Política PODEMOS

Espinar manipuló los resultados de las actas para impedir a Errejón tener equipo propio

El líder de Podemos en la Comunidad de Madrid reunió a la dirección autonómica y anunció un acuerdo que no se había producido

logo
Espinar manipuló los resultados de las actas para impedir a Errejón tener equipo propio
Ramón Espinar.

Ramón Espinar. EFE

Resumen:

El secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid, Ramón Espinar, anunció un acuerdo que no se había producido para imponer a su equipo en las primarias de la capital. El dirigente, que controla el aparato de partido a nivel autonómico, convocó este miércoles al Consejo Ciudadano Autonómico -la dirección- en una reunión de urgencia para adelantar los plazos del proceso interno que lanzarán a Iñigo Errejón como candidato ante la polémica del máster de Cristina Cifuentes. Tras el encuentro, Espinar declaró a los medios que se habían acordado unas primarias inéditas en el partido, con un proceso interno «en dos tiempos» para elegir primero a los candidatos y votar más adelante las listas que irán a las elecciones. Una fórmula inédita en Podemos que arrebata a Errejón la opción de elaborar el equipo con el que irá a la cita electoral y que sublevó al futuro candidato, además de provocar la reprimenda pública de Pablo Iglesias por la polémica . Y un acuerdo del que no hay rastro alguno en el acta de la reunión que se celebró el miércoles, a la que ha tenido acceso este diario.

En los últimos días la dirección de Podemos ha urgido a adelantar las primarias para aprovechar el viento a favor del caso Cifuentes. El efecto ha resultado ser justo el contrario y la polémica por las primarias han levantado, durante unas horas, el foco de la polémica universitaria de Cifuentes, que en las próximas semanas se enfrentará a una moción de censura del PSOE en el parlamento regional. Espinar convocó una reunión para adelantar este proceso pese a que ni los anticapitalistas de Lorena Ruiz Huertas ni la corriente de Iñigo Errejón estaban conformes con esta idea. Los primeros porque consideraban que el escándalo de Cifuentes tenía que estar en primer plano y que iniciar unas primarias desviaría la atención, y el segundo por centrar el foco en la labor de oposición y evitar el desgaste que supone lanzarse a la carrera electoral más de un año antes de los comicios.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

En la reunión, que duró algo más de dos horas, aprobaron una propuesta que en ningún caso contemplaba dividir las primarias en dos partes, contra lo dicho por Espinar. El acuerdo entre Pablo Iglesias y Errejón tras Vistalegre para optar a la Presidencia de Madrid arrebató a Espinar el poder que había adquirido poco antes en las primarias en las que resultó elegido y le dejó fuera de la carrera electoral. Iglesias y Errejón son ahora quienes llevan directamente las riendas de la negociación para Madrid, puesto que lo consideran un punto estratégico en la hoja de ruta de Podemos a nivel nacional. El papel de Espinar era el de ser la correa de transmisión y asumir todos los acuerdos hechos a nivel nacional.  Y aquí es donde falló el engranaje que hizo saltar los resortes al partido.

Según fuentes próximas, Espinar defendió durante la primera hora de la reunión la fórmula de elegir ya al candidato y dejar para más adelante la elección de los equipos, de manera que Errejón fuera decretado cabeza de lista para 2019 sin posibilidad de marcha atrás y sin capacidad de configurar sus propias listas, en las que Espinar quiere mantener el control. Después de esta férrea defensa, el líder autonómico recibió una llamada telefónica que podría venir de la dirección estatal de Podemos.

A su vuelta después de hablar por teléfono y súbitamente, según fuentes próximas, desistió en su propuesta inicial y aceptó no llevarla a votación aunque contaba con mayoría suficiente para hacerlo. Justificó este cambio en su intención de conseguir los mayores consensos posibles y, en su lugar, se propuso una fórmula ambigua en la que se contemplaba votar la lista y el candidato, aunque en ningún lugar figuraba que fuera de forma conjunta o separada. Esto fue interpretado como una puerta abierta a la negociación y una forma de dar «una patada hacia delante» para evitar la oposición de los errejonistas.

La propuesta planteada in extremis por Espinar fue bien vista por los miembros errejonistas y se aprobaron los cuatro puntos que la formaban: 1) El Consejo Ciudadano Autonómico convocará primarias para elegir candidato; 2) El Consejo Ciudadano Autonómico convocará primarias para elegir la lista; 3) Ambas deben producirse lo antes posible; y  4) La ejecutiva hará propuesta de reglamento para ambos procesos (con métodos, tiempo y calendario) al CCA para su aprobación. El resultado de las votaciones culminó con 25 votos a favor, provenientes de errejonistas y oficialistas, y 9 abstenciones por parte de los anticapitalistas.

La sorpresa llegó al término de la reunión, cuando Espinar hizo declaraciones a los medios y volvió a poner sobre la mesa su polémica propuesta, asegurando que se había llevado a votación y había sido aprobada «sin ningún voto negativo». «Lo que hemos acordado es que vamos a hacer unas primarias en dos tiempos, donde se votará el candidato y luego la lista, entendiendo que lo que tiene más urgencia es el candidato», defendió el secretario general de Podemos Madrid a preguntas de los periodistas. Estas declaraciones sorprendieron al sector errejonista y el propio Iñigo Errejón amenazó este jueves con no presentarse si no tenía posibilidad de negociar su propio equipo. «Si se hubieran votado primarias separadas, hubiera votado en contra», alegaron asistentes al encuentro.

El giro imprevisto de Ramón Espinar desconcertó a los de Errejón, que habían acordado ceder a la hora de adelantar las primarias pero que en ningún caso contemplaban una opción en la que impongan un equipo al candidato. Las declaraciones de Espinar anunciando un acuerdo que no se había producido fueron recibidas como un intento de poner una piedra en el camino al acuerdo Iglesias-Errejón, y lo consiguió en gran medida: el secretario general de Podemos reprendió públicamente a los dos actores madrileños este jueves, advirtiéndoles de que no les consentiría «ni media tontería».

Comentar ()