuna de la Asamblea regional, en una de las afirmaciones más claras del Pleno. En el mismo sentido, ha hecho una referencia directa a Ciudadanos, a quien ha pedido su apoyo para una iniciativa que descabalgue a la dirigente del PP del Gobierno madrileño. «No hace falta que sigamos manteniendo a Cifuentes en la Presidencia», le ha advertido Ruiz-Huerta.

Satisfacción en el PP

El PP continúa cerrando filas en torno a Cifuentes. Si hace dos semanas anunció que no daría más explicaciones sobre el asunto, ahora defiende que Cifuentes se ha explicado de forma «convincente» durante el Pleno, a pesar de que no ha aportado el Trabajo de Fin de Máster y de que la única información nueva aportada por Cifuentes ha sido la carta de un profesor del máster al rector de la URJC asegurando que había un error de transcripción. «Cristina Cifuentes ha sido contundente, convincente y sólida en su intervención en el Pleno de la Asamblea de Madrid. Ha aportado nueva documentación y ha dado suficientes explicaciones para aclarar las dudas que ha planteado la oposición», señalan fuentes populares.

En el turno del PP ha intervenido el portavoz popular, Enrique Ossorio, que ha apuntado a dirigentes de otros partidos para cuestionar sus currículums. En este sentido ha criticado a Iñigo Errejón por la beca que recibió de la Universidad de Málaga pese a que no realizó los trabajos, o a Juan Carlos Monedero, que fue acusado por saltarse el régimen de incompatibilidades en la Universidad Complutense, de donde es profesor. También ha cargado contra el propio Albert Rivera, líder de Cs, para cuestionar la validez de sus méritos.

Comentar ()