Política

PP y Cs mantienen una línea secreta de diálogo pero sin acuerdo sobre Cifuentes

Que la presidenta va a ser la anfitriona de la Fiesta de la Comunidad, el día 2 de mayo, es algo que ya pocos dudan

Cifuentes, este martes, en un acto de la Guardia Civil

Cifuentes, este martes, en un acto de la Guardia Civil EFE

No todo es incomunicación. Aunque oficialmente no hay  contactos entre Fernando Martínez Maillo y José Manuel Villegas, en representación de PP y Ciudadanos, respectivamente, sí se mantiene una línea oficiosa de diálogo «con otros interlocutores» aunque con escasos resultados para los populares, admiten fuentes de la dirección de Génova. La formación de Albert Rivera «no tiene tan claro su apoyo a la moción de censura», agregan, aunque ello no significa que ambas formaciones hayan acercado posiciones para evitar la salida de Cristina Cifuentes de la presidencia de la Comunidad de Madrid.

Uno de los aspectos al que se aferran en Génova es el hecho de que aún no ha habido conversaciones entre el PSOE y la formación naranja para negociar la moción de censura. Bien es cierto que desde Ciudadanos afirman que dichos contactos no se producirán hasta que haya fecha para el debate, lo que depende de la presidenta de la Asamblea de Madrid, Paloma Adrados. Los mensajes que diputados tanto nacionales como madrileños de Cs hacen llegar al PP es que «no se sienten cómodos con la moción», pero Rivera ya está lo suficientemente comprometido con la misma como para dar marcha atrás.

No hay prevista una cita entre Maillo y Villegas, «pero es posible» en los próximos días

Admiten en Génova que es harto «improbable» que se produzca el «milagro» de una reconsideración del portavoz de Ciudadanos en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, que habla por boca de su jefe de filas. No hay previsto un encuentro y/o conversación entre Maillo y Villegas, «pero es posible» que se produzca en los próximos días, relatan fuentes populares aunque con un entusiasmo perfectamente descriptible.

La sensación que impera en el cuartel general del PP es que la suerte está echada y es cuestión de tiempo que Cifuentes dé un paso a un lado para que su partido no pierda el gobierno de la Comunidad de Madrid. Pero no será, aseguran, Mariano Rajoy quien se lo pida. Sin embargo, no parece que la presidenta autonómica esté ni mucho menos en esa clave. Este martes afirmó en rueda de prensa, tras la reunión de su consejo de gobierno, que gobernará «hasta el último día», ya sea «dentro de una semana, dentro de tres, dentro de un año o dentro de tres años» y respecto a si éste sería su último Dos de Mayo, comentó que «la vida lleva su propio camino. Acostumbro a no hacer futuribles». Claro, que lo mismo decía el murciano Pedro Antonio Sánchez.

Cifuentes proclama que gobernará «hasta el último día», sin dar un paso atrás

Pero que Cifuentes va a ser la anfitriona de la fiesta del miércoles de la semana que viene, Día de la Comunidad, es algo que ya pocos dudan, tanto en el PP como entre los partidos de la oposición. Génova venía insistiendo en que la resolución del caso llevaría tiempo, pero los mismos diputados autonómicos populares especulaban que esta semana era propicia para su salida una vez que no había plenos en la Asamblea. Pero no ha sucedido.

La única forma de que para entonces no fuera presidenta es celebrando antes el debate de moción de censura, tal y como ha reclamado el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, para quien Cifuentes no puede representar «con decoro» a la Comunidad en este acto institucional. En todo caso, ha matizado que no habrá «plante» de los socialistas, como en época de Tomás Gómez, que se negó a asistir a la Puerta del Sol en el año 2009 gobernando Esperanza Aguirre.

Todo apunta a un modelo a la murciana, cuando, en el último momento, Pedro Antonio Sánchez se retiró, en muy buena medida presionado por los suyos en la Comunidad ante el riego de perder el poder y, con él, cientos de puestos de confianza. Hasta 500 personas dependen de que el PP conserve del poder madrileño.

Todo apunta a un modelo a la murciana, apurando hasta el último momento

Interrogado Mariano Rajoy este martes -en el transcurso de una rueda de prensa con el presidente turco- sobre si va a solicitar a Cifuentes que abandone la presidencia antes de que prospere la moción de censura, comentó que lo que tenga que decirle, «si es que algo tengo que decirle», se lo trasmitirá en su día, sin más especificaciones.

Tras esta puntualización, agregó  que «no deja de tener su gracia que quienes están planteando una moción de censura sean personas que, incluso quien la presenta formalmente el primero, haya falsificado su currículum y haya dicho que es licenciado en Matemáticas», añadió en referencia a José Manuel Franco, líder de los socialistas madrileños. Y terminó echando mano otra vez del refranero: «Trato igual para todos y consejos vendo que para mí no tengo».

Comentar ()