Los Mossos han desalojado, sin cargar, a decenas de personas que se han concentrado frente a las puertas del Auditori de Barcelona, donde el Rey preside hoy la entrega de despachos a los jueces, tras burlar el cordón de seguridad al llevar horas ocultos en el Museo de la Música, situado en el mismo espacio.

Unas 500 personas convocadas por los Comités de Defensa de la República (CDR) protestan este lunes a mediodía ante L’Auditori de Barcelona por la llegada del Rey Felipe VI, algunos con caretas del ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont y al grito de «Fuera el Borbón por fascista y por cabrón».

Entre 40 y 50 personas se han saltado el cordón policial y han tenido que ser desalojadas por la policía autonómica. Efectivos antidisturbios de los Mossos d’Esquadra se han desplegado frente a los concentrados y han empezado a retirarlos uno a uno, asiéndoles por los brazos, mientras los activistas mantenían una actitud de resistencia pasiva.

La policía catalana ha blindado a primera hora de la mañana los alrededores del Auditori, donde han instalado vallas y furgones antidisturbios para impedir que los manifestantes puedan acercarse al rey. Entre los asistentes al acto que preside el Rey figura el presidente del Tribunal Supremo (TS), Carlos Lesmes, y el fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar, entre otros miembros de la cúpula judicial, así como el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

En el acto interviene la directora de la Escuela Judicial, Gema Espinosa, cuyo esposo, el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, asiste a la ceremonia entre el público.