Quieren que dimita ya, que deje su cargo y el PP proponga otro candidato para sustituir a Cifuentes al frente de la Comunidad de Madrid, pero en el fondo, Ciudadanos sabe que el asunto «irá para largo». Fuentes de la dirección del partido reconocen que, visto lo visto en Murcia, donde el presidente popular, Pedro Antonio Sánchez, tardó más de dos meses en dejar su puesto a pesar de estar imputado por un caso de corrupción, la presidenta madrileña seguirá el mismo camino y se aferrará al cargo prácticamente hasta el debate de la moción de censura.

Lo «ideal» para los de Rivera sería que esta misma semana se produjera el relevo de Cifuentes o, por lo menos, que el PP le informara de las alternativas previstas a la presidenta regional. Con esa intención, de hecho, el portavoz madrileño Ignacio Aguado ha evitado reunirse con su homólogo socialista y candidato a la presidencia, Ángel Gabilondo, en esa posible moción de censura que ya ha registrado el PSOE. En lugar de reunirse esta misma semana como pretendía Gabilondo para explicar a los grupos su propuesta de gobierno interino, Aguado ha preferido que ese encuentro se celebre al menos la próxima semana a la espera de algún movimiento del PP.

La formación naranja recuerda que el presidente de Murcia no dimitió hasta el mismo día de la moción de censura

Pero éste todavía no se ha producido. Ciudadanos tiene constancia de que el PP ya está estudiando candidatos, lo saben por conversaciones informales con barones populares y diputados madrileños, pero no ha habido conversaciones entre José Manuel Villegas, secretario general de Ciudadanos, y Fernando Martínez Maíllo, coordinador general del PP, desde el pasado lunes, cuando Aguado pidió la dimisión de Cifuentes. 

Ni Maíllo ni Villegas se encuentran ante una situación novedosa, ya que precisamente ambos dirigentes fueron los encargados de las negociaciones relacionadas con la dimisión del presidente de Murcia. Por eso, asumen que este caso será similar y, aunque el plazo concedido por Ciudadanos para el cese de Cifuentes termina el 30 el abril, la formación naranja reconoce que este plazo no es estricto ya que, hasta que no se celebre el debate de la moción de censura, no terminará definitivamente el plazo. Esto es, si el 30 de abril la presidenta regional sigue en su puesto, esperarán hasta el día 7 de mayo -día en que previsiblemente se votará la moción- para mover ficha.

«Después de varios meses pidiendo su dimisión, el presidente de Murcia no dimitió hasta el mismo día de la moción de censura», reconocen en la formación naranja, por lo que no les sorprendería que en la Asamblea de Madrid sucediera lo mismo. Precisamente al caso murciano se han referido este miércoles Villegas y Albert Rivera. «No nos tiembla el pulso a la hora de exigir la asunción de responsabilidades», ha recordado Villegas al citar el caso de Murcia, con la dimisión de su presidente, y el de Andalucía, cuando Susana Díaz no fue investida hasta que dejaron de ser sus cargos Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Al igual que sucedió con Pedro Antonio Sánchez, Villegas asegura que no entienden «por qué lo están alargando tanto como hicieron en Murcia, donde desde el primer momento sabían lo que iba a pasar». Y aunque se resistan a que Cifuentes deje su cargo, «creemos que lo acabarán haciendo», ha zanjado, para evitar dejar caer el gobierno de la Comunidad de Madrid.