Política

Gobierno y PP temen que Gabilondo empiece a "abrir los cajones" de la gestión de Cifuentes

La comisión sobre corrupción parlamentaria que ya hay en la Asamblea de Madrid sería el instrumento "anti-PP" en campaña

logo
Gobierno y PP temen que Gabilondo empiece a "abrir los cajones" de la gestión de Cifuentes
Cifuentes y Gabilondo durante una sesión en la Asamblea de Madrid

Cifuentes y Gabilondo durante una sesión en la Asamblea de Madrid EFE

Resumen:

Incluso desde los aledaños de Cifuentes, donde la defensa de su jefa de filas es cerrada, auguran que Gabilondo, con el apoyo de Podemos, "no se va a dedicar a gobernar si no a sacarnos cosas". "El ejecutivo de Madrid, se mantiene, seguro. Es la prioridad de todos", afirman fuentes gubernamentales. Maillo sigue intentando convencer a Ciudadanos de que se abra a una "tercera vía" y no apoye la moción.

No es que haya nada que esconder, aseguran, pero uno de los temores que albergan en el Gobierno y en Génova si prospera la moción de censura contra Cristina Cifuentes reside en que el equipo de Ángel Gabilondo «va a abrir todos los cajones y estará un año entero, hasta las elecciones, sacándote cosas». No hace falta que sean delictivas, reiteran la fuentes gubernamentales consultadas, pero basta con que extiendan la sombra de la duda sobre una gestión que la presidenta de la Comunidad de Madrid siempre ha considerado sin tacha, ajena por completo a los modos de actuar sus antecesores. Incluso desde los aledaños de Cifuentes, donde la defensa de su jefa de filas es cerrada, auguran que Gabilondo, con el apoyo de Podemos, «no se va a dedicar a gobernar si no a sacarnos cosas».

De hecho, ya existe en la Asamblea de la Comunidad de Madrid una comisión de investigación sobre corrupción política en la que ha comparecido en dos ocasiones Cristina Cifuentes para dar cuenta de la gestión de sus antecesores, Esperanza Aguirre e Ignacio González. Nada impide que se ampliara el objeto de la comisión al mandato de la todavía presidenta con un Gobierno socialista con acceso a toda la documentación del gobierno autonómico. Si de algo ha hecho alarde Cifuentes ha sido, precisamente, de su «tolerancia cero» con la corrupción y no le ha temblado el pulso a la hora de cesar a todos aquellos que han resultado imputados por uno u otro motivo. De hecho, la Comunidad fue muy activa a la hora de colaborar con la Fiscalía en el caso Lezo y llegó a blindar la sede del Canal para evitar que se destruyeran pruebas.

La comisión sobre corrupción que ya hay en la Asamblea sería el instrumento «anti-PP» en campaña

Ello no es óbice para que la entrada de los socialistas al Gobierno regional se convirtiera, según barruntan en el PP, en una especie de akelarre con la vista puesta en las elecciones del 26 de mayo del año que viene. Una manera no sólo de cederle al PSOE la batuta de la Comunidad sino, también, de hacerles la precampaña y campaña electoral, además de darles los resortes del poder «y el presupuesto».

Es uno más de los motivos por los cuales un amplísimo sector del partido y del Gobierno entiende que si Ciudadanos «mantiene su voluntad de apoyar la moción de censura del PSOE» apoyado por Podemos, se debe sacrificar a Cifuentes. Es más, distintas fuentes consultadas por El Independiente aseguran que «el ejecutivo de Madrid, se mantiene, seguro. Es la prioridad de todos».

Elevar la tensión con Rivera al tiempo que se intenta negociar

Otra cosa es que se eleve el listón de la tensión con Albert Rivera para no darle sin luchar una pieza tan capital para los populares como Cifuentes. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, volvió a demostrar este martes que es su principal valedora al elogiar el contenido de la carta que ha enviado al rector de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC). En unas pocas frecuentes declaraciones en los pasillos del Congreso antes de acceder a la comisión de Defensa, donde iba a comparecer, la también ministra calificó de “muy bien fundamentada” y “muy explicativa de todo lo ocurrido” la misiva de la presidenta de la Comunidad a la que “continúo apoyando”.

Pero crece en el Gobierno, en la dirección nacional y en las baronías, frente a las bases y cuadros medios, la tesis de que si bien no les gustaría tener que prescindir de Cifuentes, habrá que aceptar su apartamiento para salvar la Comunidad de Madrid. «No tiene vuelta de hoja», señalan distintos dirigentes consultados, algunos de ellos firmes defensores de la baronesa territorial que se resignan ante la única salida que dicen ver factible por muy injusta que consideren.

Maillo sigue intentando convencer a Ciudadanos de que se abra a una «tercera vía»

El coordinador general del PP, Fernando Martínez Maillo, admite que de aquí a que se ponga fecha a la moción puede pasar “cualquier cosa” y carga las tintas contra Ciudadanos por «precipitarse» en una estrategia «que no le saldrá gratis».  “Quien piense que Murcia y Madrid es el mismo caso, se equivoca”, destacando como gran diferencia que la presidenta autonómica no está imputada a diferencia de Pedro Antonio Sánchez. “Ciudadanos se ha precipitado. No es una solución buena para Madrid poner a gobernar al PSOE y Podemos”, argumentó el «número tres» del PP en un intento por hacer reconsiderar a la formación naranja su apoyo a la moción de censura de Gabilondo. Es lo que Maillo califica de «tercera vía», esto es, ni dimisión ni moción, sino que Cs dé marcha atrás, lo que no parece previsible, «pero vamos a intentarlo. Hay que ir día a día», señalan en este caso fuentes del «núcleo duro» de Génova.

Pero aún en el caso de que Cs llegara a rechazar la moción, hay miembros del partido en el gobierno que no terminan de fiarse de lo que hagan llegado el momento de la votación. Acusan a los de Rivera de «cambiar de opinión de una hora a otra», incluso, no descartan que alguno de los diputados naranjas se alineara a PSOE y Podemos para que prosperara la moción, porque les basta con un solo voto para que ésta salga adelante.